Hallan en el mar restos de pasajeros del avión

493
0
Compartir:

12/12/2019 Clarín – Nota – El Mundo – Pag. 25

LA TRAGEDIA DEL HÉRCULES DE LA FUERZA AÉREA CHILENA

José María del Pino

Encontraron en el agua, además, trozos de esponja y otras partes del C-130 caído en el mar de Drake.
SANTIAGO. ESPECIAL PARA CLARÍN

Horas después de que la Fuerza Aérea de Chile (FACh) informara ayer que habían sido encontrados restos de avión flotando en el mar cerca del lugar en donde el lunes se perdió la pista del Hércules C-130, que llevaba 38 personas a bordo y se dirigía a la Antártida, anoche se conoció que también fueron hallados restos humanos de pasajeros de la aeronave siniestrada. Autoridades chilenas se lo notificaron a los familiares de los pasajeros.
“Mientras se realizaban las tareas de búsqueda, se encontraron restos de esponja flotando a 30 km al sur de la posición del último contacto del C-130”, había indicado en la tarde de ayer la FACh. El material fue hallado por el buque pesquero chileno Antartic Endevour en el mar de Drake y “podría ser parte de restos de las esponjas de los estanques internos de combustible del C-130”, agregó la FACh. A su vez, el Navío Polar Almirante Maximiliano de la Marina brasileña, que colabora en la búsqueda, halló “restos compatibles” con la aeronave desaparecida en el lugar en que se perdió, informó el Ministerio de Defensa de Brasil en un comunicado. La nota agrega que “las partes del avión y los objetos estaban a cerca de 200 millas náuticas (518 km) de Ushuaia”. Este buque brasileño fue el que más tarde recogió los cuerpos humanos del mar.
El Hércules C130 despegó el lunes a las 16.55 hora local de la base de Chabunco, en Punta Arenas, y perdió el contacto cuando le quedaban cerca de una hora y 500 kilómetros para aterrizar en la base Presidente Eduardo Frei Montalva, una de las más importantes del continente helado.
Clarín consultó a dos ex pilotos de la nave y especialistas en defensa y éstas son las tres hipótesis principales que se manejan como presunción del origen del siniestro: Cortocircuito o “apagón total»: Llamó la atención la pérdida de comunicación total por parte de la nave y, más aún, que no se activaran las balizas de emergencia que debe emitir cualquier aeronave cuando cae. Sin embargo, respecto a este punto, el comandante en jefe de la FACh, Arturo Merino, explicó que “muchas veces cuando los impactos son demasiado fuertes y el avión se hunde rápidamente, no alcanza a emitir señal”.
Una hipótesis desde EE.UU.: La general de la Fuerza Aérea Maryanne Miller decidió en agosto que 123 Hércules C-130 no volvían a despegar hasta nuevo aviso. Algunos presentaban “grietas atípicas” en la base de las alas, por lo que se retiró de circulación a casi un tercio de la flota de 450 disponibles.
El factor humano: Estadísticamente, una gran mayoría de los accidentes aéreos se debe a factores humanos.
Esta tesis no ha sido abordada aún. En parte, porque el comandante Ítalo Medina y el piloto Héctor Castro sumaban 5000 horas de vuelo en este avión. Inclusive, el 24 de septiembre el propio ministro de Defensa fue testigo en EE.UU. de los galardones que la dupla recibió tras demostrar sus destrezas con el Hércules.

“Estamos tomando todas las medidas para analizar los restos lo antes posible”.
Eduardo Mosquera Jefe de la Fuerza Aérea

“Los restos de esponja fueron hallados a 30 kilómetros al sur de la posición del último contacto del C-130”.
Comunicado oficial

EN CIFRAS 38 Es el número de personas que viajaban en el C-130 al momento de su desaparición, el último lunes en el sur de Chile.

Compartir: