Clarín"/>

Aerolíneas Argentinas: una contribución a su futuro: Ricardo Cirielli. Clarín

376
0
Compartir:

La Argentina, por su configuración geográfica, es un país aerodependiente. Una conectividad aerocomercial expandida en todo su territorio es indispensable para integrarlo. Eliminar Aerolíneas sería un crimen económico y social.

Fuente: clarin.com – 21/08/2023 17:53
En los últimos años, Aerolíneas Argentinas se convirtió para algunos políticos y economistas, en la gran culpable de los males que sufre la Argentina, como en la solución mágica para esos problemas, si desaparece.Siempre se difunde un solo dato para demonizarla: su déficit y subsidios. Recién ahora, se hicieron visibles otros números empresariales y lo que aporta en riqueza al país.La otra historia de Aerolíneas: su balance 2022, aprobado por la AGN y la consultora internacional KPGM -sin salvedades- , arrojó un déficit de u$d 246 millones, contra u$d 667 millones en 2019.Aún no usó la partida presupuestaria para el año en curso. Aerolíneas aportó el año pasado al fisco, nacional y provinciales, 109 mil millones de pesos en impuestos, contribuciones y tasas.

Un 128% más de lo que recibió.En 2022 transportó 11,6 millones de pasajeros, para 2023 se proyectan al menos 13 millones. Vuela a 39 ciudades provinciales, solo ella va a 21. Opera 46 destinos interprovinciales -sin pasar por Caba-, a 40 vuela únicamente Aerolíneas. Va incluso donde no es negocio para la compañía, pero si para el país. Conecta varias provincias directamente con el exterior. Tiene 21 destinos internacionales, los más superavitarios según su presidente, que proveen de viajeros a sus vuelos nacionales y generan ingresos de divisas al país. En lo que va de 2023 se vendieron 23% más de pasajes al exterior que en 2019.La Argentina con 2,78 millones de Km2 de superficie es un país aerodependiente.

Una conectividad aerocomercial expandida en todo su territorio es indispensable para integrarlo. También para generar PBI por turismo, negocios, inversión extranjera, trabajo e intercambio cultural; además de posibilitar la asistencia sanitaria nacional.Cuanto más pasajeros transporta, también más aporta al Producto Bruto Aeroportuario (PBA), por los servicios aeronáuticos de la empresa y los no aeronáuticos de los pasajeros, que consumen bienes y servicios. Si Aerolíneas no existiera habría que crearla. Es un instrumento para nuestro desarrollo, con control argentino.Sin duda debe alcanzar el punto de equilibrio en sus cuentas, al cual se dirige y puede lograr. Argentina necesita reducir sus déficits. Si la cierra el Estado o la entregan a una empresa extranjera para que la cierre, como en los 90, las aéreas privadas no irán donde no es rentable o pedirán igual o más subsidios. LAN durante el gobierno anterior dejó de volar a Bahía Blanca y San Juan por no ser negocio, Aerolíneas siguió yendo. Flybondi y Jet Smart, recibieron subsidios provinciales y municipales desde sus comienzos.Neuquén le dio ahora un subsidio de 7000 dólares mensuales a Jet Smart, para aumentar sus vuelos a San Martín de los Andes.

El Palomar subsidiaba a las low cost reduciéndoles sus tasas aeroportuarias en un 70% AA2000 debía compensarlo con aumentos en otros aeropuertos, a otras compañías y otros pasajeros.Quienes reclaman reabrirlo por uso electoral y porque su gobierno lo instaló, deberían saber que la Corte Suprema lo inhabilitó en octubre de 2021, por carecer de estudio de impacto ambiental. Las low cost hoy operan en Ezeiza y Aeroparque, como Aerolíneas, en aeropuertos mucho mejores para sus pasajeros.Desde el 2020 crecen en cuota de mercado, destinos y aviones. Tienen libre competencia y el privilegio de operar en cabotaje a pesar de ser extranjeras, lo que no podrían hacer en EEUU y Europa.Eliminar Aerolíneas, sería un crimen económico y social como pasó con los ferrocarriles, una desgracia de la cual el país aún no se recuperó. Eso pretendía el gobierno anterior, que elogiaba a Perú por no tener aerolínea de bandera y despidió a Isela Costantini que redujo el déficit a la mitad, pero, sin conflictos laborales que permitieran desprestigiar a la empresa. Hay cierto pensamiento nativo para el cual el único capitalismo bueno es el extranjero, son xenófilos.Por eso generaron y/o alientan nuestro industricidio y desnacionalización, en lo público y privado. La política contraria seguida por los países desarrollados. Privatizar en Argentina es extranjerizar, dado que no hay capitales privados suficientes. Se pierde poder de decisión local y divisas.La industrialización nacional, estatal y privada, es imprescindible para crecer y generar trabajo, junto con la inversión extranjera real. “Es necesario que en la Argentina se produzca algo más que pasto. Sin industria no hay Nación” (1892) Carlos Pellegrini. Necesitamos preservar nuestras empresas, y desarrollarnos fuertemente con innovación y reindustrialización. Argentina no sería mejor sin Aerolíneas, repetiríamos nuestra historia funesta.

El país necesita una Aerolíneas Argentinas más fuerte; con mayores ingresos por transporte de pasajeros y carga como por trabajos externos en su Área Técnica (la más grande de Sudamérica); más eficiente y con sus cuentas equilibradas. Ese es el camino virtuoso y el que nuestra sociedad quiere.

Ricardo Cirielli es ex Subsecretario Aerocomercial.

Compartir:
Clarín">