El plan para Costa Salguero: advierten que hacer edificios es un riesgo para la seguridad del Aeroparque

258
0
Compartir:

31/01/2021 Clarin.com – Nota

Costanera Norte
Silvia Gómez

La ANAC se opuso al proyecto durante la audiencia pública en la que se debatió la rezonificación de ese predio y del de Punta Carrasco. A lo largo de 29 jornadas, casi todos los participantes rechazaron la iniciativa.
Miles de vecinos, vecinas y organizaciones sociales y no gubernamentales participaron de una audiencia pública inédita por muchos motivos. Fue para debatir el proyecto de ley que impulsa el Ejecutivo porteño para rezonificar Costa Salguero y Punta Carrasco y permitir la construcción de edificios. Fueron 29 jornadas virtuales en las que participaron más de 7.000 inscriptos y expositores. La abrumadora mayoría se opuso al plan. Pero hubo una voz que fue contundente:- la de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), que planteó su inviabilidad. Consideró que el proyecto es «inaceptable» e «intolerable» para la seguridad aeronáutica del cercano Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery.
La ANAC concluyó que «no autoriza el emplazamiento -del proyecto- porque interfiere las superficies de despeje de obstáculos, por la exposición al ruido y por el riesgo de accidentes aéreos». ¿En qué consiste el proyecto que impulsa el Ejecutivo? El plan, ya aprobado en una primera lectura, prevé la rezonificación de Costa Salguero y Punta Carrasco para la construcción de edificios de viviendas y oficinas, y de un parque público con servicios gastronómicos y otros usos de esparcimiento.

El proyecto consiste en la rezonificación de los predios de Costa Salguero y Punta Carrasco para que se puedan construir edificios de viviendas y oficinas, además de un parque público. Foto Guillermo Rodríguez Adami
Según los renders compartidos por la Secretaría de Desarrollo Urbano, el lugar disponible en Punta Carrasco sería sólo para espacios verdes. Los edificios se construirían donde está Costa Salguero y tendrían hasta 26 metros de altura (unos 9 o 10 pisos).  En una de las últimas jornadas de la audiencia pública, el director de Aeródromos de la ANAC, Martín Jacquet, puso el foco en la afectación de la operación del Aeroparque. Lo primero que marcó es la cercanía de los edificios con el extremo sur de la pista: «escasos 560 metros». Y detalló: «El proyecto afecta la superficie de ascenso en el despegue, que coincide con el eje de prolongación de la pista. Afecta además la superficie de protección de un sistema de iluminación de aproximación, fundamental para dar seguridad a la operatoria aérea». Aunque ahora se encuentra cerrado y en plena obra de modernización, el Aeroparque es el aeropuerto con mayor tráfico, aún por encima de Ezeiza. Según los últimos números oficiales elaborados y publicados, en 2017 por el Jorge Newbery pasaron 13.261.437 pasajeros, contra los 9.679.689 del aeropuerto Ministro Pistarini. El movimiento de aeronaves también refleja esa demanda: operaron 123.077 en Aeroparque, contra las 80.890 de Ezeiza.

El Aeroparque está en obra desde agosto de 2020. La cabecera sur de la pista quedaría a menos de seis cuadras de los edificios que se levantarían en Costa Salguero.
Otro foco importante que marcó Jacquet fue el del ruido. Cualquiera que viva o trabaje en la zona deberá soportar los sonidos atronadores que salen de las turbinas de los aviones. En el inicio de estas audiencias un arquitecto había planteado la duda sobre este tema. Se preguntaba quién elegiría pagar lo que vale una vivienda de lujo, pero ubicada junto a un aeropuerto. Respecto a la contaminación sonora, un estudio encargado por la ANAC determinó que «la franja de edificios se encuentra bajo una gran densidad sonora durante el día, de entre 75, 65 y 60 decibeles (dB) en los aterrizajes; y entre 65, 60 y 55 dB en la noche. Mientras que en los despegues diurnos los dB trepan a 70».En territorio porteño existe una ley de Control de la Contaminación Acústica y un Mapa del Ruido Interactivo que identifica las zonas más ruidosas. Efectivamente, las mediciones de la Ciudad muestran que en los alrededores del Aeroparque se registran dos rangos de sonidos: de 70 a 75 dB y de 75 a 80 dB.

Los edificios cercanos a Aeroparques están sometidos a un ruido de 70 decibles por la cercanía del aeropuerto. Foto Guillermo Rodríguez Adami
Se estima que un sonido de 70 decibeles ya impide hacer tareas que requieren concentración y atención. Y que quienes soportan un ruido constante de entre 80 y 90 decibeles sufren estrés, cansancio y alteración del sueño. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) las cifras aceptables de ruidos en las calles -para una gran urbe como es Buenos Aires- deberían ser de entre 65 y 70 dB. En relación a los riesgos de accidentes, Jacquet expuso en la presentación que si bien las posibilidades son de una en un millón, «tienden a ocurrir durante las fases de despegue y aterrizaje, es decir, cerca de los aeropuertos». Por supuesto, la tragedia de Lapa, signó los últimos minutos de su intervención.
El 31 de agosto de 1999, un avión de LAPA no llegó a despegar, traspasó la reja del Aeroparque, cruzó la avenida Costanera y se estrelló contra unas máquinas viales, un terraplén y una planta reguladora de gas. Murieron 65 personas. Foto de archivo / AFP

Desde el Gobierno porteño informaron a Clarín que «darán una respuesta técnica» al informe de la ANAC. Remarcaron que «en todo el mundo las infraestructuras se adaptan a las ciudades y su vida. No al revés». Y desde la ANAC dijeron a este medio que si bien no pueden impedir que el proyecto avance, «sí podemos recurrir a la justicia». De hecho, previo al proyecto de ley de rezonificación fue aprobada en la Legislatura la venta de las tierras, tanto de Punta Carrasco como de Costa Salguero. Sin embargo hoy se encuentra frenada por una medida cautelar dictada por la Sala II de la Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad a raíz de un recurso de amparo.
El predio de Punta Carrasco sería convertido en un parque público. Los edificios se harían donde está Costa Salguero.

Una audiencia pública inédita
A lo largo de dos meses y 29 jornadas virtuales, fueron 7.053 los inscriptos en la audiencia pública y casi 2.000 las personas que expusieron. Según un relevamiento del Colectivo de Arquitectas en Defensa de las Tierras Públicas, el 97,5% se manifestaron en contra. El 63,1% fueron mujeres; y el 72,1% de los expositores y expositoras fueron mayores de 30 años. Entre los argumentos para oponerse al proyecto, la gente expresó la necesidad de contar con más espacios públicos y recuperar la relación con el río. Además, opinaron que se trata de una ley anticonstitucional y que vulnera el Plan Urbano Ambiental. El cierre de las audiencias estuvo a cargo de la legisladora Alejandrina Barry (PTS-Frende Izquierda) quien reclamó que se archive el proyecto y que se destine el dinero previsto para esta urbanización a refaccionar las escuelas. Y reclamo «el derecho de toda la población a disfrutar del río». NS

Compartir: