Lufthansa gana con la pandemia

318
0
Compartir:

El rescate público de la aerolínea alemana ha sido un éxito. Ahora aprovecha la mala situación de otros para reforzar su liderazgo.

Alitalia no ha sido un éxito, no como empresa, ni en la intervención pública. Muchos expertos lo explican porque era una compañía que estaba muy enferma cuando el estado italiano recurrió a su rescate en varias ocasiones. El antiguo icono no salió de la crisis durante muchos años, a pesar de la ayuda estatal por valor de miles de millones de euros. Los intentos de rescate fracasaron en su mayoría debido a la desastrosa alianza entre sindicatos y políticos, en lo que coinciden la mayoría de analistas. En 2017 los empleados votaron en contra de un plan de reestructuración, que en ese momento todavía involucraba a la aerolínea de golf Etihad como accionista principal. El caso de Lufthansa que desde siempre quiso entrar en Alitalia, pero temía la presión de los sindicatos y del Estado, pretende ahora entrar en una versión más reducida y saneada que es ITA, nacida en octubre de 2021.

El éxito del tándem Merkel-Spohr

El CEO de Lufthansa, Carsten Spohr, ha demostrado una enorme fortaleza de gestión en estos dos años de pandemia. Ahora, después de una crítica dura en 2020 por sus gritos pidiendo la ayuda estatal, quiere dominar la recuperación del sector. Los críticos se callan hoy porque nadie ha perdido en esta operación, a revés: el tándem Merkel-Spohr ha funcionado a la perfección. En el verano de 2020, el gobierno federal adquirió una participación del 20 por ciento en Lufthansa por un importe de 300 millones de euros con la premisa de salir lo antes posible del capital una vez pasado lo peor de la crisis. Esta participación ya está a la venta y vale más de mil millones de euros. A su vez se ha convertido en un paquete interesante para fondos y otros inversores internacionales.

Al principio, la entrada del Estado alemán en la línea aérea fue muy criticada porque Lufthansa era una empresa privada y rentable que hubiera podido sobrevivir con sus propios recursos solamente recortando drásticamente su estructura. Sin embargo, Spohr sabía que resultaba más económico aguantar un poco hasta que se acabara la pandemia y volvieran los vuelos, en lugar de luchar batallas con los sindicatos y pilotos. Aun así, se han producido, pero menos.

La entrada en ITA parece segura

Como relata el diario alemán Handelsblatt, Lufthansa busca ahora entrar en ITA junto con la naviera suiza MSC. Para el CEO de ITA, Alfredo Altavilla, es un éxito haber despertado el interés de Lufthansa y una naviera como MSC. Para los alemanes sería una maniobra inteligente porque la entrada será económica y con pocos riesgos. Sin embargo, los recuerdos del largo sufrimiento de la aerolínea italiana están despiertos. Los salvadores germanos son bienvenidos está vez pero hay que cuidarlos. ITA cumple con lo que Lufthansa siempre había exigido a Alitalia: un downsizing radical. Los alemanes han hecho la misma operación en Suiza. Después de la quiebra de Swissair, se creó el nuevo Swiss sobre la base de Crossair con ayuda estatal. A partir de 2005, Lufthansa adquirió gradualmente la aerolínea ya fuertemente reestructurada. Hoy en día, Swiss se considera una historia de éxito.

ITA: pequeño pero posicionado en un mercado muy atractivo

ITA cuenta actualmente con 52 aviones y algo menos de 3.000 empleados. Alitalia tenía 11.000. MSC por su parte transporta tres millones de pasajeros en cruceros cada año y necesita aviones para llevar a los turistas a los puertos. A Lufthansa, líder europeo en el sector, le interesan, sin embargo, los vuelos de negocio de larga distancia desde Italia que normalmente van con trasbordo en Alemania. Spohr, por su parte, cree que después de una concentración fuerte en un sector muy sobredimensionado quedarán una docena de compañías que se repartirán con el tiempo el mercado aéreo de las grandes conexiones internacionales: «Tres en Estados Unidos, tres en China, tres en el Golfo y tres en Europa», detalló el dirigente del primer grupo aéreo europeo, sin citar nombres. No obstante, Altavilla también ve sinergias en el sector de la carga entre los posibles nuevos propietarios de ITA: “Hoy en día, la carga es el sector en el que se obtienen mayores márgenes de beneficio”. Cierto es, que gracias a la carga Lufthansa ha sobrevivido a esta pandemia mejor que muchas lo habían estimado.

Fuente: dirigentesdigital.com

Compartir: