A quién culpar por el caos de las cancelaciones de las aerolíneas

139
0
Compartir:

06/01/2022 CNNespanol.cnn.com – Nota

Nueva York (CNN Business)–  El aumento de los casos de covid-19 y las fuertes tormentas invernales hicieron que la temporada de viajes fuera pésima para cientos de miles de pasajeros de aerolíneas que quedaron varados. Pero los recortes de personal de las aerolíneas también fueron culpables de los 20.000 vuelos estadounidenses cancelados en las últimas dos semanas.

Las aerolíneas se adentraron en el periodo de mayor actividad de viajes de los últimos dos años con un número de empleados significativamente menor que el que tenían antes de que iniciara la pandemia a principios de 2020.
Eso hizo que el personal se estirara demasiado y dejó a las aerolíneas incapaces de ajustarse cuando un gran número de empleados dio positivo al covid-19 y el mal tiempo invernal afectó a los principales aeropuertos, desde Denver a Washington.

Así que no debería haber sido una sorpresa que los viajes hayan tenido complicaciones esta temporada de vacaciones. De hecho, algunos expertos del sector lo predijeron.

«Es cierto que la ola de ómicron fue una sorpresa. Sin embargo, se agravó por no haber planificado ningún contratiempo, ya sea meteorológico o vírico», dijo Dennis Tajer, piloto de 737 de American Airlines y portavoz de la Allied Pilots Association, el sindicato de la mayor aerolínea del país. «En resumen, la dirección vendió pasajes que no podía cumplir sin constreñimiento. No parece que hayan puesto a prueba su plan de operaciones».

Todas las aerolíneas dijeron que estaban haciendo todo lo posible para acomodar a los pasajeros ante los problemas generalizados. Muchos de los vuelos se cancelaron con anticipación para avisar con el mayor tiempo posible a los pasajeros. Por ejemplo, ya se han cancelado casi 300 vuelos estadounidenses previstos inicialmente para el miércoles. Y todas las aerolíneas dicen que están haciendo lo posible por contratar el personal necesario para no tener problemas en el futuro.

Pero estos problemas generalizados son cada vez más frecuentes, y los empleados de las aerolíneas se quejan de que están al límite por las difíciles condiciones de trabajo.

Cómo recortan personal las aerolíneas
Las aerolíneas acordaron al principio de la pandemia que no despedirían involuntariamente al personal a cambio de US$ 54.000 millones de ayuda federal. Sin embargo, las cuatro principales compañías aéreas respondieron a las pérdidas masivas que provocó la caída de la demanda de viajes aéreos ofreciendo bajas indemnizadas voluntarias y planes de jubilación anticipada para el personal. Esto redujo el número de empleados de las aerolíneas en miles.

Las aerolíneas se alegraron cuando lograron pasar la semana de Acción de Gracias con un índice de cancelaciones muy bajo. Pero al día siguiente de Acción de Gracias, el mundo conoció la variante ómicron, que causaría estragos en los niveles de personal a finales de año.

Y es un problema que no desaparecerá, ni siquiera cuando la nieve deje de caer y los viajeros navideños acaben llegando a casa.
«La verdadera tormenta es ómicron, que podría alcanzar su punto máximo a finales de enero. Las tormentas de nieve son problemas menores en comparación», dijo Brian Kelly, fundador y CEO de The Points Guy, un sitio de viajes de aerolíneas.

Kelly dijo que, independientemente de los preparativos que hicieran las aerolíneas, el aumento de casos de covid provocado por la muy contagiosa variante ómicron iba a causar problemas.
«Nadie podía haber previsto ómicron. Es la bola curva de las bolas curvas», dijo. «Aplaudo a la industria por haber intentado planificar todo lo posible».

Pero Kelly dijo que también está claro que las aerolíneas recortaron demasiado el personal en 2020.
«Estamos en un punto de quiebre», dijo Kelly. «Donde estamos hoy no es sostenible. Necesitan contratar más, para tener más personal al que recurrir».

Todas las aerolíneas afirman que están contratando, pero con las normas y reglamentos de certificación, se tarda mucho más en contratar nuevo personal que en el caso de otros empleadores, en algunos casos un año o más. Y dada la incertidumbre sobre el regreso del tráfico de pasajeros, las aerolíneas aún no han recuperado los niveles de empleo anteriores a la pandemia.

Las plantillas de las cuatro principales aerolíneas que manejan una abrumadora mayoría de pasajeros en Estados Unidos, American, Delta, United y Southwest, se redujeron entre un 10% y un 11% a 30 de septiembre, en comparación con la situación del 31 de diciembre de 2019.

Decisión deliberada de recortar personal
Parte de esa reducción de personal se debió a una decisión deliberada de las aerolíneas, que durante años se han esforzado por ofrecer más vuelos, y transportar más pasajeros, con un número reducido de empleados.
«Tuvimos 20.000 bajas», dijo el CEO de Delta, Ed Bastian, en una presentación a los inversores en diciembre. Y aunque hasta ahora la aerolínea solo ha cubierto 9.000 de esas vacantes, «nuestra plantilla está exactamente donde quiero que esté», dijo. Las contrataciones adicionales se producirán cuando la compañía intente ampliar su capacidad más allá de donde estaba antes de la pandemia.

Aunque las aerolíneas afirman que están recibiendo los candidatos que necesitan para cubrir los puestos, también admiten que reciben menos solicitantes por vacante que en el pasado. E incluso parte del personal que se tomó una licencia no remunerada ha tardado más en volver de lo que las aerolíneas esperaban.
Los ejecutivos de las aerolíneas han admitido que fue más difícil cubrir los puestos de lo que esperaban hace un año.
«Supuse que les llamaríamos y les diríamos: ‘Bien, es hora de volver’ y se presentarían, y todo sería como antes», dijo el CEO de Southwest, Gary Kelly, en un discurso ante los inversores en octubre. Sin embargo, dijo que la llamada a filas de los trabajadores no ha sido tan sencilla, ya que muchos empleados que habían estado de baja decidieron que no querían volver.

«Creo que todo se suavizará, tanto con los empleados actuales que estamos tratando de reincorporar como con los nuevos contratados», dijo. «Pero no va a llegar en el cuarto trimestre. Va a llevar un tiempo».
Y sin tanta profundidad en la dotación de personal, cuando surgen problemas puede llevar mucho tiempo recuperarse. Eso es lo que ocurrió en varios colapsos del servicio a principios de 2020 en las aerolíneas Southwest y American. Y es una de las razones por las que se cancelaron más de 1.200 vuelos el miércoles, aunque el mal tiempo haya terminado.
«Va a llevar mucho tiempo, hasta una semana, poner a los pilotos y a los aviones (en el nivel) donde deben estar», dijo Kerry Tan, profesor de negocios de la Universidad Loyola de Maryland y experto en aerolíneas.

Otro efecto en cadena: a medida que las grandes aerolíneas contratan nuevo personal, están quitando personal muy necesario a las aerolíneas regionales peor pagadas que realizan muchos de los vuelos de enlace reservados bajo las marcas American, United y Delta.
«Estas son las aerolíneas que la pasan peor», dijo Tan. Una de las principales compañías regionales, Skywest, «ha cancelado casi una cuarta parte de sus vuelos programados», dijo.
Los problemas de escasez de personal no son nuevos: las aerolíneas llevan años tomando medidas para tratar de atender a más y más pasajeros con cada vez menos empleados.

En 2002, las aerolíneas de pasajeros estadounidenses tenían 520.000 empleados que atendían a 613 millones de pasajeros. Eso es un empleado por cada 1.200 pasajeros aproximadamente a lo largo del año. En 2019, el número de empleados había caído a 485.000, pero el tráfico de pasajeros aumentó más del 50%, hasta un récord de 926 millones, es decir, más de 2.000 pasajeros por empleado.
«Estimamos que podemos volar con un itinerario 10% mayor que en 2019 con el mismo número de empleados que necesitábamos en 2019», dijo el director financiero de United, Gerald Laderman, en una llamada con inversores en octubre.
— Gregory Wallace de CNN contribuyó con este reportaje.

Compartir: