Dictamen oficial del avión de Aeroméxico estrellado en julio de 2018 se hace público

751
0
Compartir:

24/02/2019 21:02 – Infobae.com (Tier 1) – Home –  

De acuerdo con las autoridades, las causas del incidente fueron la participación de un tercer piloto no autorizado y el mal clima
La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) hizo público el dictamen final sobre el accidente de un avión operado por Aeroméxico ocurrido el 31 de julio de 2018 en Durango.
Según concluyó la Comisión Investigadora y Dictaminadora de Accidentes e Incidentes de Aviación, las causas del incidente fueron la participación de un tercer piloto no autorizado y el mal clima.
El informe resaltó que una microrráfaga de viento, conocida como windshear, que apareció a baja altura, fue la principal causa del accidente que sufrió la aeronave Embraer 190. También señaló que el tercer piloto, con licencia para operar otro tipo de aviones, tomó el lugar del Primer Oficial y desempeñó las funciones del piloto pocos segundo antes de que el avión se desplomara.
El capitán del avión de Aeroméxico asignó funciones de copiloto y piloto a una persona no certificada ni autorizada para manejar el modelo. Este tercer piloto cuenta con licencia para operar aviones Beechcraft King Air F90, KA 200, instrumentos, multimotor, RTARI nivel 4; pero no para operar aviones Embraer.
Cuando sucedió el incidente, era aspirante a Primer Oficial de Embraer 170, Embraer 175 y Embraer 190; y había completado 64 horas de vuelo en simuladores para estos equipos.
Antes de que ocurriera el accidente el piloto iba monitoreando el despegue, mientras que el copiloto iba sentado en el asiento asignado para el Tripulante Viajando en Cabina. De acuerdo con las autoridades, éste era el asiento que el tercer individuo debió haber ocupado, lo que significa que el copiloto no iba desempeñando las funciones asignadas.
La Comisión Dictaminadora señaló que el 31 de julio de 2018, día en el que el avión cayó, se emitió un reporte especial donde se notificaba la presencia de una tormenta eléctrica con lluvia, disminución de temperatura y aumento de los datos de corrección altimétrica. Sin embargo, tal informe «no se publicó debido a que hubo una interrupción en el suministro de energía eléctrica en el Aeropuerto y como consecuencia en la Torre de control Durango».
Los Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano no informaron sobre la lluvia que había en la estación ni emitieron la advertencia de seguridad operacional sobre la posible presencia de «cizalleo a baja altura», lo que contribuyó que ocurriera el accidente.
Los datos recabados llevaron a la comisión a determinar que el avión se impactó contra la pista debido a que una ráfaga de viento de baja altura hizo que la aeronave perdiera el control.
El avión que se derrumbó Foto: (Archivo)
Autoridades que llegaron al lugar del accidente (Foto: EFE)
Rescatistas se presentaron al lugar para ayudar a los lesionados (Foto: EFE)

 

Compartir: