La reactivación de los vuelos no disparará la oferta

336
0
Compartir:

19/09/2020 La Nación – Nota – Sup. Comunidad de Negocios – Pag. 6

La vuelta de los viajes
Defina Torres Cabreros

CAPACIDAD

Nuevos protocolos La normalización de las operaciones de las aerolíneas será un proceso gradual que deberá vencer varios obstáculos

Si el 1° de octubre finalmente se concreta la posibilidad anticipada por el Gobierno y los vuelos regulares se reanudan, no se debería esperar sin embargo que la geografía argentina se cubra con la nube de aviones que no tuvo durante los últimos seis meses.

Si bien consideran que la reapertura sería un avance para la recuperación de la actividad, las aerolíneas aseguran que para que puedan volver a ofrecer itinerarios similares a los anteriores a la pandemia deberán darse también otras condiciones. Así, incluso una vez habilitados los vuelos regulares, la oferta no sería mucho más amplia que la que existe hoy, al menos en una primera instancia.

Actualmente la autoridad aeronáutica argentina otorga permisos excepcionales para vuelos, que se fueron incrementando en los últimos meses con la suma progresiva de aerolíneas. Algunas aerolíneas como Air EuropaKLM y Air Fran- ce ya volvieron a solicitar las mismas frecuencias. “El cambio que habría, de reanudarse los servicios regulares, no sería tanto de la cantidad de vuelos, sino de la capacidad que podrían tener las aerolíneas de adaptarse más o menos rápido a la eventual demanda de recuperación, cuando surja”, dice a este medio Felipe Baravalle, director ejecutivo de la Cámara de Compañías Aéreas en Argentina (Jurca).

Para que la reapertura de los cielos sea acompañada de un aumento sustantivo de ofertas de destinos y horarios, debería haber novedades también en los siguientes puntos, que actúan como obstáculos.

Demanda deprimida La cantidad de vuelos que se programen dependerá, fundamentalmente, de la cantidad de pasajeros que prevean las compañías. Esa demanda se ve hoy contenida por varios factores, que van desde el temor de los viajeros a contagiarse de Co- vid-19 en el transporte aéreo a la crisis económica que golpea los bolsillos de los viajeros y las limitaciones objetivas que existen para circular. Por ejemplo, actualmente está prohibido el ingreso de personas que no sean argentinas o residentes del país al territorio, lo que elimina el flujo de turistas extranjeros. Del mismo modo, los argentinos tienen el ingreso vedado o restringido en una larga serie de destinos, por lo que la programación de vuelos directos a esos puntos del globo pierde atractivo.

Cuarentena obligatoria Según Luis Monreal, general manager para la Argentina de la aerolínea alemana Lufthansa, será muy difícil que se pueda llenar un vuelo si los pasajeros deben realizar 14 días de cuarentena obligatoria al llegar al territorio, sobre todo para quienes viajan por motivos de turismo o trabajo. “Si uno abre las restricciones, lógicamente favorece la posibilidad de que el tránsito se estimule, que el pasajero tenga interés y que crezca la cantidad de personas que quieran volar”, sostuvo ayer en una conferencia virtual organizada por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, (IATA).

Poca claridad normativa La aviación comercial es una industria que demanda previsibilidad como elemento esencial para su funcionamiento. Las programaciones se hacen de un año para el otro no solo porque los pasajes suelen venderse con mucha anticipación, sino porque es la manera de coordinar los múltiples actores que intervienen.

La alteración generada por la pandemia de coronavirus, sumada a una multiplicidad de nuevas normas dispuestas por el Gobierno sin la coordinación necesaria entre las partes, generaron, según un abogado especialista en el sector, una “madeja burocrática” que desalienta la programación de vuelos. Según señala, las empresas no tienen claro qué es lo que necesitan para poder operar sin sobresaltos y temen que los retrasos les hagan “vencer” a la tripulación antes de culminar el trayecto. “Con el momento tan delicado que están atravesando las aerolíneas, nadie quiere arriesgarse a programar un vuelo que no salga o se frustre a último momento”, apunta.

Fronteras cerradas

Aun si la Argentina restableciera los vuelos regulares internacionales, habría muchísimos países que no se podrían visitar porque mantienen las fronteras cerradas al turismo en general o con restricciones según la nacionalidad. La Unión Europea, por ejemplo, tiene vedado el ingreso a los argentinos, entre otras nacionalidades. Sin embargo, pueden ingresar aquellos que tengan ciudadanía europea o visa de estudio o trabajo.

Compartir: