El Gobierno analiza dar de baja la privatización de Aerolíneas

68
0
Compartir:

10/06/2024 BaeNegocios.com – Nota

Si bien el Gobierno espera una victoria legislativa en el Senado este miércoles, para conseguirla deberá someter a la Ley Bases a más sacrificios: en otra concesión con alto costo, Aerolíneas Argentinas «es probable» que se corra del listado de privatizaciones, según le confirmaron fuentes parlamentarias del oficialismo a BAE Negocios, y el negociado incluye, además, cuestionamientos sobre Correo Argentino y los medios públicos. La reversión de la cuarta categoría de Ganancias ya agotó sus posibles cambios y se preparan para que sea rechazada, pero Diputados volverá a insistir en ese punto.

El jefe de Gabinete, Guillermo Francos, trabajó duro en pos de reunir las firmas para dictaminar. Pero las modificaciones que avaló el oficialismo fueron suficientes para destrabar la llegada al recinto, mas no para aprobar el proyecto. A las 18 comenzó la reunión de Labor Parlamentaria para fijar las reglas del juego: si la votación será por títulos, capítulos -como pretende el oficialismo- o artículos, la cantidad de oradores y los minutos de exposición.

Lo que determinen será clave para prever qué alteraciones se pondrán sobre la mesa en el recinto. La votación en general está asegurada con 38 adhesiones, según se confía el Gobierno, en base al poroteo que calcularon durante el mes de negociado, pero la votación en particular ya hace días venía vacilante y, para salvarla, el oficialismo comenzó a contemplar aceptar más cambios. Uno de ellos: el artículo 7, sobre privatizaciones. Fuentes de Rosada no lo confirman y lo definen como que «no está descartado», mientras que hacen hincapié en que el Gobierno igualmente sostiene su postura sobre privatizar Aerolíneas.

Privatizaciones, en rojo
Los senadores sureños, especialmente -porque dicen ser los más afectados-, demandaban que se quite a Aerolíneas Argentinas de las empresas a privatizar, que reúne también a Energía Argentina, Radio y Televisión Argentina, e Intercargo SAU, sumadas a las empresas que el Ejecutivo podría concesionar: Agua y Saneamientos Argentinos (AYSA), Correo Argentino, Belgrano Cargas y Logística, Sociedad Operadora Ferroviaria (SOFSE) y Corredores Viales.

El fueguino Pablo Blanco (UCR), uno de los principales oradores contra la privatización de Aerolíneas, podría sumar consigo a los santacruceños, José María Carambia y Natalia Gadano, las chubutenses Edith Terenzi y Andra Cristina, y la rionegrina Mónica Silva. Sumados a los opositores -que reúne los 33 rechazos de UP, y los rebeldes radicales Martín Lousteau y Maximiliano Abad-, el rechazo está a la vuelta de la esquina.

Ddurante el mes que estuvo tratándose en comisiones, el Gobierno pisó firme sobre que la privatización de Aerolíneas era inamovible. Si bien los «dialoguistas» consiguieron más de una corrección, inclusive la subsistencia del régimen especial para patagónicos en Ganancias, finalmente decidieron llevar ese reclamo directamente al recinto, con la carta del rechazo total al artículo 7 .

En ese contexto, el pasado fin de semana el vicejefe de Gabinete, José Rolandi, y la secretaria de Planeamiento Estratégico, María Ibarzábal Murphy, activaron las calculadoras y, en otro drástico giro, el Gobierno ve de ceder con Aerolíneas para no perder la privatización de todas las empresas. Sin embargo, es una movida riesgosa, ya que no es la única compañía cuestionada. Los reclamos por Correo Argentinos, AYSA y los medios públicos también forman parte del planteo y el Gobierno teme que, aceptando Aerolíneas, empiecen a caer más.

Ahí es donde es decisivo lo que definan en Labor. El oficialismo quiere que la votación sea por capítulos, como fue en Diputados, salvo por algunos artículos puntuales que pidan los disidentes, mientras que el kirchnerismo va a intentar dilatar lo máximo posible la sesión y pedirá que se vote por artículos. El desafío del oficialismo es resolver si el artículo de Privatizaciones va a abrirse a debate o no. «Queda por ver si el cambio será antes o durante la sesión», explicó una fuente parlamentaria.

Según pudo averiguar este medio, está la opción de que vayan con el cambio ya cerrado , pero que el oficialismo aproveche para «hacer alarde» de que toman los pedidos de la oposición. De todos modos, sería un articulado previamente pactado: el miembro informante debe decidir si da lugar a los cambios propuestos o no , y en Ley Bases abundarán los pedidos por parte de Lousteau , que presentó un dictamen propio. Solo darán lugar a los que acuerden previamente.

En Ley Bases, también está sobre cuerda floja el artículo de facultades delegadas , que sigue haciendo ruido, y todavía asoman reclamos sobre algunos puntos del RIGI , que ya sufrió de modificaciones. Los que el Gobierno decida acordar podrán tener lugar en el recinto por decisión del presidente de la comisión de Legislación General, Bartolomé Abdala -quien además presidirá la sesión cuando el presidente Javier Milei viaje rumbo al G7 y la vicepresidenta Victoria Villarruel tome su lugar-.

Ganancias: en manos de Martín Menem
El destino de todos estos cambios está en manos del presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, quien ahora carga con el objetivo de lograr que los diputados que acompañaron la Ley Bases y el paquete fiscal, insistan con el proyecto original en los cambios no deseados. Allí es donde guarda la última esperanza sobre la reversión de Ganancias, que está al borde de caerse en el Senado.

Luego de que Carambia pidió elevar al 5% las regalías mineras y el gobernador de Chubut, Ignacio Torres, supo retener la firma de la senadora Cristina para presionar sobre el régimen especial de los patagónicos, el Gobierno cedió y obtuvo el apoyo de los patagónicos para dictaminar. Sin embargo, no planean aceptar la restitución del tributo en el recinto .

Como adelantaron diputados radicales a este diario, además ellos piensan insistir con que la reversión de Ganancias sea igual para todos, así aumenta la recaudación. Mientras que los senadores tienen un cuarto de las bancas representadoras de los patagónicos, en Diputados son solo el 11% .

Con la privatización de Aerolíneas sucede algo parecido, puesto que se aprobó con 134 votos a favor en la Cámara baja. Sin embargo, el compromiso por el paquete fiscal es distinto al de Bases y se ponen en juego los intereses del Ejecutivo Nacional con los provinciales. Las dudas de si las adhesiones que hubo cuando se aprobó por primera vez se van a mantener en su regreso, crecen. «Todo puede pasar»: así lo sienten del oficialismo, a solo tres días de sesionar.

Compartir: