Dos últimos guiños del Gobierno de Macri a las low cost argentinas

594
0
Compartir:

19/11/2019 03:49 – Hosteltur.com (Tier 3) – Nota – 

Cuando resta menos de un mes para que el Gobierno de Mauricio Macri en Argentina llegue a su fin, la saliente administración otorgó a las compañías low cost dos beneficios que le otorgan ventajas sobre Aerolíneas Argentinas y el resto de las empresas. Además de autorizar a Flybondi a operar desde Aeroparque, les permite asumir las tasas de los pasajeros para poder vender pasajes desde AR$ 1.

Tal vez como el último gesto del proceso de apertura de los cielos argentinos, al que bautizó como “La Revolución de los Aviones”, el Gobierno de Mauricio Macri otorgó a las compañías low cost dos importantes beneficios en relación a Aerolíneas Argentinas y al resto de las empresas con modelos de negocio tradicionales.
Hasta el momento, el Ministerio de Transporte, responsable de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), venía posponiendo los pedidos de Flybondi para operar desde el Aeroparque Jorge Newbery de la Ciudad de Buenos Aires. Su base operativa está en El Palomar, base aérea militar en la que el Estado realizó una millonaria inversión para transformarla en un aeropuerto internacional exclusiva para las empresas de bajo costo.
Pero a menos de un mes del cambio de gestión, se autorizó a la empresa a operar algunas frecuencias de su ruta a Punta del Este, que retomará para este verano.
Aunque por el momento es solo una operación marginal en relación a la malla de la propia empresa y al intenso movimiento de Aeroparque, en la industria aseguran que la autorización marca un precedente y que ejerce todavía mayor presión sobre las tarifas a Uruguay, tanto por vía aérea como por vía fluvial; y, desde luego, sobre el resto de las empresas, en un contexto de contracción del emisivo.
En ese mismo sentido, la segunda medida anunciada por la ANAC también golpea fuertemente las políticas tarifarias, porque habilitaría a las low cost a ejercer «algo muy parecido al dumping».
A la fecha, las empresas podían hacer eso, pero luego el pasajero debía abonar las tasas aeroportuarias y de seguridad. Ahora, las empresas pueden asumir esos costos para prácticamente regalar los pasajes.
Aunque esto sucede en muchas partes del mundo, el mercado aerocomercial argentino se encuentra fuertemente castigado por esa apertura indiscriminada que supuso la “Revolución del los Aviones” y, aunque los números de pasajeros transportados baten récord mes tras mes, todas las aerolíneas tienen en Argentina operaciones deficitarias.
Fuentes de Andes, por ejemplo, aseguraron a HOSTELTUR que se trata claramente de “un paso más en una política de dumping que está destruyendo el mercado”, ya que “estas empresas tienen una gran espalda financiera internacional” que les permite “ofrecer tarifas por debajo de sus costos por largos períodos de tiempo para “destruir a la competencia”.
Ante las críticas que recibió la medida y la mala manera en la que se comunicó, la ANAC debió aclarar que sigue vigente, de manera paralela, una resolución que limita esa “venta por debajo de los costos” a un 10% de cada avión.
Aún así, queda en el sector la incertidumbre sobre qué hará el nuevo Gobierno de Alberto Fernández una vez que asuma la presidencia el próximo 10 de diciembre. Durante la campaña, aseguró que priorizará a Aerolíneas Argentinas y que revisará todos los beneficios otorgados a las low cost. Pero, ¿qué implicará todo eso?

 

Compartir: