Czech Airlines se declara en quiebra y podría despedir a todo su personal

55
0
Compartir:
La aerolínea de bandera de República Checa, Czech Airlines (CSA) realizará su última jugada y ha solicitado una reorganización de acuerdo con la Ley de Insolvencia en el Tribunal Municipal de Praga.

La empresa fue una de las grandes afectadas en Europa por la caída de la demanda, ante las medidas altamente restrictivas de los países. Smartwings Group, grupo a la cual pertenece, ha perdido USD 72,7 millones, cerca del 80% de sus ingresos en comparación con 2019, y ha registrado un 87,7% menos de pasajeros.

A diferencia de otras compañías europeas, CSA no ha recibido asistencia financiera por parte del gobierno checo, por ende la solicitud de reorganización se presentó debido a la terminación de la moratoria extraordinaria y luego de agotar todas las posibles soluciones para resolver la desafiante situación financiera. El objetivo del proceso de reorganización es salvar a la empresa y seleccionar la mejor solución posible para los acreedores.

El comunicado manifiesta que la empresa era rentable previo a la pandemia. A pesar de las recomendaciones de la Comisión Europea y la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), CSA no recibió ningún apoyo financiero del gobierno y por lo tanto, se enfrenta a una «competencia desigual y desleal», señalaron, en referencia a que otras compañías sí recibieron subsidios o aportes extraordinarios de sus respectivos estados.

La empresa solicita que implemente un programa de compensación «COVID-transporte aéreo», como otras entidades gubernamentales. Tanto CSA como Smartwings piden una compensación para cubrir los 7.198 vuelos cancelados durante el estado de emergencia en el período comprendido entre el 14 de marzo y el 24 de mayo, que obligó a suspender sus operaciones.

Previo a esta decisión, la aerolínea había enviado a sus 430 empleados un telegrama de despido, dejando sin personal a la aerolínea y cediendo sus rutas a Smartwings, la otra aerolínea del grupo. Por el momento no se ha efectuó dicho pedido.

Czech Airlines, forma parte de la alianza Skyteam y posee 98 años de historia, siendo la quinta aerolínea más antigua del mundo, se queda sin opciones y solo espera una posible intervención externa para salvarse. Si no puede recibir una ayuda por parte del gobierno checo, solo queda desaparecer y fusionarse del todo con Smartwings.

CSA posee un Airbus 319 y un Airbus 320 para sus operaciones regionales por Europa, además de cinco ATR 72 para los tramos cortos, aunque por diversas deudas han sido retenidos dos ATR por Czech Airline Technics CSAT, una empresa de mantenimiento con sede en Praga, según AeroTelegraph.

Además la compañía ordenó seis Airbus A220-300 y tres Airbus A321XLR, pero fueron aplazados por su situación actual. Previo a la pandemia era la segunda empresa con mayor presencia en Praga con más de 1.500 vuelos mensuales, solo detrás de Ryanair, según datos obtenidos por Cirium.

Fuente: aviacionaline.com

Compartir: