Motosierra, capítulo II: nueva etapa del «plan maestro» de achique del Estado

85
0
Compartir:

18/01/2024 Ambito Financiero – Nota – Política – Pag. 13

GREMIOS TEMEN DESPIDOS DE HASTA UN 35% DEL PERSONAL

Mariano Martín

Ayer el secretario Armando Guibert reunió a segundas líneas de todos los ministerios para instruirlos en pautas para eliminar y fusionar áreas. Se trata de la segunda etapa de la iniciativa de Milei.

El plan motosierra en la administración pública dio ayer su segundo paso. Una reunión en la Casa Rosada convocada por la Jefatura de Gabinete congregó a secretarios y subsecretarios para instruirlos en pautas para la eliminación y fusión de áreas administrativas en todos los ministerios a fin de producir ahorros presupuestarios y reducción de estructuras no críticas.

El programa fue expuesto por el secretario de Transformación del Estado y la Función Pública, Armando Guibert, el mismo que la semana pasada ordenó cortar todas las horas extras del personal estatal, quien le dio plazo hasta el 9 de febrero a cada área para presentar su nuevo esquema de organigrama jibarizado.

El planteo no precisa un porcentaje de achique aunque demanda la «supresión y/o fusión de unidades organizativas que no aporten valor en cuanto a la producción de bienes, servicios y regulaciones». Ayer la nota de Guibert -exfuncionario de Carlos Menem- circuló entre las juntas internas y seccionales de los sindicatos del Estado y causó alarma.

Desde esas organizaciones dijeron temer que el plan derive en despidos del 25% al 35% de la plantilla de personal de cada área.
El eje central de la nota es el que establece una premisa que guiará la eliminación de áreas. El punto «D» ordena que «la cantidad de unidades organizativas de cada jurisdicción de nivel inferior a Subsecretaría deberá respetar una relación similar al 70% de unidades sustantivas y 30% de unidades de apoyo, incluyendo en éstas últimas a las unidades organizativas de control interno».

Las «unidades sustantivas» de cada repartición son las que abordan la problemática puntual de esa área, y las «de apoyo» son las de carácter transversal que funcionan en cualquier oficina como las de «administración», «sistemas», «legales», «relaciones institucionales» o de «informática».

Para el equipo de Guibert la acumulación cronológica de capas de gestiones multiplicó áreas que superponen sus incumbencias y resultan eventualmente redundantes además de no focalizar en la temática propia de la repartición. En términos de la jerga administrativa, a cada «raviol» (área) se le superpusieron otros cuya proliferación, dice el nuevo equipo, propende a la ralentización y burocratización de procesos.

Unidades «Las acciones de cada Dirección Nacional, General, de Primer Nivel Operativo o Unidad Orgánica equivalente deberán agruparse en base a la responsabilidad primaria que le ha sido asignada y desagregarse en función de los objetivos de la Secretaría o Subsecretaría de la que depende. Al interior de cada jurisdicción, la responsabilidad primaria de cada unidad no podrá superponerse ni repetirse en relación a la de otra, aplicándose el principio de exclusividad en el ejercicio de responsabilidad de cada unidad orgánica. Cada unidad organizativa deberá comprender entre 5 y 10 acciones descriptivas de las responsabilidades asignadas», añade la nota.

También demanda la «estandarización y centralización de las áreas de apoyo y servicios compartidos» como «gestión presupuestaria, financiera, de compras y contrataciones, contabilidad, tesorería, recursos humanos, servicio jurídico, tecnología y servicios generales» entre otras.

El texto enviado a todos los ministerios destaca que «cada jurisdicción deberá presentar hasta el 9 de febrero de 2024 la propuesta de optimización de su estructura organizativa, la que deberá estar orientada por criterios de optimización, reducción y mejora de la eficacia y eficiencia de las organizaciones públicas, conforme a parámetros de diferenciación, integración e interdependencia jerárquica, funcional y presupuestaria, evitando la superposición de tareas y facilitando la coordinación interna y la implementación de los objetivos de gobierno».
Recorte Para el Gobierno se trata de la segunda etapa del plan de reducción del Estado, que arrancó con el recorte de ministerios de 18 a 9; de secretarías, de 106 a 54, y de subsecretarías, de 182 a 140.

Una de las primeras reacciones a la nota provino de la Junta Interna de la Asociación de Trabajadores del Estado en la cartera de Trabajo.
Bajo el título «Instrucciones para el desguace del Estado», la delegación advierte que «bajo los eufemismos de ?transformación?, ?racionalidad administrativa? y eficiencia, el Gobierno nacional se propone un brutal desguace del Estado, dentro del cual los despidos 2023 fueron sólo un primer paso».

«El momento de defendernos es ahora. Ante la evidencia del ataque que se prepara contra las y los trabajadores del Estado, desde nuestra representación gremial reafirmamos la necesidad imperiosa de redoblar los esfuerzos colectivos para frenar estas políticas», señala la Junta Interna, al tiempo que llama a los trabajadores a participar del paro nacional de 12 horas el miércoles que viene y la movilización al Congreso de la CGT y las dos versiones de la CTA

El planteo no precisa un porcentaje de achique, aunque demanda «supresión y/o fusión de unidades organizativas».

AVANCE. Armando Guibert, actual secretario de Transformación del Estado y exfuncionario de Carlos Menem, fue el encargado de bajar la segunda etapa del plan de recorte a los organismos y dependencias públicas.

Compartir: