La compañía presiona para reabrir el aeropuerto de El Palomar

603
0
Compartir:

03/11/2020 Página 12 – Nota – Economía – Pag. 12

«Caravanazo» contra Flybondi

Vecinos de Hurlingham, Morón y Tres de Febrero junto a trabajadores aeronáuticos realizaron este domingo un «caravanazo» en respaldo a la decisión del gobierno nacional de rechazar la reapertura del aeropuerto de El Palomar y repudiaron la «extorsión» de la low cost Flybondi, que se niega a volar desde Ezeiza como el resto de las aerolíneas. Bajo las consignas «No a la extorsión de Flybondi», «No al aeropuerto trucho e ilegal El Palomar» y «Sí al traslado de los vuelos de Flybondi y Jetsmart a Ezeiza o Aeroparque», los vecinos del oeste del conurbano bonaerense marcharon en caravana hasta la puerta de la Base Militar de El Palomar, que fue utilizada como aeropuerto comercial por Flybondi y Jetsmart hasta el inicio de la pandemia de covid-19. La movilización se hizo en apoyo a la decisión del gobierno nacional de trasladar los vuelos de Flybondi y Jetsmart al aeropuerto de Ezeiza, único habilitado en el AMBA que garantiza las medidas sanitarias de prevención. Los vecinos contaron con la adhesión de los sindicatos aeronáuticos APA, APLA, APTAUALA y UPSA y destacaron que todos los empleados de Flybondi y Jetsmart podrán seguir trabajando en Ezeiza. Aunque tanto Flybondi como Jetsmart ya operaron en el Aeropuerto de Ezeiza, a donde son desviados cada vez que tienen dificultades (lluvia, neblina o fallas en sus aviones), las aerolíneas adoptaron posturas distintas una vez conocida la decisión del gobierno nacional. Jetsmart, que posee una flota de 4 aviones, acató lo resuelto por las autoridades, por lo que a partir de este lunes reinició sus operaciones regulares con vuelos desde Ezeiza hacia Córdoba, Mendoza, Neuquén y Bariloche. Desde el martes, además, retomará los vuelos hacia Salta y Tucumán. Y hará lo propio con la ruta a Ushuaia a partir del sábado 7 de este mes. Flybondi, en cambio, se negó a operar desde Ezeiza. Esteban Tossutti, presidente de la aerolínea y ex funcionario de Luis Juez en el Senado de la Nación, incluso amenazó públicamente con despedir a sus empleados, aunque hace más de seis meses que el gobierno nacional viene haciéndose cargo de pagar parte de los sueldos mediante el programa ATP.

Compartir: