Los buitres se ilusionan con YPF

49
0
Compartir:

29/05/2024 Página 12 – Nota – Economía – Pág. dieciséis

En el juicio por la nacionalización de la petrolera

La jueza les concedió acceder a información para incorporar la figura de alter ego entre YPF, el Banco Central y Argentina.
El fondo buitre Burford, que lleva adelante una demanda contra la República Argentina en Estados Unidos por la forma en que se nacionalizó YPF en 2012, logró ayer un avance en su insistencia por embargar bienes soberanos y asegurarse el cobro de los 16 mil millones de dólares que Argentina deberá pagar si el juicio quedara en sentencia firme. Durante una audiencia llevada a cabo ayer en tribunales neoyorquinos, la jueza Loretta Preska concedió varios pedidos de información de los demandantes y abrió la puerta a considerar que YPF y el Banco Central puedan ser alter ego de la República para poder acceder a sus activos como forma de pago.

La jueza Preska, que sucede a Thomas Griesa en los tribunales de Nueva York, permitió a Burford avanzar en la indagación para demostrar si existe la figura de alter ego entre la República Argentina e YPF y el Banco Central. Respondiendo a un pedido del demandante, solicitó que la República otorgara hasta dos años de información en registros que puedan aportar a este argumento, al que el país se negaba.

Este es apenas un paso en una carrera de obstáculos que el fondo buitre debe superar para poder embargar bienes del país.
Los demandantes habían solicitado originalmente que Preska obligara a YPF, BCRA Aerolíneas Argentinas, Empresa Argentina de Soluciones Satelitales (Arsat), Banco de la Nación Argentina (BNA) y Energía Argentina Sociedad Anónima (Enarsa) a otorgar hasta cuatro años de registros para obtener pruebas de que las empresas son «alter ego» de la República. Preska redujo el pedido de cuatro a dos años y se limitó a las dos primeras entidades.

La incorporación de «alter ego» es parte de la estrategia ofensiva de los demandantes para asegurarse el cobro de una fianza por el monto total del juicio hasta que quede en sentencia firme (así se estila en Estados Unidos). En esa misma línea, la jueza permitió a los demandantes examinar los últimos dos años de registros financieros de cuentas bancarias diplomáticas militares y consulares de Argentina que no están ni en el país ni en Estados Unidos. Argentina ya proporcionó información sobre bienes raíces y «bienes muebles» utilizados para asuntos diplomáticos, militares y consulares, pero los buitres van por las financieras.

Limitantes para embargar Si Burford llegara a conseguir que la jueza y la Cámara de apelaciones coincidan con la interpretación de la figura de alter ego, aún deberá encontrar algún bien posible de embargar. Es que la capacidad de los demandantes se encuentra restringida gracias a la inmunidad de ejecución que da el Foreign Sovereign Immunities Act (FSIA).

De acuerdo a la ley, los demandantes sólo pueden embargar bienes que cumplan tres requisitos: el Estado mismo es su dueño; el bien se usa para una actividad comercial en Estados Unidos; y es o fue un bien usado para la actividad comercial en que se basa el reclamo. «Las tres condiciones sumadas representan un obstáculo muy grande para los demandantes. Por supuesto, eso no significa que no lo vayan a intentar igual. O que lo intenten simplemente como estrategia de hostigamiento, aun sabiendo que el embargo no puede prosperar», explicaba el abogado y ex subprocurador del Tesoro Sebastián Soler en su cuenta de X.

Loretta Preska, jueza del distrito sur de Nueva York. La incorporación de alter ego es para asegurarse el cobro de una fianza por el monto total del juicio hasta que quede en sentencia firme.

Compartir: