Ley Bases: analizan dar de baja la privatización de Aerolíneas Argentinas y peligra Ganancias

85
0
Compartir:

11/06/2024 BAE – Nota – Política – Pag. 11

Daniela Romero @dannnromero

El oficialismo consiguió en labor parlamentaria que el tratamiento se haga por capítulos.
Si bien el Gobierno espera una victoria mañana en el Senado, para conseguirla deberá someter a la Ley Bases a más sacrificios: en otra concesión con alto costo, Aerolíneas Argentinas «es probable» que se corra del listado de privatizaciones, según le confirmaron fuentes parlamentarias del oficialismo a BAE Negocios, y el negociado incluye, además, cuestionamientos sobre Correo Argentino y los medios públicos.

La reversión de la cuarta categoría de Ganancias ya agotó sus posibles cambios y se preparan para que sea rechazada. En este caso, Diputados volverá a insistir con ese punto. A las 18 de ayer, los jefes de bloque y la vicepresidenta Victoria Villarruel tuvieron la reunión de Labor Parlamentaria para fijar las reglas del juego sobre cómo será la votación de la Ley Bases y el paquete fiscal, clave para prever qué alteraciones se pondrán sobre la mesa en el recinto.

La votación en general está asegurada con 38 adhesiones, según se confía el Gobierno, en base al poroteo que calcularon durante el mes de negociación, pero la votación en particular ya hace días venía vacilante y, para salvarla, el oficialismo comenzó a contemplar aceptar más cambios. Uno de ellos el artículo 7, sobre privatizaciones.

Fuentes de Rosada no lo confirman y lo definen como que «no está descartado», mientras que hacen hincapié en que el Gobierno igualmente sostiene su postura sobre privatizar Aerolíneas.

Según pudo saber BAE Negocios, en la reunión de Labor Parlamentaria definieron que para la votación de la Ley Bases habrá 10 oradores por interbloque, que expondrán 10 minutos cada uno. A su vez, los miembros informantes y los jefes de las bancadas contarán con 20 minutos.
Por otro lado, para el paquete fiscal habrá menos expositores, pero contarán la misma cantidad de tiempo. En este caso, serán cinco oradores por espacio.

Finalmente, el oficialismo logró que la votación en particular se dé por capítulos, como fue en Diputados, lo cual les permitirá agilizar la votación. Sin embargo, se prevé que algunos artículos se traten por separado: los que sufrirán modificaciones.

Allí se pondrá sobre la mesa el planteo de las privatizaciones. Todavía queda por determinar si darán lugar a un cuarto intermedio.
Los senadores sureños, especialmente -porque dicen ser los más afectados-, demandaban que se quite a Aerolíneas Argentinas de las empresas a privatizar, que reúne también a Energía Argentina, Radio y Televisión Argentina, e Intercargo SAU, sumadas a las empresas que el Ejecutivo podría concesionar: Agua y Saneamientos Argentinos (AYSA), Correo Argentino, Belgrano Cargas y Logística, Sociedad Operadora Ferroviaria (SOFSE) y Corredores Viales.

Durante el mes que estuvo tratándose en comisiones, el Gobierno pisó firme sobre que la privatización de Aerolíneas era inamovible. Si bien los «dialoguistas» consiguieron más de una corrección, inclusive la subsistencia del régimen especial para patagónicos en Ganancias, finalmente decidieron llevar ese reclamo directamente al recinto, con la carta del rechazo total al artículo 7.

En ese contexto, el pasado fin de semana el vicejefe de Gabinete, José Rolandi, y la secretaria de Planeamiento Estratégico, María Ibarzábal Murphy, activaron las calculadoras y, en otro drástico giro, el Gobierno ve de ceder con Aerolíneas para no perder la privatización de todas las empresas. Sin embargo, es una movida riesgosa, ya que no es la única compañía cuestionada. Los reclamos por Correo Argentinos, AYSA y los medios públicos también forman parte del planteo y el Gobierno teme que, aceptando Aerolíneas, empiecen a caer más.

También está sobre cuerda floja el artículo de facultades delegadas, que sigue haciendo ruido, y todavía asoman reclamos sobre algunos puntos del RIGI, que ya sufrió de modificaciones. Los que el Gobierno decida acordar podrán tener lugar en el recinto por decisión del presidente de la comisión de Legislación General, Bartolomé Abdala, quien además presidirá la sesión cuando el presidente Javier Milei viaje rumbo al G7 y la vicepresidenta Victoria Villarruel tome su lugar.

El destino de todos estos cambios está en manos del presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, quien ahora carga con el objetivo de lograr que los diputados que acompañaron la Ley Bases y el paquete fiscal, insistan con el proyecto original en los cambios no deseados. Allí es donde guarda la última esperanza sobre la reversión de Ganancias, que está al borde de caerse en el Senado.

Los diputados no pueden reescribir el proyecto, solo aceptar o rechazar las modificaciones que provengan del Senado. El Gobierno suma sacrificios en pos de lograr la aprobación de la iniciativa. Francos recibió a Jalil y negocia hasta el último minuto.

Compartir: