Avianca Holdings se despega de su filial argentina: “No somos Avian”

581
0
Compartir:

El mercado aerocomercial

22/07/2019 10:34 – Clarin.com (Tier 1) – Nota –  
Luis Ceriotto

Lo dijo su vicepresidenta comercial, tras el concurso preventivo de Avianca Argentina. “Compartimos marca y accionista, pero somos empresas separadas”, aclaró. Preocupación por la venta de pasajes.

Un avion de Avianca Holdings en el aeropuerto de El Dorado, Bogotá.

» No somos Avian y tenemos que aclarar esa confusión entre nuestros clientes «. La frase es de Silvia Mosquera, una ejecutiva española que se desempeña como vicepresidenta comercial de la aerolínea Avianca Holdings, quien viajó a Buenos Aires para bajar ese mensaje específico. «Hace falta aclararlo entre nuestros clientes finales, para evitar incertidumbres y que no nos dejen de comprar pasajes «, dijo Mosquera a Clarín.
– Las dos aerolíneas tienen el mismo nombre comercial, Avianca.
– Es cierto, con Avian tenemos un acuerdo de uso de marca y además compartimos accionista . Pero ese accionista, como es público, ya no forma parte del directorio de la empresa.
Silvia Mosquera, vicepresidenta de Avianca Holdings
Recibir newsletter
La semana pasada, tras haber dejado de volar un mes antes, Avianca de Argentina pidió su concurso preventivo. La aerolínea no es una subsidiaria directa de Avianca Holdings, sino una sociedad aparte de Germán Efromovich, un empresario nacido en Bolivia, con nacionalidad colombiana y brasileña, que a partir de 2005 transformó a la tradicional marca colombiana Avianca (la segunda aerolínea más antigua del mundo ) en un holding internacional.
«Nuestro equipo de Avianca Holding en la Argentina, así como las agencias de turismo, tienen bien clara la diferencia entre Avianca Holdings y Avian Argentina. Pero no así los clientes», agregó preocupada Mosquera.
Tres veces por día aterrizan vuelos internacionales de Avianca en Ezeiza: dos provienen de Bogotá y un tercero de Lima. El negocio de Avianca es similar al que ofrecen sus competidoras LATAM y Copa: vuelos con destino a un «hub» regional, y la oferta se complementa con conexiones a Estados Unidos y Europa.
– ¿Cómo están los vuelos de Avianca?
– Tenemos una ocupación del 80%, muy buena. Pero desde la Argentina se contrajo fuertemente la demanda luego de la devaluación.
– ¿Están vendiendo Buenos Aires-Miami a 500 dólares, como se quejaban la semana pasada desde Aerolíneas Argentinas?
– No puedo dar cifras, por un tema de confidencialidad. Pero la manera de llegar al cliente en la Argentina es a través de las «hot sale» , o bien intensificando nuestras tareas con los clientes corporativos.
Desde el día uno, la filial argentina de Avianca comenzó con el pie izquierdo . Ni bien asumió el nuevo gobierno, Efromovich había protagonizado la controvertida compra de MacAir, la aerolínea de jets privados de Socma, la sociedad del grupo Macri. Efromovich rebautizó a MacAir como Avian Argentina , con la licencia para usar la marca Avianca . La compra estuvo a cargo de Synergy Speed, una sociedad inversora propiedad de Efromovich, quien a su vez mantuvo al frente de Avian a Carlos Colunga , el ejecutivo del grupo Macri que había manejado MacAir desde los años ’90. Avian fue una de las cinco aerolíneas que se presentó a la primera audiencia para solicitar rutas convocada por el Gobierno y obtuvo 36 rutas de cabotaje e internacionales.
Tanto la compra de MacAir como el otorgamiento de las rutas para vuelos regulares de pasajeros fueron objeto de denuncias judiciales de gremios aeronáuticos y legisladores de la oposición, que quedaron radicadas en el juzgado federal de Sergio Torres. Luego de que la Oficina Anticorrupción determinara la «inexistencia de delito», las denuncias fueron archivadas por el juez Torres, el año pasado. Pero para Avianca Argentina significó que los permisos de vuelo se retrasaran y la empresa no pudiera salir a vender pasajes, a pesar de que ya había alquilado y matriculado dos aviones ATR turbohélice de 50 asientos.
Ese cuadro desfavorable en lo comercial se intensificó con la crisis de Avianca Brasil, otra propiedad directa de Efromovich, que el año pasado pidió su concurso preventivo en el país vecino. Al poco tiempo, la devaluación del peso argentino licuó los ingresos de todas las aerolíneas de cabotaje . Avianca Argentina primero suspendió el alquiler de dos aviones Airbus A320 con los que iba a comenzar a volar desde Ezeiza hacia Brasil. Y el mes pasado, pidió permiso a la Administración de Aviación Civil (ANAC) para dejar de volar durante seis meses las rutas regulares (no así los vuelos charter) y «reformular» su plan de negocios. La semana pasada, la aerolínea pidió el concurso preventivo , principalmente para dejar de acumular deuda contra la AFIP.
Efromovich, el empresario que generó toda la movida, quedó además desplazado como CEO de Avianca: en mayo United Airlines se hizo cargo del control de la empresa y Synergy, la sociedad de Efromovich, quedó como accionista pero sin los votos necesarios para retener el control.

Compartir: