Rusia: aviones nuevos con motores hechos de descartes

25
0
Compartir:

LAS SANCIONES ESTÁN BLOQUEANDO LA INDUSTRIA AERONÁUTICA

El asunto es tan complejo que ha llevado a las autoridades rusas a estudiar cómo deben redactarse los documentos de aeronavegabilidad. El país dice estar trabajando en un motor nuevo, el PD-8, que no lleva componentes importados, pero no estará listo hasta entrado el año que viene.

Actualizado 24 noviembre, 2022 || Por R. P.
La aerolínea rusa Azimuth acaba de recibir un avión nuevo, un SSJ Sukhoi 100, que tiene una particularidad insólita: sus motores son de segunda categoría o, lo que es lo mismo, están hechos a partir de repuestos de motores antiguos, porque el país no tiene acceso en Occidente a motores nuevos. La noticia, publicada por el periódico Kommersant, apunta que este caso es, probablemente, el primero de una tendencia inevitable.

Al parecer, Rusia ha creado una base de materiales en la que se recuperan todas las partes de motores de avión que tenía el país. Con esas partes, algunos puros repuestos, otras procedentes de piezas sin uso, se están haciendo motores para los aviones que salen de las líneas de montaje. Los motores pueden estar en buenas condiciones para volar, pero en cualquier cosa genera una lucha por esos repuestos que tampoco abundan. Los expertos, además, temen que si los repuestos se usan para motores nuevos, no habrá piezas para resolver las averías que pudieran producirse.

El asunto es tan complejo que ha llevado a las autoridades rusas a estudiar cómo deben redactarse los documentos de aeronavegabilidad, porque un motor hecho de saldos es una realidad desconocida hasta ahora.

Rusia equipaba sus aviones SSJ con motores SaM146, pero desde febrero de este año, cuando se produjo la invasión de Ucrania y Occidente aplicó sanciones, no ha salido ni una nueva unidad de la fábrica, dado que lleva componentes importados. Además, varios motores de aviones que Rusia había enviado a Francia para trabajos de mantenimiento no se han devuelto, lo que agrava la crisis.

El país dice estar trabajando en un motor nuevo, el PD-8, que no lleva componentes importados, pero no estará listo hasta entrado el año que viene.

Los aviones SSJ son de los pocos que vuelan a Occidente porque son propiedad rusa y no se pueden embargar.

Compartir: