Boeing defiende su avión, pero casi todo el mundo lo deja en tierra

84
0
Compartir:

13/03/2019 La Nación – Nota – Mundo – Pag. 3 
Boeing defiende su avión, pero casi todo el mundo lo deja en tierra
Rafael Mathus Ruiz

Accidente. El único país en el que aún opera el 737 MAX 8 es EE.UU., donde el desastre se volvió tema de campaña
WASHINGTON.- Tras la tragedia aérea de Etiopía que terminó con las vidas de 157 personas, el 737 MAX 8 fue vedado por más de una docena de países, la Unión Europea y decenas de aerolíneas, en un brutal e inédito rechazo global a los esfuerzos de Boeing por defender la seguridad del avión y mantenerlo en vuelo.
El gobierno de Estados Unidos quedó en soledad, único entre la gran mayoría de los países desarrollados en permitir que el avión continúe volando pese a las preocupaciones por su sistema de control de vuelo, que quedó en el ojo de la tormenta luego del segundo accidente fatal en cinco meses. Boeing insistió en que tenía “plena confianza” en la seguridad de la aeronave.
La Unión Europea, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Australia, Singapur, Omán y Malasia se sumaron a China e Indonesia y le cerraron el cielo al 737 MAX 8 al ordenar a las aerolíneas que mantengan al avión en tierra hasta tanto las múltiples investigaciones en curso arrojen luz sobre el motivo que llevó a dos aeronaves a estrellarse. En la Argentina, Aerolíneas Argentinas y la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) también decidieron suspender, anteanoche, los vuelos del avión. Hay casi 400 aviones en servicio en todo el mundo.
En Washington, la crisis se coló en el debate político y tocó la campaña presidencial. El presidente Donald Trump habló con el CEO de Boeing, Dennis Muilenburg, y criticó los aviones por ser “demasiado complejos para volar” y requerir “científicos en computación del MIT” en vez de pilotos.
“No sé ustedes, pero yo no quiero que Albert Einstein sea mi piloto. ¡Quiero excelentes profesionales de vuelo que puedan tomar el control de un avión de forma fácil y rápida!”, afirmó el mandatario.
Una de las hipótesis preliminares que manejan los investigadores es que una lectura errónea del sensor que mide el “ángulo de ataque” del avión llevó a la computadora a forzar que la aeronave fuera a pique, un cambio de rumbo que los pilotos fueron incapaces de corregir. ElizabethWarren, senadora demócrata y candidata presidencial, se metió en la crisis al reclamar en Twitter a la Administración Federal de Aviación (FA A, según sus siglas en inglés) que replique la decisión que tomaron otros reguladores.
“Decenas de estos aviones vuelan diariamente en los Estados Unidos. El Reino Unido, China, Australia y varios otros países ya han puesto en tierra el 737 MAX 8”, dijo Warren.
“La FAA debe seguir su ejemplo, revertir su decisión e inmediatamente dejar en tierra este avión en Estados Unidos hasta que se pueda garantizar su seguridad”, reclamó.
Varios reguladores aéreos dejaron en claro que tomaron la decisión de varar el avión insignia de Boeing como una “medida de precaución” a la espera de las conclusiones definitivas por parte de las autoridades y los investigadores. Críticos de la medida consideraron prematura la decisión ante la falta de definiciones respecto de los accidentes. Pero esa falta de definiciones fue utilizada justamente por quienes abogaron por una mayor cautela.
Seguridad Southwest, United Airlines y American Airlines continuaron operando el avión en Estados Unidos. Boeing dijo que la seguridad es su “prioridad número uno”, renovó su “plena confianza” en el avión -el más exitoso en ventas en la historia de la compañía-y dijo “entender” la decisión de varios reguladores de varar la aeronave.
Su equipo técnico se sumó a la investigación encabezada por las autoridades etíopes y de la que participan expertos estadounidenses, israelíes y de otros países.
“La seguridad es la prioridad número uno de Boeing y tenemos plena confianza en la seguridad del 737 MAX 8”, dijo la compañía.
“Entendemos que las agencias reguladoras y los clientes han tomado decisiones que creen que son las más adecuadas para sus mercados domésticos. Continuaremos colaborando con ellos para asegurarnos de que tengan la información necesaria para tener confianza en la operación de sus flotas”, agregó.

“Yo no quiero que Albert Einstein sea mi piloto. ¡Quiero excelentes profesionales que puedan tomar control del avión de forma fácil y rápida» Donald Trump PRESIDENTE NORTEAMERICANO 

Compartir: