Las otras causas por corrupción que acorralan al ex ministro Dietrich

100
0
Compartir:

EL PALOMAR Y FLYBONDI

31 de julio de 2020 · 10:30 hs.

El ex funcionario de Mauricio Macri fue procesado esta semana por la justicia, pero además está implicado en otras denuncias.

El ex ministro de Transporte macrista, Guillermo Dietrich, fue procesado esta semana por administración fraudulenta, a raíz de la renegociación de los contratos de autopistas de acceso a la Capital Federal. Así lo dispuso la Justicia Federal en la causa que investiga la concesión de peajes en los accesos Norte (Autopista Panamericana) y Oeste (Autopista Acceso Oeste) entre 2016 y 2018.

El escándalo en el que se encuentra envuelto el ex ministro de Mauricio Macri sacó a relucir las otras causas en las que fue denunciado por supuesta corrupción. Por ese motivo, Dietrich está cada vez más acorralado por las acusaciones que pesan en su contra mientras estuvo al frente del Ministerio de Transporte cuando manejó, casi sin control, una caja multimillonaria de fondos públicos.

De esta manera, el ex funcionario también está en el ojo de la tormenta en el marco de la habilitación del polémico aeropuerto de El Palomar y que tiene a la low cost Flybondi como una de las principales apuntadas. Asimismo, está involucrado en una grave acusación por la ejecución de la obra del Paseo del Bajo en Capital Federal y sobreprecios en el proyecto que el ex presidente Macri presentó con bombos y platillos.

Este lunes Dietrich no solo fue procesado, sino que también fue embargado por más de 500 millones de pesos (algo que no fue objetado por el ex ministro). En el procesamiento dictado, la Justicia dejó en claro que la renegociación de los contratos de las dos autopistas fueron un negociado a favor de los empresarios, con un perjuicio mínimo para el estado de U$S 749.000.000 millones de dólares.

Cabe destacar que, por el momento, no se ordenó la prisión preventiva para Dietrich, pero no se descarta que eso cambie en función del avance de la investigación y termine tras las rejas.

Todo empezó tan sólo tres días antes de que Macri asumiera la presidencia de la nación el 10 de diciembre de 2015, cuando AUSOL -a través de su controlante española ABERTIS- dueña de la concesión de la Panamericana simuló una demanda contra el Estado Nacional ante el CIADI (Tribunal del Banco Mundial) por más de U$S 1.100 millones de dólares por supuestos atrasos tarifarios –que no existían-. Esta simulación de demanda sólo buscaba la justificación para disparar una renegociación del contrato de concesión, cuya finalización operaba en 2020.

Por decisión de Dietrich, y sin que existiera ningún dictamen, auditoría o informe económico financiero sobre la operación de AUSOL, se dispuso arreglar con la empresa el pago de U$S 499 millones de dólares en “compensación” para arreglar el juicio ficticio que habían entablado.

AUSOL, fue una de las históricas empresas del Grupo Macri hasta que a mediados de 2017 vendió sus acciones luego de que el ex presidente aumentará más de 400% los peajes en menos de un año y en medio del proceso de “arreglo” con el Estado Nacional.

La maniobra se repitió con el Grupo Concesionario del Oeste (GCO), que opera el Acceso Oeste. En este caso, la suma pactada en compensación por el juicio “simulado” fue de U$S 245 millones de dólares.

Aeropuerto El Palomar

A fines del 2019, el gobierno de Estados Unidos detectó el pago de coimas millonarias de las líneas aéreas low cost Flybondi y Jetsmart a Dietrich para utilizar la Base Militar de El Palomar para vuelos comerciales.

El informe confidencial de la Embajada de Estados Unidos en Uruguay habla de un “grave caso de corrupción” para utilizar la pista militar del oeste del conurbano bonaerense como aeropuerto comercial. El ex ministro habría recibido sobornos por más de U$S 17,5 millones de dólares divididos en una gran cantidad de pequeñas transferencias a cambio de permitir el uso comercial de la Base de El Palomar.

«Los sobornos habrían sido depositados en concepto de gastos de alquiler de vehículos o cuentas vinculadas a la compañía de Dietrich, Movilaut S.A. y Dietrich S.A. Group», sostiene la investigación norteamericana.

El informe apunta contra Dietrich y detalla una «novedosa metodología» para cobrar «sobornos» ya que los habría cobrado «en pequeños montos para evadir los controles de lavado de dinero». Las transferencias bancarias fueron efectuadas desde cuentas pertenecientes a los fondos de inversión que controlan las aerolíneas low cost que operan en El Palomar (Flybondi y Jetsmart) hacia “cuentas bancarias del grupo de Guillermo Dietrich y de su esposa, Javiera Álvarez Echagüe“.

La Unidad de Investigación de Anticorrupción y la Unidad del Departamento de Estado de Estados Unidos informó los movimientos sospechosos y datos bancarios del ex ministro macrista, que tuvieron lugar entre 2017 y 2018, en simultáneo con el inicio de los vuelos de aerolíneas comerciales desde El Palomar.

El dinero de las coimas habría sido girado a cuentas off shore en paraísos fiscales, retirado en al menos dos terminales bancarias, que ya estarían identificadas, y guardado en cajas de seguridad. La documentación del gobierno estadounidense dio a conocer transferencias del fondo de inversión Cartesian Capital Group, controlante de Flybondi, a cuentas del grupo Dietrich y su esposa. Asimismo, también dan cuenta de transferencias del fondo de inversión Indigo Partners, dueño de Jetsmart, con destino hacia las mismas cuentas bancarias de Dietrich.

En la actualidad utilizan la Base Militar de El Palomar como aeropuerto comercial las mismas aerolíneas low cost Flybondi y JetSmart acusadas de haber pagado coimas millonarias a Dietrich para operar allí.

El polémico aeropuerto es rechazado por los vecinos de los seis municipios de la zona (Hurlingham, Morón, La Matanza, Tres de Febrero, San Martín y San Miguel) que reclaman por la contaminación y ruidos que padecen desde que se comenzó a operar con vuelos comerciales en febrero de 2018 y exigen la clausura del predio.

Paseo del Bajo

La obra tuvo un gasto que superó los U$S 650 millones de dólares, según las cifras oficiales, con sobreprecios que aumentaron un 70% el presupuesto original. A la denuncia de sobreprecios que pesa sobre Dietrich, se suma que la parte más cara de esa obra se la quedó de forma irregular la empresa IECSA del primo de Macri, Ángelo Calcaterra.

En junio de este año el fiscal ante la Cámara Federal, Jorge Agüero Iturbe, pidió en duros términos que se reabra este expediente y se investiguen los hechos como “un acto de corrupción”, donde Dietrich junto a otras personas habían sido sobreseídos en forma exprés y polémica -sin siquiera indagarlo- por el fallecido juez Claudio Bonadio en diciembre de 2019. Es el tercer fiscal que plantea que la causa había sido cerrada sin producir pruebas elementales. Antes lo habían hecho Alejandra Mángano y el titular de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA), Sergio Rodríguez, que impulsaban la pesquisa.

En su escrito, el fiscal ante el tribunal de apelaciones enfatizó en el hecho de que la empresa beneficiada con las supuestas licitaciones irregulares fue IECSA S.A. en momentos en los que todavía estaba bajo las órdenes de Ángelo Calcaterra, el primo del ex presidente Macri.

«La principal firma beneficiada con el irregular proceder en la licitación materializada para la obra aquí investigada no es otra que ‘IECSA S.A'», sostuvo el fiscal Agüero Iturbe.

El corredor vial que atraviesa Puerto Madero fue dividido en tres tramos que se licitaron en tres procesos licitatorios distintos. Si un oferente ganaba un tramo, automáticamente quedaba excluido de los otros.

Para garantizar que IECSA se quedara con el tramo C (el más oneroso), Dietrich alteró el orden de los procesos licitatorios direccionando la obra para que la empresa del primo de Macri fuera beneficiada con la adjudicación más cara de la autopista porteña.

Ahora, todo indica que la causa será abierta nuevamente y el ex ministro macrista continuará desfilando por Tribunales.

Fuente: infocielo.com

Compartir: