Callejón sin salida para Alitalia

231
0
Compartir:

LA UNIÓN EUROPEA EMPIEZA A INVESTIGAR LAS AYUDAS, DOS AÑOS Y MEDIO DESPUÉS

La crisis de Alitalia se profundiza en un momento crítico para la imagen del gobierno italiano

Esta puede ser una noticia importante: Stefano Patuanell, el ministro de Desarrollo económico de Italia, ha declarado que no se va a producir una nueva extensión del plazo para que aparezca una solución para Alitalia, una vez la única alternativa ha fracasado. Al tiempo, la Unión Europea al fin ha empezado a estudiar si los 900 millones de euros iniciales que se le dieron a la compañía eran ayudas de Estado, prohibidas (Alitalia: el gobierno italiano inyecta otros 400 millones para evitar la debacle).

El escándalo de Alitalia supera todos los límites. Incluso la Unión Europea, que no quería ver nada, porque al fin y al cabo Italia es un país importante, ha tenido que terminar entrando, sobre todo porque acaba de aprobarse un segundo paquete de ayudas que, como todos los anteriores, jamás serán devueltas.

El ministro Patuanell declaró que no piensan romper la compañía, que es una exigencia de las aerolíneas que podrían entrar en su capital. Romper la compañía significa disolver el negocio del handling, que nadie quiere, y tal vez incluso romper el negocio de corto radio, deficitario, del que largo radio, con más posibilidades de éxito.

“No hay solución en el mercado”, dijo el ministro, después de dos años y medio esperando que alguien muestre interés en la aerolínea. “Ahora –añadió—estamos estudiando varias posibilidades, pero no la ruptura de la empresa”.

La crisis de Alitalia se profundiza en un momento crítico para la imagen del gobierno, dado que acaba de anunciarse la crisis de la mayor empresa siderúrgica del país, que encima se encuentra en el sur, muy desfavorecido económicamente.

En estos momentos, no hay solución para Alitalia y las palabras del ministro, descartando una división de la compañía suponen descartar lo que piden los inversores privados para quedarse con alguna parte de la empresa.

Así, pues, es más probable una situación de disolución, normalmente inconcebible en la coyuntura italiana, pero más fácil dada la ausencia de soluciones en el horizonte (Ya sólo el gobierno de Italia confía en salvar a Alitalia).

Fuente: https://www.preferente.com/

Compartir: