Rebeldía en contra de Ganancias

59
0
Compartir:

30/04/2024 Página 12 – Nota – Economía – Pag. 14

Medidas de fuerza en todo el transporte y aceiteros

En medio del debate parlamentario por la ley Bases, se enciende la conflictividad sindical en sectores clave de la economía.
Los gremios vinculados al sector de transporte aéreo, terrestre, portuario y marítimo enrolados en la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) confirmaron que el lunes 6 de mayo durante la mañana van a realizar asambleas informativas en protesta por la suba del impuesto a las Ganancias que se debate en el Congreso. Asimismo, el sindicato de obreros aceiteros anunció un paro por tiempo indeterminado desde el lunes en las terminales portuarias, lo cual corre más abajo en el radar de la opinión pública, pero tiene enorme impacto económico.

«Va a haber problemas ese día», anticipó, en relación al próximo 6 de mayo, el secretario general del Sindicato del Personal Embarcado de Dragado y Balizamiento (Dragybal) y secretario general adjunto de Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), Juan Carlos Schmid.

De esta forma, gremios vinculados a actividades de gran relevancia económica y sobre todo de fuerte impacto mediático y en el quehacer cotidiano de la población, se plantan frente a la reforma del impuesto a las Ganancias que se incluye en la ley Bases que debate la Cámara de Diputados. En el caso de aceiteros, la protesta también apunta a la reforma laboral contenida en el mismo cuerpo de normas que impulsa el Ejecutivo.

La situación de los gremios del transporte y de aceiteros se encuadra en un comienzo de mes que va a ser caliente en términos de conflictividad sindical. Mañana 1º de mayo, bajo el lema «La Patria no se vende», la Confederación General del Trabajo (CGT) llevará a cabo una movilización que anticipa el segundo paro nacional en contra del Gobierno, que tendrá lugar el próximo jueves 9 de mayo.

El tema del impuesto a las Ganancias es muy sensible para los gremios de mejores salarios y se trata de una discusión candente que se está teniendo en el Parlamento.

Sin embargo, está claro que no es el único punto de conflicto con las políticas del Gobierno.
El deterioro salarial, la reforma laboral y el fantasma del desempleo, en medio de una profunda crisis económica, están más que presentes.
Reclamos «El lunes 6 de mayo en horas de la mañana y cerca del mediodía se interrumpirán las actividades en el transporte aéreo, terrestre, portuario y marítimo en rechazo al acuerdo fiscal que sanciona el impuesto a las Ganancias», confirmó Schmid.

A grandes rasgos, la modificación de Ganancias que plantea el Gobierno en la ley Bases apunta a que los asalariados comiencen a pagar Ganancias a partir de un sueldo bruto mensual de 1.800.000 pesos (1.494.000 pesos de bolsillo), si es que no se aplican deducciones por cónyuge, por hijos o por determinados gastos que podrán descontarse del ingreso. En el caso de un empleado soltero que tenga dos hijos menores a 18 años declarado a su cargo, el ingreso más bajo alcanzado por el impuesto sería de unos 1.781.000 pesos netos.

Se trata de una vuelta atrás respecto de la reducción a la mínima expresión del impuesto a las Ganancias que había realizado Sergio Massa en plena campaña electoral.

La restitución de Ganancias afecta a un grupo relativamente pequeño (y de mejores condiciones) del universo del trabajo. Según la consultora Focus Market, el ingreso promedio en el país de trabajadores registrados y no registrados es de 200 dólares.

Por su parte, el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros anunció un paro por tiempo indeterminado desde este lunes. La medida afecta al 80 por ciento de las terminales portuarias, paralizando las exportaciones en el comienzo de la cosecha. Además del tema Ganancias, entre los argumentos también está la reforma laboral, la cual contempla, entre otras cosas, la ampliación del período de prueba de los trabajadores hasta 8 meses en empresas chicas y medianas y un año en las microempresas, la reducción de las multas por trabajo no registrado y la flexibilización de las indemnizaciones si hay acuerdo entre el gremio y la patronal.

Los gremios de transporte pueden frenar la circulación de bienes y personas.

Compartir: