El mercado aéreo local viajó de la euforia a la devaluación, pero tuvo un premio consuelo

538
0
Compartir:

25/01/2019 00:01 – Ambito.com (Tier 1) – Home –  

En 2018 las aerolíneas perdieron plata en cabotaje, con ingresos en pesos y costos dolarizados. Igual, hubo récord histórico de pasajeros.

¿Es posible imaginar una empresa que bate récords de facturación y ventas en un año y que al mismo tiempo pierda plata? Aunque parezca casi imposible, esto fue lo que pasó en 2018 con todas las aerolíneas que operan cabotaje en la Argentina.
Las líneas aéreas arrancaron el año pasado con fuerte impulso en un mercado que comenzaba a abrirse a nuevos jugadores, permitía una competencia inédita por precios y ampliaba su infraestructura para absorber a miles de usuarios que subían a un avión por primera vez.
Pero el panorama para las aerolíneas cambió drásticamente en la segunda mitad del año. Vino la fuerte devaluación y con ella, la disparada de la inflación. A esto se sumó el contexto internacional de suba de los precios del petróleo que pegó de lleno en el valor del combustible, que se negocia y se paga en dólares. La misma moneda con que se paga en este sector alrededor del 80% de los costos (alquiler de aviones, créditos, repuestos, combustible, etc) excepto los laborales.
Una de las características del año pasado fue la irrupción plena de la competencia de las low cost, de la mano de la precursora Flybondi. Esto trajo como consecuencia una oferta de pasajes baratos (favorecida por otra medida oficial: la eliminación de la tarifa mínima, aunque con restricciones) que alentó gradualmente a que más gente se atreviera a volar. Según la estadística oficial fueron algo más de 1 millón de pasajeros, que se fueron agregando a un ritmo cercano a los 100 mil mensuales.
Con la irrupción de la crisis, la primera reacción de las compañías fue mantener las ofertas de bajo costo para no perder cuota de mercado. Pero fue a costa de ir resignando rentabilidad. Pasajes baratos en pesos contra costos abultados en dólares. Una ecuación difícil de sostener en el tiempo. Algunas empresas, como la citada Flybondi absorbieron las pérdidas porque estaban contempladas en su estrategia de desembarco, aunque no de la magnitud que finalmente fueron. Otras, como Andes se vieron obligadas a ajustarse (devolvieron aviones y redujeron personal). El grupo Latam financió con ganancias de otros países sus pérdidas en Argentina. Y Aerolíneas Argentinas engrosó sus necesidades de subsidios, postergando para 2020 su objetivo de equilibrio operativo.
Como contracara, la cantidad de viajeros en cabotaje volvió a crecer en 2018 y marcó un nuevo récord. Algo así como un premio consuelo para el Gobierno, que celebra el impacto de la Revolución de los aviones aunque prefiere hacer las comparaciones contra 2015 para realzar los resultados, en lugar de mostrarlos aplanados contra el 2017. Según las estadísticas que difundió el Ministerio de Transporte, en 2018 volaron en el país 29,1 millones de personas, tanto en vuelos internacionales como de cabotaje. Estas cifras, comunicó la cartera, convierten a 2018 en el mejor año de la historia en cantidad de pasajeros. El aumento contra 2017 fue de 7%. Contra 2015 llega a 33% (ver gráfico).
En cabotaje la cantidad de viajeros llegó a 14,2 millones, con un crecimiento de 13% contra 2017. En vuelos internacionales, los pasajeros de 2018 fueron 15 millones, con una suba de 2% contra el año anterior que fue más moderada como consecuencia de la devaluación que encareció los viajes al exterior.
Contra otra de las premisas optimistas del principio de año (todas las compañías ganarán mercado por el ingreso de nuevos pasajeros) las cifras oficiales reflejan que hubo ganadores y perdedores en esa competencia.
El tándem Aerolíneas Argentinas/Austral absorbió una cuota de 62% del mercado doméstico, con un retroceso de 4 puntos porcentuales respecto del año anterior. Latam se quedó con un 18% de la torta de cabotaje, es decir 2 puntos porcentuales menos que en 2017. Flybondi quedó con 8%, Andes y Norwegian con 5% y Avianca 2%.
Los resultados de Aerolíneas Argentinas, por su relevancia en el ámbito local, reflejan también el pulso del comportamiento del mercado de cabotaje. La compañía estatal destacó en un comunicado que transportó 13 millones de pasajeros en toda su red, una cifra similar a la alcanzada en 2017. Pero ese registro incluye un nuevo record en pasajeros de cabotaje, que fueron 9,8 millones.
Añadió que en un año de récords y gracias a la eliminación de la banda tarifaria mínima, se realizaron campañas con tickets a precios promocionales desde 499 pesos. El 1° de agosto, en esa línea, se registraron 120.000 reservas en 24 horas, también un hecho inédito en la historia de la compañía.
Según las cifras del Gobierno, en 2019 el mercado aerocomercial de cabotaje seguirá creciendo, hasta llegar a 17 millones de pasajeros, con un incremento de 21% respecto de los 14 millones de 2018.
Esa proyección está muy por encima del 6% de crecimiento promedio mundial estimado por la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA); una previsión considerada optimista ya que está condicionada por amenazas como el brexit, las tensiones comerciales y las políticas proteccionistas, según explicó Alexandre de Juniac, director general de la organización.

 

Compartir: