LA ASOCIACIÓN DEL PERSONAL TÉCNICO AERONÁUTICO SE DECLARA EN ESTADO DE ALERTA, EN DEFENSA DE AEROLÍNEAS ARGENTINAS Y SUS PUESTOS DE TRABAJO.

507
0
Compartir:

En recientes declaraciones de público conocimiento, por parte del presidente electo y sus colaboradores más cercanos, anunciando que Argentina tendrá un régimen de Cielos Abiertos y Aerolíneas Argentinas será entregada a sus trabajadores para que la administre. La Asociación del Personal Técnico Aeronáutico no esta de acuerdo con ambos proyectos, porque llevarían a la desaparición de nuestra Línea Área de Bandera.

 

Cielos abiertos, es una idea muy riesgosa. Poner a competir a Aerolíneas o cualquier otra empresa controlada por capitales nacionales, con innumerables empresas extranjeras mucho más poderosas financiera y comercialmente, es lo mismo que hacer competir en fuerza a un oso con una hormiga. Inevitablemente solo perdurarán las aéreas extranjeras con superior respaldo financiero. Entregar Aerolíneas a los empleados para que la administren, es un burdo ardid, para provocar el cierre de la Empresa, sin que el futuro gobierno asuma el costo político de hacerlo. Es una quimera pretender que 12.000 empleados sean sus propios jefes, se den órdenes a sí mismos, definan sus propios sueldos, promociones y aumentos, las inversiones, la política aerocomercial de la Compañía, etc.etc. Sin mencionar, que no son 12.000 especialistas en administración de mega empresas y avezados conocedores del negocio aéreo. Aunque deleguen en gremios o terceros la administración, las decisiones finales seguirían siendo de ellos. Aerolíneas necesita de una conducción de excelencia, que conozca el negocio aerocomercial y que quiera hacer crecer la empresa con más y mejores servicios, de pasajeros, carga y mantenimiento aeronáutico.

 

Para ejecutar semejante idea, el presidente electo deberá predicar con el ejemplo el precepto del General Perón que hizo suyo, “dentro de la ley todo, fuera de la ley nada”. El traspaso de la propiedad accionaria de Aerolíneas Argentinas, de todos los argentinos a solo sus trabajadores, debe hacerse mediante una ley aprobada por el Congreso Nacional.

Aerolíneas Argentinas, ha reducido a menos de la mitad el déficit dejado por el gobierno anterior (USD 247M), en balances auditados por la consultora externa KPMG sin objeciones y por la AGN. Aerolíneas aportó el año pasado al fisco, nacional y provinciales, 109 mil millones de pesos en impuestos, contribuciones y tasas. Un 128% más de lo que recibió. En su balance semestral de este año, redujo su pérdida a USD 48 M, un 61% menos respecto al mismo período del año anterior. Aún no ejecutó el presupuesto de 2023, lo que recibió fueron saldos pendientes del 2022. Se dirige a lograr el punto de equilibrio de sus cuentas, el cual puede alcanzar.

 

Vuela a 39 ciudades provinciales con numerosas frecuencias, solo ella va a 21. Tiene 46 destinos interprovinciales (sin pasar por CABA) en 40 solo va Aerolíneas. Vuela incluso donde no es negocio para la Empresa, pero si para el país. En 2023 transportará más de 13 millones de pasajeros. Ha crecido en cantidad de aviones, ha ampliado su Área Técnica e incorporado simuladores de vuelo. Genera PBI por turismo, negocios, inversión extranjera, trabajo e intercambio cultural; además de posibilitar la asistencia sanitaria nacional Es un instrumento indispensable para el desarrollo nacional intrgral, controlado por argentinos. Por un Estado, no por un gobierno de turno.

Toda empresa aérea privada, se comporta obviamente con lógica de mercado y de lucro. Solo va a ir a los destinos nacionales que sean rentables. Para los que no lo son, le exigirá subsidios al Estado nacional, provincial o municipal. Ya lo han hecho las Low Cost existentes para volar a destinos de cabotaje que dan ganancias. Con lo cual, los argentinos seguirán dando igual o más subsidios a empresas aéreas, pero extranjeras no de su propiedad. En la Argentina hay un pensamiento económico preponderante, para el cual el único capitalismo “bueno” es el extranjero. Un pensamiento xenófilo. Hoy hay plena libre competencia en nuestro mercado aerocomercial. Las compañías Low Cost han crecido durante este gobierno como no lo han hecho en el gobierno anterior. Han duplicado y triplicado, según el caso, su cantidad de aviones, aumentado sus destinos y frecuencias, y ya poseen un 35% del mercado de cabotaje.

Cerrar, quebrar o privatizar Aerolíneas es muy fácil. El desafío para un gobernante virtuoso con voluntad para defender el interés nacional, como lo haría uno de EEUU o de Europa Occidental, es lograr que sea sustentable financiera y económicamente en el tiempo. El Estado puede ser tan buen o mal administrador como las personas que lo conducen. Lo mismo sucede en las empresas privadas.

 

 El país necesita una Aerolíneas Argentinas más fuerte y eficiente; con mayores ingresos por transporte de pasajeros y carga; y también mediante trabajos a terceros ejecutados en su Área Técnica, la más grande de Sudamérica, dedicada al mantenimiento y reparación de aeronaves. Uno de los pilares de nuestra industria aeronáutica junto a la fábrica Cordobesa de aviones FAdeA. Ser una Empresa más eficiente y con sus cuentas equilibradas. Ese es el camino virtuoso y racional, sin dogmatismos ideológicos ni fanatismos anti Estado o anti mercado. El que nuestra sociedad necesita y quiere. No, hacer desaparecer a Aerolíneas Argentinas.

 

 El presidente electo debe tener presente, que reiteradamente afirmó que esta vez el costo del ajuste lo iba a pagar la política, no la gente. Generar despidos masivos es el camino contrario, nuevamente el costo lo pagará la gente, de una forma impiadosa e injusta.

 

 El presidente electo, también debe estar muy atento a no incurrir en el “vicio ricardiano”. Construir modelos abstractos con soluciones teóricas perfectas, pero alejadas de las complejidades de la realidad. Las cuales son imposibles de implementar o, si se fuerza su implementación, resultan más nocivas económica y socialmente, que los problemas que pretendía solucionar.

Los compañeros y compañeras de APTA, que, con tanto esfuerzo, responsabilidad y profesionalismo, trabajan diariamente para hacer más grande a Aerolíneas Argentinas, deben en estos momentos tan cruciales hacerlo aún más. Lograr que sea inexpugnable. Por nuestros trabajos, por nuestra Línea Aérea de Bandera y por nuestro país.

La Comisión Directiva de APTA seguirá atentamente todos los acontecimientos generados por los miembros del próximo gobierno, que involucren a Aerolíneas Argentinas. Por lo cual, todos y todas deben estar alertas, unidos y atentos a las informaciones y directivas que esta C.D. les comunicará.

 

 SI AEROLÍNEAS ARGENTINAS NO EXISTIERA, HABRÍA QUE CREARLA.

ES INDISPENSABLE PARA NUESTRA NACIÓN.

 

 

Ciudadela, noviembre 23 de 2023.

 

 

Ricardo CIRIELLI
Secretario General

Compartir: