La CGT marchará el 1º de mayo, pero no le pone fecha a una nueva huelga general

80
0
Compartir:

04/04/2024 La Nación – Nota – Política – Pag. 10

LOS RECORTES EN EL ESTADO REACCIÓN SINDICAL

«Habrá reuniones para confirmar la modalidad y la acción», adelantó Héctor Daer, uno de los líderes de la central, que convocó a su consejo directivo para el jueves 11 de abril.

La Confederación General del Trabajo (CGT) anunció ayer que realizará una «movilización» el próximo 1º de mayo, Día del Trabajador, y no descarta un nuevo paro general contra el gobierno de Javier Milei, en el marco de la vigencia del DNU 70/2023 y el inminente ingreso de la nueva versión de la ley ómnibus al Congreso, luego del traspié parlamentario en febrero.

Sin embargo, la CGT evitó ayer ponerle fecha a una eventual huelga general.
A la salida de la reunión en la sede de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), el cotitular de la CGT, Héctor Daer, adelantó que el jueves 11 de abril habrá una reunión del consejo directivo de la central obrera.

«Ahí tendremos la medida y todo lo que vamos a hacer. No descartamos paro ni movilización», aseguró el titular del gremio de la sanidad. Además, sostuvo que el consejo analizará una «gran movilización» para el Día del Trabajador.

«Pero antes de eso va a haber actividades para confirmar la modalidad y la acción. Las definiciones las tenemos que tomar todos los sectores con unidad», agregó Daer.

La CGT promovió el primer paro general contra Javier Milei el 24 de enero de este año. La velocidad de la convocatoria contra un gobierno que acababa de asumir marcó un récord histórico.

A la gestión de Alberto Fernández, la CGT no le hizo ningún paro general, a pesar del alza de la inflación y la caída de los salarios.
Daer explicó que en la reunión hicieron «un análisis» de la situación económica y de la baja en contratos estatales.

Sobre la movilización que ayer encabezó la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en las distintas dependencias afectadas por los despidos, el gremialista indicó que «la economía recesiva ha generado problemas en todos los sectores» y que «el acompañamiento a los estatales es parte de la agenda» de la central sindical.

En tanto, apuntó contra los mandatarios provinciales que piden la restitución de la cuarta categoría del impuesto a las ganancias para así recibir el dinero coparticipable que recauda ese tributo.

«Los gobernadores no pueden ser tan egoístas de creer que si les ponen un impuesto a los trabajadores, van a estar mejor. Van a estar peor porque van a tener más recesión en todos sus lugares», advirtió Daer. Y agregó: «Con el tema Ganancias no creo que se metan. Los gobernadores tienen que defender a su pueblo y no dejarse subyugar por un gobierno central que lo único que hace es caja».

En los últimos meses, la Casa Rosada y los gobernadores pulsean por ver quién absorbe el costo político de restituir la cuarta categoría.
Los mandatarios del norte adelantaron su apoyo a las intenciones del Gobierno, mientras los gobernadores patagónicos y parte de los de la zona centro se resisten a restablecer el tributo sobre la clase media.

Los pronósticos de Moyano A principios de marzo, el líder camionero Pablo Moyano había anticipado que «a finales de marzo o principios de abril» podría haber otro paro general contra la administración libertaria.

«Todo eso va a ir sumando a esa conflictividad social para que a finales de marzo o principios de abril, seguramente, la CGT vaya pensando alguna medida para esa fecha», indicó el hijo de Hugo Moyano, en diálogo con Radio 10.

Sobre los motivos de la decisión, el sindicalista sostuvo que se firmó un acuerdo paritario del 25% con tres cámaras del transporte automotor (Fadeeac, Faetyl y Cataz) pero que el Gobierno aún no las homologó y por este tema advirtió: «Lamentablemente no queda otra salida que un paro general de Camioneros o una gran movilización a la Secretaría de Trabajo».

Tras ello, Moyano explicó el conflicto entre los gremios y la administración libertaria por las paritarias.
«Hubo un paro de trenes porque no acordaron, a los maestros les ofrecen cifras ridículas, con la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) tampoco han acordado. Han puesto un piso del 12 al 15 por ciento. Es ridículo», sostuvo Moyano.

Compartir: