Aerolíneas Argentinas: Javier Milei deja sin comida al personal de a bordo

124
0
Compartir:

05/03/2024 LetraP.com.ar (PBA) – Nota

En medio de los coletazos por el cierre de Télam y tras implementar un plan de retiros voluntarios para quienes trabajan en tierra, la conducción de Aerolíneas Argentinas encabezada por Fabián Lombardo sigue con el programa de ajuste previsto por la administración de Javier Milei, dejando sin servicio de comidas al personal de a bordo.

Por medio de una comunicación interna, la compañía de bandera anunció que cortará el servicio de alimentos y bebidas que pilotos, comandantes, tripulación de cabina y personal técnico reciben durante los vuelos en las franjas horarias correspondientes a los desayunos, almuerzos y cenas.

La medida comenzó a implementarse esta semana y rige para todos los vuelos de cabotaje y a países limítrofes. Forma parte del programa que se viene aplicando para mejorar las cuentas de la empresa y evaluar con posterioridad la cesión, parcial o total, del paquete accionario a quienes trabajan en la compañía aérea o bien su privatización.

Javier Milei y el ajuste en vuelo
La administración mileísta de Aerolíneas Argentinas fundamentó la decisión afirmando: “Dado el contexto que atraviesan la compañía y el país, nos vemos en la necesidad de implementar diversas políticas de austeridad tendientes a la optimización y racionalización de recursos en distintas áreas de la empresa”.

Fuentes de la compañía precisaron que la medida de ajuste se debe a que, luego de realizar un relevamiento sobre la provisión de alimentos para la tripulación técnica y de cabina, se detectó que «más de la mitad de estos productos no se consumen y terminan siendo desechados”.
La comunicación oficial de la interrupción del servicio de catering al personal a bordo salió a la luz tres días después de la apertura de un retiro voluntario destinado a reducir la plantilla operativa en tierra de los sectores de tráfico, administración, talleres, mantenimiento, seguridad y atención al público.

Plan de retiro en Aerolíneas Argentinas
En la actualidad, Aerolíneas Argentinas tiene un plantel de 11.800 personas, de las cuales cerca de 8.000 pertenecen al plantel operativo terrestre al que está orientado el programa de retiro. Si bien las autoridades no precisaron cuál es el nivel de reducción de personal que busca, fuentes cercanas a la conducción de la empresa dejaron trascender que apuntan a alcanzar una desvinculación del orden del 30%, lo que implicaría la salida de entre 2.400 y 2.500 personas.

De acuerdo con los lineamientos fijados, podrán adherirse al plan de retiro quienes posean una antigüedad mayor a dos años y que no estén dentro del plan de acuerdo «prejubilable”.

La fecha límite para sumarse al plan será el 31 de marzo y, además de la indemnización establecida por las normas vigentes, el Gobierno abonará una «gratificación» equivalente a medio sueldo por cada año trabajado y pagadero en forma mensual y con ajustes según los incrementos salariales que se acuerden con los gremios para el personal de la empresa.

Plan de ajuste en la empresa aérea
Unos días antes del lanzamiento del plan de retiro, Aerolíneas Argentinas había anunciado que a partir de marzo ningún funcionario que vuele con un pasaje pagado por un organismo público podrá seguir acumulando millas para consumir en viajes personales.

Hasta ahora, las autoridades y quienes ejercen cargos públicos que se trasladaban con pasajes adquiridos por organismos y entes oficiales tenían el beneficio de poder juntar millas que luego utilizaban para viajar gratis con fines personales.

Según los números de la empresa, por esa vía se acreditaron el año pasado el equivalente a 80 millones de millas y se canjearon por pasajes gratis alrededor de 10.000 tickets que representaron un costo superior a $2.364 millones.

En cuanto al futuro de Aerolíneas Argentina, sigue vigente el mega DNU 70/23 que elimina los obstáculos legales que blindaban el control mayoritario estatal y autoriza “la cesión, parcial o total, del paquete accionario a los empleados de conformidad con el Programa de Propiedad Participada (PPP)».

Si llegado el momento los gremios y los trabajadores rechazan la posibilidad de quedarse con el manejo de la compañía, el decretazo desregulador habilita al Gobierno a llevar adelante la venta de las acciones a manos privadas.

Compartir: