Obras sociales: No pagan 20, pero le prometen 110 y la CGT acepta

361
0
Compartir:

La CGT sabe que el Gobierno no cumplirá con la deuda de $20 mil millones a las obras sociales, pero se deja seducir con 110 mil millones para 2023. Los motivos.

21 de diciembre 2022 – 08:49 – urgente24.com

La CGT sabe que a esta altura del año, el Gobierno no cumplirá con su promesa de saldar una deuda por $20 mil millones con las obras sociales sindicales antes de que termine 2022, sin embargo se deja seducir con $110 millones para el año que entra.

Se trata de un fondo de cobertura para los tratamientos por discapacidad que Alberto Fernández y el ministro de Economía, Sergio Massa, habían asegurado que el Tesoro desembolsaría a favor de sus prestadoras de salud.

Pese al incumplimiento (y no es el único), los gremialistas apaciguaron los ánimos a la espera de mayores desembolsos en 2023. Sus expectativas no tienen mucha garantía, dada la experiencia, pero si muchos más millones en vilo.

A saber: en 2021 el Presidente comprometió en persona que el Tesoro desembolsaría $11.400 millones de los cuales apenas liquidó algo más de $6.000 millones, en tanto que para este año avisó que distribuiría en el último cuatrimestre un total de $24 mil millones en cuatro pagos iguales de 6.000 millones cada uno. Apenas repartió $4.000 millones, según confirmaron, según informó el diario ‘Ambito Financiero’, en la CGT y en los órganos de Salud encargados del ítem financiero.

Según publicó el sitio bonaerense ‘En Orsai’, en el año 2021 el Gobierno de la Nación incumplió el presupuesto con una diferencia aproximada de 4 mil millones de pesos.

Entonces, ¿por qué eligieron no romper en lugar de amagar con una protesta para forzar al Gobierno a ejecutar el desembolso?

Desde la propia CGT admitieron la respuesta: fue por una nueva promesa de fondos plasmada en el Presupuesto 2023 pero de incierta ejecución. Son $148 mil millones que Sergio Massa reservó en el capítulo sobre «obligaciones del Tesoro» con el alegado propósito de «brindar asistencia financiera a distintas áreas de los sectores público y privado» así como la atención de «obligaciones emergentes de compromisos con organismos provinciales, nacionales e internacionales».

Si bien el monto aparece en el plan financiero del Ejecutivo para el año que viene, el ministro de Economía les aclaró a los sindicalistas que para sus prestadoras la reserva será algo menor, de $110 mil millones.

Ese monto es el que calculan en el sindicalismo que demandará en 2023 atender uno de los ítems cuyo costo más creció en los últimos años y que terminó por agotar los recursos del Fondo Solidario de Redistribución (FSR), y cuyos reclamos llegaron este año se hicieron sentir: los servicios de transporte y educación para los afiliados discapacitados.

Pero no es el único motivo de la CGT para no alzarse contra los incumplimientos oficiales; pues, el ministro Sergio Massa les habría dicho a los gremialistas que en las próximas semanas impulsará un decreto para crear un nuevo fondo de asistencia a las obras sociales frente al costo de tratamientos, remedios y prestaciones de altísimo costo que en la actualidad pueden por sí solas desfinanciar a una prestadora.

Esa iniciativa de hecho figuraba en uno de los artículos del Presupuesto que la oposición vetó. De ahí que Sergio Massa les anunciara que buscaría formar ese fondo mediante un decreto de necesidad y urgencia (DNU).

El objetivo principal es cubrir los costos desmedidos de remedios que rondan los 2 millones de pesos y garantizar el uso de recursos del Tesoro nacional para la inversión del presupuesto pactado en octubre

Además, la relación entre la central sindical y el equipo económico está mediada por el crecimiento de la figura de Sergio Massa en el Frente de Todos, lo que conlleva la posibilidad concreta de que termine siendo su candidato presidencial.

«A Fernández no le da el piné para reelegir. Wado está haciendo un buen trabajo, pero el que pinta mejor es Sergio, si es que la economía mejora«, resumió en voz baja un experimentado miembro de la cúpula cegetista al diario ‘La Nación’. «Si saca el barco a flote, el candidato es Massa», concluyen desde otra terminal gremial.

Por ello, no lo quieren en contra, más allá de que mantienen un buena relación, al menos con los «gordos» de los grandes sindicatos de servicios, los «independientes» de vínculo constante con el poder político y el sector de Luis Barrionuevo.

Vale recalcar que la CGT entró desde hace varias semanas en una suerte de calma autoforzada que la corrió de cualquier debate por el bono de fin de año, que terminó en $24.000 por única vez y a un universo limitado de trabajadores, muy por debajo de los planteos del kirchnerismo y del sector sindical que lidera Pablo Moyano.

Por último, y según el mencionado sitio bonaerense, en la negociación con Sergio Massa también se trató un artículo que establece modificaciones en el pago del impuesto a las Ganancias. Los trabajadores sindicales estarán exentos del pago de este impuesto en sus aguinaldos y en los adicionales por viáticos en el sector de viajes a larga distancia.

Compartir: