Petri ordena nuevo despliegue para control de Atlántico Sur

105
0
Compartir:

15/01/2024 Ambito Financiero – Nota – Política – Pag. 10
Edgardo Aguilera

El ministro de Defensa Luis Petri supervisará la zarpada de un buque de la Armada para una nueva misión de control en el Atlántico Sur. En la Base Naval de Mar del Plata, Petri -junto al jefe del Estado Mayor Conjunto, brigadier general Xavier Isaac, el subjefe, contralmirante Marcelo Dalle Nogare, el jefe de la Armada, contralmirante Carlos Allievi y el comandante Conjunto Marítimo, capitán de navío Rodolfo Berazay Martínez-, dará hoy la orden de despliegue al patrullero oceánico ARA «Almirante Cordero».

Es una operación que se extiende por meses en aguas australes y rotan en la tarea cuatro navíos de la División Patrullado Marítimo además de aeronaves de la Aviación Naval. La vigilancia y control permanente del espacio oceánico y fluvial es responsabilidad del Comando Conjunto Marítimo (COCM) creado en 2021 bajo la órbita del Estado Mayor Conjunto.

El COCM interviene, además, en tareas de búsqueda y rescate y, supervisa el tránsito marítimo en la zona del Atlántico Sudoccidental y Austral, hacia y desde las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur.

La época de mayor actividad pesquera en el Atlántico Sur es entre los meses de noviembre y marzo. El buque navegará hacia Ushuaia y arribará al puerto fueguino el 22 de enero. En la travesía tiene previsto controlar pesqueros extranjeros que se posicionan adyacentes a la milla 200 y disuadir las incursiones en aguas argentinas en conjunto con medios de la Prefectura. El viernes pasado se habilitó la zafra de calamar a la flota potera nacional en la zona marítima del paralelo 44°sur donde según comunicaciones radiales las primeras capturas fueron de 10 toneladas por noche.

El dato siempre llega a oídos de los pesqueros foráneos la mayoría de China, España, Corea, Taiwán y Portugal que buscan situarse en alta mar próximos al área de los lances de los nacionales. La flota extranjera que opera fuera de la Milla 200, en tanto se mantenga fuera de la milla no resultaría una pesca ilegal, pero sí no reglamentada, no declarada y sin cumplimiento de las normativas nacionales.

Se la denomina pesca ilegal no declarada y no regulada (INDNR) pero como ocurre en alta mar no hay instrumento jurídico que avale acciones coercitivas para impedirlo, aunque la comunidad internacional busca soluciones de consenso.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, más conocida como FAO es la impulsora de iniciativas destinadas al control de la pesca INDNR porque perjudica la seguridad alimentaria global y la conservación de las pesquerías.
Vigilancia El patrullero Almirante Cordero tiene casco reforzado para navegar en aguas polares, capacidad incluida a pedido de la Armada.

La modificación permite navegar en aguas subantárticas en tareas de observación e inspección de buques dedicados a la investigación científica o a la pesca dentro de la zona marítima regulada por la Convención de Conservación de Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA). Actividades de injerencia de la Secretaría de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur a través de la Dirección Nacional del Antártico (DNA) de la cancillería, oficina a cargo de Paola Di Chiaro.

Es un área sensible de aguas próximas a las islas Georgias del Sur donde se captura merluza negra, especie de alto valor en el mercado internacional.
Los patrulleros oceánicos necesitan completar la capacidad de vigilancia de diseño, están dotados de cubierta de vuelo y hangar, pero no cuentan con helicóptero embarcado.

La Aviación Naval tras un análisis y estudio elevado a Defensa sobre los aparatos posibles consideró al Leonardo AW109 como el único modelo que cumplía los requerimientos operativos. Una determinante fue la dimensión reducida del hangar y el AW109 entra holgado en el alojamiento del navío. El exministro Jorge Taiana firmó una carta de intención con el grupo italiano Leonardo por 8 máquinas.

La asunción del gobierno de LLA trabó otra incorporación ya resuelta y con fondos asignados, se trata de 4 aviones de exploración P-3 Orion adquiridos a Noruega con autonomía para controlar en un solo vuelo casi todo el litoral del país. Falta saldar la cuota anticipo para recibir el primer ejemplar, alistado y en espera con la matrícula argentina 6-P-57.

Compartir: