Norwegian: la confianza de los financieros llega a lo más bajo

275
0
Compartir:

VALORAN A LA AEROLÍNEA A UN NIVEL MÁS BAJO QUE NUNCA

Tasan a la low cost en menos de 450 millones de euros, tras la crisis del 737 Max y su incapacidad para aumentar la ocupación
Sus últimas pérdidas trimestrales alcanzaron los 1,7 millones de euros al día, ante cuatro motivos sobre todo.

La desconfianza del mundo financiero sobre el provenir de Norwegian Air Shuttle lleva varios días en su nivel más bajo que ha estado en los últimos años. Las acciones de la aerolínea noruega, que en mayo de 2018 se intercambiaban por más de 30 dólares, han bajado en los pasados días la cota de los 4 dólares, pasando a tasar a la low cost en menos de 450 millones de euros, tras la crisis del 737 Max y su incapacidad para aumentar la ocupación de sus aviones.

Norwegian Air anunció que transportó en mayo a 3.362.413 pasajeros, 59.047 menos que en el mismo mes del año anterior. En términos unitarios, tanto el tráfico global (medido éste en PKT, véase glosario al pie de esta nota) como la capacidad ofertada (medida ésta en AKO) aumentaron en un 4 por ciento, pero la ocupación media resultante fue del 86,1 por ciento, lo que supuso un nuevo descenso de 0,4 puntos porcentuales (Norwegian presume de más ingresos con menos pasajeros).

“Con 18 aviones Boeing 737 MAX en tierra, hemos transportado menos pasajeros este mayo que en el mismo mes del año pasado. Sin embargo, nuestros pasajeros viajan distancias más largas y vemos un mayor ingreso unitario. Tras un periodo de expansión y de grandes inversiones, los datos muestran que nuestro crecimiento está desacelerando, en línea con nuestra estrategia de pasar del crecimiento a la rentabilidad. También me complace ver que nuestro índice de puntualidad está mejorando”, ha declarado el fundador y consejero delegado de Norwegian, Bjørn Kjos (Norwegian: Bjorn Kjos designa a su delfín, Geir Karlsen).

El decrecimiento del 2% de Norwegian en mayo contrasta con el experimentado por Ryanair, que incrementó en un 8% el número de pasajeros el mes pasado, hasta los 13,5 millones. En los cinco primeros meses Norwegian transportó a 14,62 millones de pasajeros, lo que supone un incremento del 4,8% en relación al mismo periodo de 2018, con una ocupación media del 83,2%.

Norwegian había anunciado unas pérdidas netas de 155 millones de euros en el primer trimestre de 2019. Unas cifras que multiplican por 31 el resultado negativo de 5 millones de euros del mismo período de hace un año, según el balance publicado por la aerolínea.  La pérdida neta de explotación (ebit) se redujo un 34 % interanual hasta los 152 millones de euros. El beneficio antes de intereses, impuestos, depreciación, amortización y alquileres (ebitdar) ascendió a 9 millones de euros, frente a una pérdida de 92 millones de euros de hace un año (Norwegian pierde 155 millones en el primer trimestre).

Ello supuso unas pérdidas que alcanzan los 1,7 millones de euros al día, ante cuatro motivos sobre todo como fueron que, en primer lugar, sus B787 fueron de los más afectados por los problemas con los motores Rolls Royce; en segundo lugar, un avión estuvo aterrizado fuera de uso en un aeropuerto de Irán, por una avería que no se pudo resolver rápidamente debido a que existe embargo de tecnología con ese país; en tercer lugar, que toda su flota de aviones 737 Max ha tenido que quedar en tierra debido a que el avión sufrió dos siniestros, y en cuarto, que el petróleo vuelve a subir (Norwegian pierde 1,7 millones al día).

No obstante, el aumento creciente de compraventa de acciones de Norwegian y el desplome de la cotización que deja en menos de 500 millones su valor bursátil hace presagiar a los analistas que la ‘low cost’ noruega puede ser objeto de opa en las próximas fechas. Afirman que desde principios de años se ha producido un fragor bursátil en la negociación de los títulos de Norwegian. Unos movimientos inusuales que pueden esconder un movimiento corporativo inminente, tal y como señaló Expansión.

Según fuentes del mercado, los inversores están tomando posiciones en Norwegian ante el runrún de una opa que pone en el foco al hólding de British Airways e Iberia y a la alemana Lufthansa, los dos candidatos que mostraron oficialmente su interés por la noruega a lo largo de 2018. Los registros de Bloomberg muestran un frenesí en la negociación de los títulos de Norwegian desde mediados de enero, con subidas y bajadas constantes, y picos de entre cinco y siete millones de acciones intercambiadas en algunas jornadas. (Norwegian: el mercado huele una opa de forma inminente).

Compartir: