Europa avanza con las operaciones de rescate económico

141
0
Compartir:

31/05/2020 LaCapital.com.ar (Santa Fe) – Nota

La Comisión Europea presentó un plan para crear un fondo de asistencia. Alemania y Francia acuerdan salvatajes a sus empresas.

Estados, bancos y empresas. Las operaciones de rescate se generalizan con la crisis económica global, espiralizada por los efectos de la pandemia de coronavirus. Europa fue protagonista esta semana, con la propuesta de crear un fondo de asistencia por 750 mil millones y el acuerdo alemán para auxiliar a Lufthansa. En el marco de la crisis brutal que atraviesa el mercado aeronáutico, el gobierno de Alemania llegó a un principio de acuerdo con Lufthansa, privatizada hace 20 años, para inyectar fondos de rescate por 9 mil millones de euro. Como parte de la transacción, Estado se quedará con un 20% de las acciones, que deberá vender a fin de 2023 si la firma le paga la deuda. Esos títulos le darán derecho a colocar dos miembros en el Consejo de Vigilancia, tendrán limitado su derecho de voto a temas estratégicos. La firma no podrá distribuir dividendos.

En las últimas horas, el acuerdo entró en zona de riesgo ya que el directorio de Lufthansa postergó su aprobación. El motivo: la exigencia de cumplir con normas regulatorias de la Comisión Europea en relación a sus operaciones en los aeropuertos de Frankfurt y Munich. Más allá del resultado de las negociaciones, el caso revalorizó el papel del fondo de estabilidad económica del gobierno federal (WSF) alemán, creado con el fin de mitigar las repercusiones de económicas de la crisis sanitaria, y que cuenta con 100 mil millones de euros para auxiliar empresas y, cuando sea necesario, adquirir acciones a cambio de ayuda. En el caso de las empresas sometidas a la presión de la crisis, los principales países europeos se muestran muy activos, a través de fondos de solidaridad, anulación de cargas fiscales, préstamos directos, capitalización o garantías del Estado, entre otros.

El gobierno italiano anunció al comienzo de la pandemia la nacionalización de Alitalia, que será administrada por una sociedad de participación pública mayoritaria. Francia creó un plan de emergencia que supera los 110 mil millones de euros para auxiliar a las industrias. Además de hacerse cargo de parte del salario volcó 20 mil millones de euros a salvar a los grandes grupos industriales.

Renault obtuvo de los bancos 5 mil millones de euros de préstamo garantizado por el Estado, con la condición de que no distribuya dividendos. El Estado francés tiene presencia en muchas de esas compañías, a través de una agencia estatal que administra 88 empresas en aeronáutica, energía, transporte, servicios y automotriz. Entre las participaciones se encuentran Renault, Air France, Airbus o Thales. A fines de abril, Francia y Alemania asistieron con cerca de 2 mil millones de euros a Air France y KLM. En la última semana, el gobierno francés anunció que inyectará más de 8.000 millones de euros para subsidiar la compra de autos eléctricos nacionales. Nuestro país no sería el mismo sin sus grandes marcas: Renault, Peugeot, Citroen, dijo el presidente Emanuel Macron.

A principios de mayo, el parlamento de Noruega sancionó una ley para reestructurar empresas en riesgo y facilitar el acceso a ayuda estatal para la aerolínea Norwegian. Los principales grupos empresariales en Alemania, Francia e Italia pidieron a los gobiernos europeos que brinden ayuda a las empresas en una escala sin precedentes para superar la crisis.

Fue a través de un documento firmado por el BDI de Alemania, la Confindustria de Italia y la Medef de Francia. préstamos y garantías del Banco Europeo de Inversiones, de la Comisión Europea y del Mecanismo Europeo de Estabilidad. El miércoles, la Comisión Europea (CE) propuso el miércoles crear un fondo de recuperación de 750.000 millones de euros para ayudar a la economía del bloque, de los cuales 500 mil millones serán destinados a ayuda directa y 250 mil millones a través de préstamos blandos. Se financiará con una emisión de deuda del propio ejecutivo europeo, garantizada con el presupuesto comunitario.

No son los famosos eurobonos que se negó emitir en la crisis de las subprime, pero se le acerca. Nada de esto puede ser arreglado por un único país, dijo la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen. La propuesta tiene el respaldo de Alemania, Francia, Italia y España, pero es resistida por Holanda, Suecia, y Austria, entre otros.

 

Compartir: