La pandemia obliga a los gobiernos a ampliar la participación en las principales aerolíneas

92
0
Compartir:
La compra de acciones y paquetes de ayuda es más frecuente en Europa, pero también afecta a empresas como Air Canada.

La pandemia de COVID-19 está revirtiendo un largo proceso de privatización de las principales aerolíneas en varias partes del mundo, pero especialmente en Europa.

Después de que el gobierno portugués retomó el control de TAP , otras aerolíneas europeas han recibido recursos financieros del estado para sobrevivir. La contraparte ha sido un aumento de la participación del gobierno en estas empresas.

El gobierno francés, por ejemplo, inyectó 4.000 millones de euros en el grupo Air France-KLM , que ahora posee el 30% de las acciones de la compañía. Es más del 20% que tiene el gobierno alemán en Lufthansa, pero lejos del 44% que Suecia y Dinamarca empezaron a tener en la aerolínea SAS tras su recapitalización.

Antes de que Francia ayudara a Air France, el gobierno holandés ya había proporcionado recursos financieros para KLM, ampliando su participación en el grupo.

Europa, con un pasado en el que las principales aerolíneas pertenecían al estado, lidera este movimiento pero hay excepciones como en Reino Unido, cuyo gobierno no ha lanzado ningún paquete de rescate, a pesar de la crítica situación de la mayoría de ellas.

Air Canada 737 Max (Boeing)Sin embargo, la participación estatal en las aerolíneas de bandera no se limita a Europa. El gobierno canadiense acaba de cerrar un acuerdo de ayuda de $ 4.7 mil millones para Air Canada después de meses de negociaciones.

A pesar de ser liberal, el gobierno del primer ministro Justin Trudeau acordó salvar a la mayor aerolínea del país, a través de algunas condiciones como la gestión de puestos y la limitación de la compensación anual de sus ejecutivos.

Air Canada también mantendrá pedidos de nuevos aviones Airbus A220-300 (33 unidades) y Boeing 737 MAX (40 aviones). A cambio, el gobierno canadiense poseerá el 6% de las acciones de la empresa.

Pero ninguna iniciativa puede igualar la de Italia, que lanza una nueva aerolínea nacional sobre las cenizas de Alitalia . Se espera que la aerolínea llegue al mercado en la segunda mitad con la ayuda providencial del estado y bajo un nuevo nombre, ITA .

En común, los gobiernos afirman que mantener sus principales aerolíneas es una decisión estratégica para preservar el empleo y toda una cadena económica vinculada al transporte y al turismo.

Fuente: aviacionline.com

Compartir: