Ley ómnibus: el gobierno propone privatizar la TV Pública, Encuentro, Télam, Radio Nacional, Arsat, Correo, DeporTV y Paka Paka

178
0
Compartir:

30/12/2023 vivelaplata.com.ar – Nota

El proyecto de Ley ómnibus que el presidente Javier Milei envió al Congreso incluye la propuesta de privatizar numerosas empresas del sector de las comunicaciones, tal como el dirigente libertario anunció en su campaña electoral y en sus primeros días de gobierno.

Se trata de empresas públicas que van a pasar a ser Sociedades Anónimas con el DNU que comienza a regir este viernes, para luego poder ser privatizadas, si es que el Congreso aprueba el proyecto de Ley ómnibus presentada por el gobierno de Milei.

El lote que Milei busca privatizar en este sector, entre las 41 empresas anunciadas en total, lo encabeza Radio y Televisión Argentina (RTA), que maneja la TV Pública, Radio Naciona l, Radiodifusión Argentina al Exterior (RAE) y el Canal 12 de Trenque Lauquen.

Un detalle que mencionan los especialistas del sector es que el expresidente Carlos Menem quiso privatizar el entonces Canal 7, pero no pudo concretarlo por la enorme resistencia política y social que encontró esa propuesta, pese a que privatizó numerosas empresas públicas en los ’90, como YPF, Aerolíneas Argentinas, Gas del Estado, Segba, el Banco Hipotecario, ENTel, Correo Argentino y los canales 11 y 13 de Buenos Aires, entre otras.

De hecho, recién en 2009 se constituyó RTA, con la Ley de Medios Audiovisuales, que integró en una misma empresa Canal 7 (TV Pública) y Radio Nacional.

Una pregunta que se hacen los especialistas consultados por Clarín es si el Gobierno buscará privatizar Radio Nacional en bloque u ofrecerá cada una de las radios por separado. Es que incluye 49 emisoras que tienen programación propia en cada una de las ciudades donde están alojadas, como por ejemplo Viedma, Ushuaia, Resistencia y La Quiaca.

RTA tiene 2.409 empleados y, tal como adelantó Clarín , su Directorio designó este miércoles a uno de sus directores como presidente de transición, el dirigente radical Javier Monte , hasta que Milei designe por Decreto al presidente y al vicepresidente, que deberían tener un mandato de cuatro años o hasta que la empresa estatal sea privatizada -si se concreta ese proyecto oficial-.

El Correo Argentino es la mayor empresa logística del país, con 1.432 sucursales y 17.658 empleados (a fines del año pasado). Es la única empresa del sector de las comunicaciones que ya fue privatizada durante el gobierno menemista, cuando quedó en manos de Sociedad Macri (Socma). Pero luego fue estatizada por el kirchnerismo y volvería a manos privadas, en caso de aprobarse el proyecto del gobierno de Milei.

El Directorio del Correo designó esta semana como presidente a Camilo Baldini , un hombre cercano a La Cámpora, quien seguirá desempeñándose como su director general ejecutivo, cargo que ocupó en los gobiernos de Cristina Kirchner y Alberto Fernández. Y también designó como vicepresidente del Correo al abogado especializado en comunicaciones Tomás Sutton , uno de los principales colaboradores del ministro de Infraestructura del gobierno de Milei, Guillermo Ferraro.

Contenidos Públicos Sociedad del Estado (CPSE) es otra de las empresas incluidas en el proyecto de Ley ómnibus que el gobierno envió al Congreso para su aprobación. Allí están canales icónicos como Encuentro y Paka Paka , cuya propuesta de privatización seguramente despertará pasiones encontradas.

CPSE tiene 263 empleados. Y también maneja los canales DeporTV, Acua Mayor y Acua Federal, así como el Polo de Producción Audiovisual y las plataformas tecnológicas Contar y Bacua.

La empresa tecnológica Arsat hasta ahora pasó «por debajo del radar en el debate público», según dijeron los especialistas a Clarín , pero cuyo valor de mercado podría ser superior al de las demás empresas del sector de las comunicaciones.

Arsat tiene cuatro segmentos: el satelital, con la estación terrena de Benavidez, que tiene en órbita los satélites geoestacionarios Arsat 1 y 2; la Red Federal de Fibra Óptica, con más de 35.000 kilómetros de red troncal; la Televisión Digital Terrestre, que tiene 102 torres en funcionamiento, que cubren el 90% del país; y el data center, que es uno de los más potentes de América latina. Además tiene asignadas frecuencias 3G, 4G y 5G del espectro radioeléctrico, de enorme valor económico pero que nunca utilizó.

En la actualidad, el proyecto clave de inversión de Arsat es la construcción del satélite SG1 , el tercer satélite de comunicaciones, que tiene un crédito otorgado de la Corporación Andina de Fomento (CAF), por US$ 240 millones y se preveía lanzar en el primer trimestre de 2025, hasta que asumió el gobierno de Milei.

El gobierno de Milei también propone privatizar otras empresas del sector de las comunicaciones, como Télam.
La agencia de noticias estuvo esta semana en el centro de las polémicas, luego de que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich , dijera que tenía «más de mil» empleados, mientras que «Reuters, la empresa más grande que todavía subsiste como agencia, tiene 200 trabajadores en el mundo entero».

Ese dato era erróneo, ya que Reuters tiene 2.500 empleados y Télam 810, sostuvo Chequeado. Pero además, la ministra Bullrich planteó que «hoy la agencia es Twitter. Las noticias se dan por Twitter. Twitter es mucho más importante que tener una agencia».

El Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) le respondió a Bullrich. Y aseguró que sus dichos demuestran «un preocupante desconocimiento de la funcionaria respecto de la realidad de los medios, como también del trabajo de los periodistas como factor clave para el acceso a la información de calidad que requiere una democracia republicana y transparente».

Además, el gobierno propuso en su proyecto de Ley ómnibus privatizar otras empresas del sector de las comunicaciones, como el estudio de cine Animar/Mocap (que se vio envuelto en fuertes polémicas y procesos judiciales cuando compró sus equipos el exministro Julio De Vido), Vehículo Espacial Nueva Generación, Educ.ar, Contar, Radio de la Universidad Nacional del Litoral y el Servicio de Radio y Televisión de la Universidad de Córdoba.

Estas privatizaciones toman el modelo de la Ley de Reforma del Estado, que aprobó el Congreso en 1989, cuando declaró «sujetas a privatización» numerosas empresas públicas, como la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTel), el Correo Argentino y los canales 11 y 13 de Buenos Aires, entre otras del sector, que se privatizaron pocos meses después, mediante un acuerdo entre los principales bloques parlamentarios.

Habrá que ver si el presidente Milei logra un acuerdo similar, para poder avanzar con su proyecto de Ley ómnibus para privatizar las empresas públicas, entre las que se destacan varias del sector de las comunicaciones.

Compartir: