Con un sobreviviente de Lapa, Dietrich gana una interna clave en Córdoba

757
0
Compartir:

12/03/2021 LaPoliticaOnline.com – cable

Por Juan Manuel González (Córdoba)

El coach de la resiliencia, Benjamín Buteler ganó la conducción del PRO en Colón al candidato de Frigerio y Monzó.
Benjamín Buteler acaba de llegar a la política partidaria: enfrentó al oficialismo del PRO y se quedó con la conducción en el departamento Colón, cuna del macrismo en Córdoba, territorio donde en la última elección presidencial Juntos por el Cambio logró el 66 por ciento de los votos.

El 31 de septiembre de 1999, Buteler subió al avión Lapa de donde lo sacarían al filo de la muerte, con severas lesiones en un brazo y sin piernas. Hoy, conduce una empresa tecnológica proveedora de Techint e YPF, da conferencias, apadrina carreras universitarias de energía renovable, visita a quienes, como él, sufren la pérdida de extremidades y ahora comanda el PRO de Colón, tras vencer en una elección reñidísima al apadrinado por el diputado nacional Javier Frizza, de la estructura de Nicolás Massot y Rogelio Frigerio.

Enojado con Macri, un diputado de Monzó empieza a armar una «tercera vía» en Córdoba
Buteler pertenece al ahora devaluado G25, el grupo de empresarios que lideran Esteban Bullrich y Guillermo Dietrich, que promueve que empresarios se involucren en la política. En Córdoba, se referencia en Pedro Dellarosa, intendente de Marcos Juárez, en plena zona núcleo, quien intentó presidir el PRO Córdoba pero chocó con el «consenso forzado», una rosca para contenter a las varias líneas internas.

«Las nuevas autoridades ya están definidas, pero empezamos un proceso de renovación que tendrá a Pedro Dellarosa como un actor indiscutible; creo en él, en su honestidad y capacidad, para lo que viene», dice Buteler a LPO. Cuestiona sin nombrarlo a Javier Pretto, designado presidente del PRO en diciembre aunque recién asumirá en abril, tras una larga transición partidaria.

Ir a internas no es ser díscolo. Hay valores republicanos como la alternancia y el derecho al voto que debemos preservar, fundamentalmente hacia adentro del partido.
«Ir a internas no es ser díscolo. Hay valores republicanos como la alternancia y el derecho al voto que debemos preservar, fundamentalmente hacia adentro del partido», agrega la nueva autoridad partidaria.

Al quedarse con la presidencia de Colón, Buteler se proyecta en varios bastiones del PRO: Villa Allende, hoy gobernada por el exgolfista «Gato» Romero; Mendiolaza, en manos del radical Daniel Salibi; y Río Ceballos, en manos del peronismo pero de donde surgió Héctor Baldassi.

Buteler fue concejal de Villa Allende entre 2003 y 2007, en el marco de un acuerdo con el radicalismo. Luego se lanzó a la intendente, pero logró apenas el 25 por ciento de los votos. Con la llegada de Mauricio Macri l poder volvió a la política. «Me alegré mucho cuando Mauricio llegó a la Presidencia. Lamentablemente ese proceso quedó trunco. A mí me sirvió para entender que para gobernar se necesita un partido con presencia territorial, por eso acepté meterme en la política partidaria», dice.

En ese sentido, cree que es el fin de una forma que el PRO encontró de acumular fuego electoral: darle un paracaídas a famosos para que aterricen en la política. «Para ser elegido te tienen que conocer. Pero para gobernar se necesita capacidad de gestión, cuadros técnicos que debe proveer el partido, no puede haber un partido sólo de candidatos. El partido entró en ese proceso de cambio», agrega.

A mí la discapacidad no me limitó, me condicionó. Todos los días son una oportunidad, me mueve el optimismo. Lo que le falta al ciudadano y la política no logra trasmitirle, es la esperanza. El mundo se empieza a cambiar en tu metro cuadrado.
Buteler se anima incluso a hablar abiertamente del impacto de la tragedia en su vida. «A mí la discapacidad no me limitó, me condicionó. Para mí, todos los días son una oportunidad; me mueve el optimismo. Lo que le falta al ciudadano, y la política no logra trasmitirle, es la esperanza. Y para transmitir, para contagiar, hace falta territorialidad y compromiso. El mundo se empieza a cambiar en tu metro cuadrado».

En ese marco, Buteler entiende que la estrategia de crecimiento del PRO debe impulsar la llegada de empresarios y emprendedores, un perfil con el que él se referencia: «Hay en el sector privado gente muy formada que quiere aportar su valor al servicio público», dice.

Compartir: