Argentina es uno de los pocos países que mantiene prohibidos la mayoría de los vuelos locales e internacionales

276
0
Compartir:
12/08/2020 Infobae.com – Home

El gobierno reconoció que es poco probable que el 1° de septiembre se reanuden las operaciones como estaba previsto. La mayoría de las naciones grandes de América adoptaron otra estrategia y ya tienen actividad en sus aeropuertos o anunciaron una fecha concreta de reanudación.

La Argentina, según la circular 144/2020 de la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil -organismo que dirige Paola Tamburelli-), prohibió hasta el 1° de septiembre la posibilidad de vender tickets a las aerolíneas. A partir de esa disposición, la industria aeronáutica (y los pasajeros) habían empezado a prepararse para el regreso de la actividad. Sin embargo, parece que tendrán que seguir esperando. El propio ministro de Transporte, Mario Meoni, puso en stand by la promesa: “Hasta tanto las autoridades sanitarias no tengan un panorama más claro respecto a la situación en general, los vuelos van a seguir estando restringidos”, señaló. Y colocó la pelota más lejos del arco: “Esperamos que el transporte aéreo vuelva en los próximos 60 días”.

Los gremios tampoco están muy convencidos de volver a la actividad. Dicen que no están dadas las condiciones para poder fiscalizar y habilitar las aeronaves y piden más garantías para el resguardo de la salud de sus afiliados.

La aviación comercial (aerolíneas, operadores aeroportuarios, empresas que operan en los aeropuertos -restaurantes, comercios, etc.-, fabricantes de aeronaves y proveedores de servicios de navegación aérea) genera en el país 71.000 mil empleos directos. Con la compra de bienes y servicios de proveedores, otros 79 mil.

Se calcula que con el dinero que hacen circular quienes trabajan en el sector, otros 51 mil empleos son sustentados.
Y las conexiones turísticas por vía aérea contribuyen a sostener 129 mil puestos de trabajo.

En total, 329 mil personas vive de lo que genera la actividad aerocomercial. Representa casi de 12 mil millones de dólares; el 2,1% del PBI argentino.

Sin embargo, salvo algunas pocas excepciones, está todo parado desde marzo.
Lo particular del caso es que la Argentina es uno de los pocos países grandes de América que ha mantenido medidas tan estrictas con respecto a la actividad aerocomercial en medio de la cuarentena vigente por el avance del coronavirus.
Canadá, Estados Unidos, México, Brasil, Ecuador, Chile, Perú y Uruguay tienen actividad en sus aeropuertos.

Cuba habilitó el arribo de turistas. Y Colombia ya anunció el regreso de las operaciones a partir del 31 de agosto.
Argentina, Venezuela, Panamá y Paraguay mantienen políticas sus fronteras prácticamente cerradas.

“Argentina es el único país grande de la región que aún no abrió su mercado doméstico de vuelos”, explicó a Infobae Rafael Echevarne, director General ACI-LAC (Consejo Internacional de Aeropuertos, Latinoamérica y Caribe).

La prohibición rige para vuelos domésticos y conexiones internacionales. Hay algunas pocas excepciones, como las concedidas a empresas como KLM o Air France, que fueron habilitadas a transportar pasajeros que tengan doble nacionalidad o posean un permiso especial por estudio o trabajo. La otra alternativa que existe para salir del país por vía aérea son los vuelos privados, que son mucho más caro que las operaciones comerciales y de acceso mucho más limitado.

“En estos momentos hay varios países con actividad: México y Brasil nunca cerraron su tráfico doméstico. Se sumaron Chile, Ecuador, Perú, Costa Rica y Honduras, por nombrar a los más importantes. En México ya hay vuelos internacionales. Ecuador también: allí se permite la entrada de extranjeros, pero se pide que tengan hecha la prueba de Covid y hagan cuarentena”, repasó Echevarne.

En Uruguay, que permite vuelos internacionales pero no admite la entrada de extranjeros, y en Canadá casi no hay restricciones y están habilitados lo vuelos a Europa.
A la par, los países que habían aplicado medidas similares a la Argentina ya reanudaron la venta de pasajes. Acá, en el mejor de los casos, se espera que eso suceda formalmente a partir del 1° de septiembre, independientemente que algunas compañías estuvieron ofreciendo tickets en fechas de promociones especiales como el hot sale o comercializan conexiones que quedan sujetas a confirmación.

América Latina es la región que tuvo una reducción más drástica de los vuelos. Actualmente, en esta semana de agosto, la oferta de vuelos registró una caída de 73% con respecto al mismo período del año pasado. Los Estados Unidos tienen 51% menos de asientos disponibles, Europa 52% y Asia, 40 por ciento.

“El tema es que en Europa, los Estados Unidos y Asia el transporte se reactivó, no hay prohibiciones excepto las que pongan los países. Pero eso en América Latina no se está dando. En Argentina particularmente la situación es muy preocupante. No tenemos una fecha de apertura. Se había hablado en un principio del 1° de septiembre, pero tenemos un posible retraso”, analizó Echevarne.

-La ANAC no se pronunció, pero los sindicatos y el ministro de Transporte ven poco probable que se pueda…
-Es tremendo para la economía. Muchos piensan que volar es un lujo, pero no es así. Volar es una necesidad. Sobre todo en América Latina, donde no hay una infraestructura alternativa. No existen autopistas como en EE.UU y Europa, ni redes de ferrocarril como esas regiones. Fíjese en su país. La temporada de invierno de Bariloche se ha perdido. Y eso no sólo afecta a la industria del transporte aéreo, sino a otras industrias. La más obvia, por supuesto, es la del turismo. Pero independientemente del número de contagios, cada lugar tiene su realidad. Colombia es otro país donde sucedía lo mismo que en la Argentina, ya está haciendo pruebas piloto entre ciudades del país. Por lo que sólo quedaría Argentina como el único país grande de la región sin abrir el mercado doméstico. Y son países que, por tamaño o por geografía, dependen de los vuelos para comunicarse. Perú y Ecuador han reactivado los vuelos domésticos. También Chile, pero con algunas restricciones. Y en Brasil y México siempre los hubo.

El vicepresidente regional para las Américas de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Peter Cerdá, planteó un panorama similar. “Esta región es la que más tiempo ha estado cerrada a nivel global, en agosto entramos al quinto mes en tierra. Además, existe una falta de claridad con respecto a las fechas de reapertura del transporte aéreo en varios países. Si continúan las restricciones o cierre de fronteras, es probable que muchas aerolíneas no puedan resistir y que más operadores cesen operaciones o cancelen rutas, cómo hemos podido empezar a ver en este último tiempo”, aseguró.

Y desarrolló: “Un mercado con menos aerolíneas representa menos conectividad, menos oportunidades de desarrollo y empleo y menos alternativas para los pasajeros. En junio, el tráfico de pasajeros en América Latina cayó 91.2% en comparación con 2019. Sin embargo, en los vuelos que sí operaron, el factor de ocupación fue de 66.2%, lo cual indica que existe demanda. El transporte aéreo no es un lujo en este continente, es una necesidad. En esta región dependemos de la aviación por ser un medio de transporte seguro y eficiente”.

Según Cerdá, los gobiernos de América Latina son los que menos apoyo financiero han dado a las aerolíneas de la región. Para el año 2020 la industria prevé pérdidas de USD 84 mil millones a nivel global y USD 4 mil millones para las líneas aéreas en América Latina. “Con las fronteras cerradas no hay vuelos y el impacto es enorme para todos. Cada vez que alguien viaja, desencadena un efecto dominó de aporte, valor y consumo. La crisis está llevando al límite de supervivencia a las empresas”, precisó.

Al ser consultado sobre la situación puntual de la Argentina, señaló: “Las aerolíneas estamos muy preocupadas por la fecha de reactivación de los vuelos. Hasta ahora hemos mantenido un diálogo transparente y fluido con las autoridades en Argentina para que se avance en la aplicación de los protocolos sanitarios previstos por IATA y la OACI y que el país ya tiene listos y son necesarios para poder reabrir de la manera más segura este 1° de septiembre, fecha indicada en un primer momento por las autoridades y que, a pocas semanas del momento, todavía no ha sido confirmada cada vez se ve más lejana”.

País por país, de norte a sur, qué sucede en el resto de América
Canadá
En ese país hay vuelos nacionales e internacionales. Es uno de los dos países americanos desde donde se puede volar a Europa, por ejemplo. Pero los únicos pasajeros que pueden ingresar son los ciudadanos canadienses, quienes residan allí y sus familiares directos. Quienes tengan pasaporte de EEUU o de Francia con residencia en Saint-Pierre-et-Miquelon (una pequeña isla en el Atlántico Norte perteneciente a Francia) y hayan estado sólo allí o en Canadá durante los últimos 14 días también podrán entrar a Canadá, siempre y cuando no sea con el propósito de hacer turismo. Y lo deberán hacer a través de los aeropuertos de Calgary, Montreal, Toronto o Vancouver.

En Canadá, además, se cumple la ley de Cuarentena. Es decir que todos los viajeros que lleguen serán inspeccionados para detectar los síntomas de la enfermedad. Si se descubre que los tienen, deberán estar aislados durante 14 días.
Desde el 2 al 9 de agosto despegaron de ese país (según la información de ICAO, Organización de Aviación Civil Internacional en su sigla en inglés) 586 vuelos. El 9 salieron 137 vuelos.

Estados Unidos
Los aeropuertos norteamericanos están operando con normalidad. Pero según la información oficial, es posible que los ciudadanos extranjeros que hayan estado en China, Irán, área europea Schengen, Reino Unido, República de Irlanda y Brasil durante los últimos 14 días no puedan ingresar.
En el aeropuerto JFK de la ciudad de Nueva York se instaló el primer centro de testeo de Covid-19. Llamado “XpresCheck”, está localizado en la Terminal 4, se encuentra en condiciones de realizar 500 testeos diarios y cuenta con nueve habitaciones para llevar a cabo los análisis.
También hay check-points donde se pueden hacer mediciones de temperatura.
Los restaurantes, por el momento, sólo están habilitados para el servicio de take away.
Según ICAO, la última semana hubo 4365 partidas de aviones en los Estados Unidos. El 9 fueron 855 salidas, y 56.221 contagios de Covid.

México
El país no tiene restricciones de salida para sus ciudadanos ni de entrada para los extranjeros. Para ingresar se debe presentar en la oficina de migraciones un “Cuestionario de identificación de factores de riesgo en viajeros”. Tampoco es obligatorio llevar un certificado de testeo previo. A los viajeros que llegan de países afectados por el coronavirus les toman la temperatura y los que presentan síntomas son puestos en cuarentena.
Los cafés y restaurantes están abiertos. Y hay centros de auto diagnóstico distribuidos por el aeropuerto.
En la última semana salieron 1083 vuelos desde México. El 9 de agosto partieron 248.

Cuba
La isla dividió sus aeropuertos. Al de La Habana sólo arriban vuelos humanitarios, de ayuda sanitaria y carga. En cambio, en Cayo Largo, Santa Clara y Jardines del Rey, a partir del 29 de julio fueron aceptados los vuelos internacionales, para que desde ahí los pasajeros se dirijan a los hoteles reservados en sus destinos turísticos como Cayo Coco, Cayo Largo, Cayo Santamaría, Cayo Guillermo y Cayo Cruz.
En la última semana se informó la partida de 136 vuelos. El 9 de agosto hubo 59 casos de Covid.

Panamá
Están suspendidos los vuelos comerciales domésticos e internacionales. Sólo se autorizan los vuelos de cargas, y en cuanto a los humanitarios y médicos se aprueban previa coordinación con la autoridad de aviación civil.
La última semana registró 42 partidas. El 9 de agosto informó 7 vuelos y 1.091 infectados de Covid-19.

Costa Rica
El país centroamericano sólo mantiene abiertos algunos aeropuertos. El principal, en San José -su capital- se encuentra disponible sólo para el ingreso y egreso de ciudadanos y residentes costarricenses, y al turismo de Canadá, la Unión Europea y el Reino Unido desde el 2 de agosto, desde y hacia donde hay vuelos regulares.
En la última semana reportó 49 vuelos. El 9 de agosto hubo 8 partidas y 1.011 casos de Covid-19.

República Dominicana
Las operaciones aéreas y aeroportuarias se abrieron el 1° de julio del presente año con la publicación de un protocolo consensuado por entidades públicas y privadas vinculadas al sector del transporte aéreo, aeronáutico y aeroportuario, basado en las recomendaciones de las autoridades sanitarias, las organizaciones nacionales e internacionales que regulan la Aviación Civil y aprobado por la Comisión de Alto Nivel que coordina las acciones para el manejo de la pandemia del coronavirus en ese país.
Entre el 2 y el 9 de agosto se registraron 307 vuelos. En la última de esas fechas hubo 60 partidas y 7.363 casos de Covid-19.

Jamaica
Las operaciones aerocomerciales están autorizadas pero con ciertas restricciones. Por eso, cada vuelo debe contar con una autorización especial que se pide vía mail a las autoridades de la aviación de esa isla caribeña.
En la última semana hubo 136 partidas. El 9 de agosto se informaron 27 salidas de aviones y 16 casos de Covid-19.
Colombia.
Se permite la entrada únicamente a pasajeros que viajen en vuelos humanitarios. Esto solo incluye nacionales, residentes de Colombia y pasajeros con pasaporte diplomático. Se están llevando a cabo pruebas piloto para comenzar con los vuelos domésticos. A partir del 31 de agosto podrían comenzar a operar las compañías que realizan operaciones internacionales.

Los pasajeros deben completar un formulario llamado «Control Preventivo Contra el Coronavirus» antes de llegar al aeropuerto. Al arribar, son sometidos a un test de temperatura corporal, y quienes sean casos sospechosos son derivados a carpas de aislamiento especiales. Todos quienes lleguen deben cumplir con una cuarentena de 14 días.
En el aeropuerto internacional de Bogotá, un número limitado de restaurantes están abiertos, al igual que los locales comerciales.
En la última semana se registraron 104 partidas. El 9 de agosto hubo 20 y se informaron 9.674 nuevos casos de coronavirus.

Venezuela
Tiene prohibidos los vuelos internacionales y domésticos. Sólo acepta vuelos humanitarios.
Según OACI, hubo 15 vuelos la última semana. Uno sólo el 9 de agosto, mientras que un día antes se informó de 886 casos de Covid-19.

Ecuador
Desde el 1° de junio hay vuelos domésticos e internacionales, y varias aerolíneas, incluso europeas, tienen a este país como destino. Y esto se extiende a las islas Galápagos se permiten los vuelos con turistas. Eso si: cada pasajero debe tener su test PCR Negativo hecho una semana antes del vuelo y una cuarentena de 14 días. En cuanto a Galápagos, el test debe ser hecho 96 horas antes de la salida y es obligatoria la presentación de un seguro de salud para turistas internacionales.
En la última semana hubo 76 vuelos. El 9 de agosto se informaron 15 partidas y 1.603 casos positivos de Covid-19.

Perú
Desde el 15 de julio están autorizados los vuelos domésticos. Durante el mes de agosto tomará una definición sobre los internacionales.
En la última semana hubo 40 vuelos. El 9 de agosto se registraron 6 de ellos, mientras que en la misma fecha hubo 7.137 casos positivos de Covid-19.

Bolivia
Aún rige la prohibición de vuelos internacionales. Sólo se aceptan los humanitarios y los oficiales.
Sólo 31 partidas fueron registradas en todo el país en la última semana. El 9 de agosto salió un sólo vuelo y hubo 1.164 casos de coronavirus.

Brasil
El país vecino levantó sus regulaciones de salida para sus ciudadanos y de entrada para los extranjeros y reabrió sus fronteras. La excepción son los aeropuertos ubicados en los estados de Mato Grosso do Sul, Paraiba, Rondonia, Rio Grande do Sul y Tocantins.

Los viajeros extranjeros que lleguen por vía aérea a Brasil, para una estadía corta de hasta 90 días, deben presentar un comprobante de compra de un seguro médico válido en Brasil con cobertura para todo el período del viaje a la compañía aérea antes del embarque. De lo contrario podrían ser rechazados por la autoridades brasileñas a su llegada. Los residentes en el país están exentos de ese requisito. Pero en ningún caso rige la obligación de hacer cuarentena.
Del 2 al 9 de agosto, Brasil reportó 268 vuelos. El domingo 9 hubo 22 partidas y 49.970 nuevas infecciones de Covid-19.

Chile
El país trasandino autoriza los vuelos domésticos y la salida de sus ciudadanos hacia algunos destinos. Por ejemplo, pueden viajar a los Estados Unidos pero aún no a Europa. Con respecto al ingreso los vuelos internacionales sólo son por razones humanitarias, permitiendo sólo la entrada a ciudadanos chilenos y residentes permanentes.

La declaración jurada para los viajeros para prevenir la propagación de enfermedades por coronavirus (COVID-19) se debe presentar antes de la salida y se puede encontrar en el sitio web oficial del gobierno. No se hacen testeos al llegar, pero los pasajeros que arriben tendrán que someterse a un escaneo corporal para chequear su temperatura y a una cuarentena que se extiende durante 14 días.
En la última semana se registraron 65 partidas y el 9 de agosto hubo 13 vuelos y 2.198 casos de coronavirus.

Paraguay
Todas las operaciones de vuelos internacionales y domésticos está prohibida. La única autorización es para vuelos de repatriación, humanitarios, de carga y de emergencia aprobados previamente por las autoridades correspondientes.
El último vuelo registrado por la ICAO data del 24 de julio. El 9 de agosto hubo 197 casos positivos de Covid-19.

Uruguay
A partir del 5 de julio fueron autorizados los vuelos para ciudadanos y residentes de ese país. Junto a Canadá es el único país desde donde no hay restricción de partidas hacia Europa. A partir del 6 de agosto, los ciudadanos y residentes de países del Mercosur pueden estar en tránsito en los aeropuertos de Carrasco y Maldonado También desde esa fecha pueden operar vuelos internacionales en los mismos aeropuertos.. Lo que se solicita para ingresar es un test PCR negativo hecho 72 horas antes del vuelo y un test de Covid-19 a realizar una semana después. En su defecto, se deberá cumplir con 14 días de cuarentena.
La última semana -siempre según la OACI- hubo 8 vuelos. Y el 9 de agosto, sólo 1, mientras que los casos de Covid-19 fueron 10.

Compartir: