Milei analiza llamar a sesiones extraodinarias y sueña con una mega ley de reforma del Estado a lo Menem

127
0
Compartir:

El presidente de extrema derecha se inspira en lo que logró el riojano antes de que terminara el gobierno de Alfonsín. Las grandes diferencias de contexto.

Por: Verónica Benaim

El presidente electo Javier Milei anunció estos días que una vez que asuma oficialmente en su cargo convocará a sesiones extraordinarias en el Congreso. Como lo hizo Carlos Menem en la década del 90, para el libertario es fundamental avanzar en una Reforma del Estado. Como el riojano, Milei asume un contexto económico complicado con el peso de la deuda con el Fondo Monetario Internacional que contrajo Mauricio Macri y la inflación creciente.

Si bien no hay detalles de la letra chica de la mega iniciativa que quiere impulsar el mileismo, sí hay anuncios del avance en privatizaciones de empresas del Estado como YPF y medios de comunicación, también estatales. Haciendo un poco de memoria, la intención se puede comparar con la medida que tomó el menemismo a partir de la votación en el Congreso de la Ley Nº 23 696 que autorizaba al presidente a proceder con la privatización de un gran número de empresas estatales y a la fusión y disolución de diversos entes públicos.

La ley de reforma del Estado due acompañadas por la UCR en el Parlamento en su momento, tras el acuerdo de dejar que Raúl Alfonsín deje el gobierno de manera anticipada. Con el compromiso asumido por Alfonsín, Menem consiguió la mayoría para sacar leyes hasta el 10 de diciembre de 1989.

Así se terminó sacando de manos del Estado ENTEl, la Empresa Nacional de Telecomunicaciones, los canales 11 y 13, tras la modificación de un artículo de la Ley de Radiodifusión que permitió la formación de multimedios. También Aerolíneas Argentinas, los trenes, los peajes, Segba, Obras Sanitarias de la Nación, Yacimientos Carboníferos Fiscales y Somisa.

Durante el menemismo, también pasaron por el Congreso, la ley de convertibilidad (un dólar un peso que se prolongó hasta la crisis del 2001), la modificación del número de integrantes de la Corte Suprema de Justicia que elevó la composición a 9 y la creación de las AFJP (Sistema privado de jubilaciones y pensiones).

El fantasma de la quita de derechoS del pasado ronda la actualidad, sin embargo, muchos años después, el contexto es diferente. Pese a la similitud en las intenciones del presidente electo, hay nuevas leyes y un Congreso cada vez más fraccionado, en el que resulta complejo al Ejecutivo poder avanzar sin la necesidad de construir grandes consensos.

En el caso de YPF se sancionó en el Parlamento la ley 2674 que se encuentra vigente y establece que la venta de la empresa recuperada en el gobierno kirchnerista necesita el apoyo de 2/3 del Congreso de la Nación. Desde hace años, ninguna fuerza política ha logrado avanzar en grandes reformas por no contar con los números requeridos.

En la actualidad, si bien a partir del 10 de diciembre el gobierno de Milei contará con el apoyo de representantes del macrismo duro, no cuenta con la primera minoría ni en Diputados ni en el Senado. De hecho, en la Cámara Baja sólo contará con 38 legisladores libertarios, mientras que en la Alta tendrá 7 representantes. Por lo que técnicamente resulta más que inviable una posible venta.

Por otro lado, del 51% de las acciones que nacionalizó el Estado argentino, un 26,1 quedó en el gobierno nacional y el 24,9% restante en manos de las provincias de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos. Se trata de Neuquén, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Chubut, Río Negro, La Pampa, Mendoza, Salta, Jujuy y Formosa. Como contó Tiempo, si bien Milei fue ganador en casi todas las provincias del país, la Libertad Avanza no tiene ningún gobernador, lo que le dificulta hacer acuerdos políticos sobre el tema.

Dolarización

Si bien fue una propuesta con mucho peso en la campaña de Milei, con el tiempo fue perdiendo peso y el propio líder de los libertarios habla de llegar a una economía donde cada argentino utilice la moneda que quiera. Milei propone control de cambio para saldar la deuda del Banco Central al que quiere suprimir. También asegura que entre 18 y 24 meses la inflación alcanzará niveles más bajos. Por ahora, no hay claridad respecto de si estarán estas cuestiones en un proyecto de ley que se trate en lo inmediato o serán parte del paquete ómnibus que se espera.

Compartir: