Los kelpers contratan aviones en Chile para vuelos humanitarios

107
0
Compartir:

03/03/2022 Clarín – Nota – El País – Pag. 20

EL DEBATE POR LAS CONEXIONES AÉREAS DE MALVINAS
Natasha Niebieskikwiat

La invasión de Rusia a Ucrania subió la temperatura del conflicto de soberanía de las Malvinas porque en estas horas y, en el año del 40 aniversario de la guerra anglo argentina, se vuelve a debatir sobre la integridad territorial aplicada a uno y otro conflicto.
Lo cierto es que, al calor de estos hechos se empezaron a producir otros, ahora en el terreno de las comunicaciones aéreas de las islas con Sudamérica. Ocurre que el Gobierno isleño anunció el lunes -por la llamada Falklands Radio- que el 19 de marzo un avión charteado hará un vuelo humanitario desde Santiago de Chile a Mount Pleasant, con escala en Punta Arenas, y volverá el 9 de abril. Posiblemente sea con Latam.

El martes, la Cancillería le reclamó al Reino Unido que restableciera la conexión aérea con las Malvinas, suspendida desde marzo de 2020, cuando muchos vuelos y aeropuertos en el mundo cerraron con la excusa de evitar la expansión del coronavirus.
Hoy la mayoría están normalizados, menos en Malvinas.
En un comunicado emitido desde la cartera de Santiago Cafiero se solicitó que volviera a funcionar «el servicio regular directo» con Punta Arenas, en Chile, con dos escalas mensuales en Río Gallegos, en la provincia de Santa Cruz, vuelos frecuentes antes del servicio. Para el Gobierno, en tiempos de «normalización de los servicios aéreos», es «necesario y oportuna» la reanudación de estos vuelos.

«Habiendo transcurrido ya casi dos años desde la suspensión del mencionado servicio regular, y en un contexto internacional donde se han normalizado los servicios aéreos, el Gobierno argentino considera necesaria y oportuna la reanudación del mencionado servicio aéreo regular, que permitiría atender tanto las necesidades de los habitantes de las islas como la de los habitantes del territorio continental, en especial, la de los familiares de visitar las tumbas de sus seres queridos caídos en el conflicto», especificó el texto de Cancillería.

En realidad son dos los vuelos que había hasta que en 2020 el Gobierno isleño decidió suspenderlos. Uno el que se menciona aquí desde y hasta Chile, vigente desde 1999, y otro desde San Pablo a las Islas todos los miércoles, con escala mensual en la ciudad de Córdoba y que se había establecido sobre el final del gobierno de Mauricio Macri. Estos vuelos, Brasil y Chile los tienen consensuados con Argentina.

Lo cierto es que esta es la primera vez que el Gobierno manifiesta abiertamente que se re impongan esos viajes cuando hasta hace poco lo que ofrecía la Argentina eran unos vuelos humanitarios hasta que volvieran a funcionar los vuelos regulares desde y hacia las islas, pero que esos charters especiales fueran operados por Aerolíneas Argentinas e hicieran escala en Ushuaia.

Las islas se niegan a que haya aviones de bandera nacional en Malvinas y a cualquier insignia que identifique al Estado argentino con el que sólo aceptarían contactos como vecinos.

Lo curioso es cómo se produjo la comunicación de este vuelo humanitario para el 19 de marzo. Según pudo saber Clarín desde Cancillería, el Gobierno pidió que se regularicen los vuelos desde Chile a través del embajador argentino en Londres, Javier Figueroa.

Y fue el viernes pasado. Los isleños después comunicaron el vuelo humanitario este martes sin informárselo previamente a la Argentina.
En realidad lo tenía que hacer Londres.
Otro elemento curioso es que varias veces en las páginas de Latam se anunció la venta de pasaje para los vuelos desde San Pablo, para febrero, para marzo para abril. Varias veces la empresa y los isleños dijeron después que era un «error de sistema».

En Buenos Aires señalaron que si bien la reanudación de esos vuelos se produzca «pronto», es muy probable que estén demorando su reanudación hasta después de que pasen las «emociones» de los 40 años de la guerra. Esas versiones dicen que así evitarían que los periodistas y turistas puedan viajar hasta allí entre el 2 de abril y el 14 de junio de este año.
Otras fuentes en las islas lo desmintieron eso y señalaron tal vez «los políticos (locales) simplemente tienen miedo de que los culpen si cualquier disminución de las regulaciones de Covid causa una propagación que significa que el hospital esté abrumado, o si hay muertes.»

Compartir: