Otro duro reclamo de las líneas aéreas: «El país pierde conectividad con el mundo»

225
0
Compartir:

07/09/2021 La Nación – Nota – Tema del Día – Pag. 20

María Julieta Rumi

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional volvió a cuestionar el criterio oficial; calificó como «draconianos» los cupos de ingreso de pasajeros del exterior y pidió su eliminación.

A pesar de los signos de flexibilización del Gobierno en materia aerocomercial, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) advirtió que el país sigue dando «pasos lentos hacia una reapertura de las fronteras» y todavía «sin una visión clara para pasajeros y aerolíneas».

«Desconocemos en qué criterio científico se ha basado el Gobierno hasta ahora para determinar los cupos diarios de pasajeros. Pero el número cada vez mayor de viajeros vacunados, las buenas condiciones sanitarias que han permitido un progresivo desconfinamiento y la prevalencia de las pruebas y medidas de bioseguridad permiten restaurar la operación aérea sin tener que poner topes», dijo ayer Peter Cerdá, vicepresidente regional de IATA para las Américas, en un comunicado enviado a los medios.

En los próximos días está previsto que el cupo aumente de 1700 pasajeros internacionales diarios a 2300, con la incorporación del aeropuerto Francisco Gabrielli de la provincia de Mendoza como corredor seguro aéreo, además de Ezeiza.

Sin embargo, los cupos diarios no se utilizan en ningún otro país, según cuestionó Cerdá. «Los países que han adoptado un enfoque coordinado basado en riesgos para la gestión del control fronterizo han recuperado rutas. Mientras que en la Argentina las medidas draconianas adoptadas hasta ahora están impactando la conectividad con el mundo», agregó.
En este sentido, IATA renovó, una vez más, su llamado al gobierno argentino para trabajar en un plan de reanudación y reapertura, con plazos específicos, que permita reconectar al país de manera segura.

«Tenemos plena comprensión de que, ante todo, el Gobierno ha querido proteger la salud de los ciudadanos.
Sin embargo, creemos que ya están dadas todas las condiciones para avanzar hacia una nueva normalidad, con la convicción de que es necesario, y sobre todo posible, reactivar la economía, el turismo y las fuentes de trabajo, de forma segura, y al mismo tiempo lograr el reencuentro de las personas en un contexto en que deberemos aprender a convivir con el Covid- 19 y sus variantes, no sabemos hasta cuándo. Es hora de estimular la confianza mediante un plan claro que permita, tanto a operadores como usuarios, la previsibilidad necesaria para programarse y así generar una reactivación sostenida de la aviación en beneficio de todos los argentinos», enfatizó.

Indicó que, por eso, resulta necesario revisar la eficacia en los procesos y el tiempo de espera en los controles sanitarios a la llegada al país, principalmente en Ezeiza, que deben ser «estandarizados, rápidos y eficaces para evitar aglomeraciones innecesarias».

«Las personas necesitan volver a hacer uso de un servicio esencial de transporte aéreo, sin trabas o medidas que excedan lo realmente necesario para preservar la seguridad. Al entrar en la temporada de verano, necesitamos que la aviación comercial vuelva a ser viable para todos los argentinos. El país tiene que competir, tener precios razonables y dar los servicios esperados. De lo contrario, se seguirán poniendo en jaque la viabilidad de la operación y la conectividad aérea del país», cerró.

Más vuelos especiales Ayer la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) aprobó otros cuatro vuelos especiales, en este caso a la aerolínea Latam.

Hoy, en tanto, habrá un vuelo desde y hacia Santiago de Chile, y el 15, 22 y 29 de septiembre desde y hacia Lima, Perú.
La empresa informó que no estarán disponibles para la venta, sino que están destinados únicamente para la reprogramación de pasajeros afectados.

Estos vuelos especiales se suman a los cinco que le autorizaron a Iberia y Air Europa el mes pasado. Iberia tuvo cuatro (el 21, 22, 26 y 27 de agosto) y Air Europa, uno (el 21).

IATA estimó que en el verano el país deberá competir con «precios razonables» y dar los «servicios esperados»

 

Compartir: