Fadea retoma el entrenador IA-100

534
0
Compartir:

25/08/2020 La Voz del Interior (Córdoba) – Nota – Cuerpo Principal – Pag. 12

AVIACIÓN. Se llamará “Malvina” y se construirán 25 unidades. Se financia con fondos de jubilaciones de militares.

dmarconetti@lavozdelinterior.com.ar
AVIACIÓN. Se llamará “Malvina” y se construirán 25 unidades. Se financia con fondos de jubilaciones de militares.
El ministro de Defensa, Agustín Rossi, anunció ayer que la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea) desarrollará y producirá el IA-100 Malvina. Se trata de un avión de entrenamiento básico y con capacidades acrobáticas, que será adquirido por la Fuerza Aérea Argentina (FAA). Se trabajará sobre el desarrollo IA-100, que voló por primera vez en 2016 pero luego fue paralizado.

El IA-100 voló en 2016. Ese demostrador servirá de base para el Malvina.
Rossi suscribió un acuerdo por el que el Instituto de Ayuda Financiera para Pago de Retiros y Pensiones Militares (IAF) le otorga un crédito a Fadea por 2,5 millones de dólares, para la construcción del prototipo del Malvina.

El ministro dijo a La Voz que el objetivo es que Fadea produzca 25 aviones Malvina para la Fuerza Aérea, con un costo unitario aproximado de 750 mil dólares. Las primeras unidades deberían salir de la planta fabril ubicada en el oeste de la ciudad de Córdoba a finales de 2022, cuando ya el prototipo haya obtenido las certificaciones pertinentes.

La presidenta de Fadea, Mirta Iriondo, resumió la historia de la aeronave: “En 2013 se comienza con esta idea, y nace el programa IA-100. La FAA plantea un avión de entrenamiento elemental: tren no retráctil y motor no acrobático. Fadea hizo el primer demostrador tecnológico, que no es un prototipo, sino que es un equipo sobre el que se prueba. Ese demostrador voló en 2016”.

Pero la FAA desistió entonces de continuar, por lo que el proyecto se frenó. Ahora, la Fuerza Aérea y Fadea retomaron el proyecto, con nuevos requerimientos.
“Tendrá motor acrobático, para hacer tirabuzones, y tren retráctil. Deja de ser elemental para ser básico. Quieren basar la instrucción en dos aviones: en este y en el Pampa”, agregó Iriondo.

Tiene un fuselaje de material compuesto, y un motor a pistón Lycoming. Y se buscará desarrollar proveedores nacionales.
El objetivo es que para fines del año que viene el prototipo ya esté finalizado, para que comience con el proceso de certificación en el primer semestre de 2022. En paralelo, ya se irán construyendo las primeras cuatro unidades en serie, que se entregarían a finales de ese año.

Compartir: