Flybondi cumple un año: cientos de vuelos suspendidos, un sinfín de incidentes y ninguna sanción del gobierno

14
0
Compartir:

Hace un año empezaba a operar la polémica low cost Flybondi desde el aeropuerto de El Palomar y su vuelo inaugural fallido, que duró solo 12 minutos por un desperfecto técnico en una turbina y provocó un aterrizaje de emergencia, fue un presagio de lo que se vendría después. Ese episodio fue el inicio de una saga interminable de incidentes protagonizados por la empresa vinculada a funcionarios del gobierno nacional. Mientras tanto, no recibió ni una sola sanción.

Desde aquel primer vuelo fallido, el 23 de enero de 2018, la aerolínea tuvo un sinfín de incidentes, incluyendo varios episodios que no terminaron en una tragedia de milagro. Tal vez el más peligroso fue el que ocurrió el 16 de julio cuando un avión chocó contra la pista del aeropuerto de Iguazú al intentar despegar.

La alta tasa de incidentes fue admitida por la propia Flybondi en un documento que presentó ante la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil), a cargo de Tomás Insausti, designado por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. En este documento la low cost reconoció haber protagonizado un total de 853 incidentes en vuelos que operó entre el 15 de Febrero y el 5 de Agosto de 2018.

Documento presentado ante la ANAC.

 

Sin embargo, fuentes calificadas de la industria aeronáutica afirman que hasta la actualidad evalúan que ya habría sobrepasado las mil operaciones con fallas y problemas de todo tipo. En ese aspecto, trascendió que pilotos, tripulación y mecánicos serían presionados para no asentar en los registros los percances acontecidos.

A pesar de que la ANAC recibió dicho documento hasta el día de la fecha no le aplicó ni una sola sanción. De esta manera cobran fuerzas las sospechas que vinculan la compañía con el presidente Mauricio Macri, el ex vice-jefe de Gabinete, Mario Quintana, y el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. Los tres están imputados en una causa penal que lleva adelante el fiscal federal Di Lello, quien investiga si son los verdaderos dueños de Flybondi.

Además de no sancionar a la empresa, el Poder Ejecutivo le otorgó 284 nuevas rutas aéreas de cabotaje e internacionales que se suman a las 85 con que la ya había beneficiado. En total, la administración de Cambiemos le concedió 369 a una forma que comenzó con un capital irrisorio de cien mil pesos y no compró ningún avión, ya que los cinco aviones que utiliza son alquilados con contratos temporarios.

Hasta el momento, el fiscal federal Di Lello ordenó que se suspendan los vuelos y del aeropuerto de El Palomar. Hace seis meses rige la solicitud de clausura definitiva de la terminal aérea en atención al peligro que representa la “cercanía de instituciones educativas en la aproximación del despegue y aterrizaje de los vuelos”, los “conflictos en seguridad operacional del tráfico aéreo”, entre otras cuestiones que ponen en riesgo la “seguridad pública” de pasajeros y vecinos de una zona densamente poblada como es la de los seis municipios que rodean la zona (Hurlingham, Morón, La Matanza, Tres de Febrero, San Martín y San Miguel).

El fiscal alertó que la justicia debe actuar “antes que se caiga un avión y haya que lamentar centenares de muertos entre pasajeros y vecinos de El Palomar y alrededores”.

Si bien la solicitud  fue ratificada por otros dos fiscales federales (Germán Moldes y Franco Picardi), la jueza Martina Forns no sólo se negó a cerrar El Palomar sino que avanzó en la dirección opuesta. De este modo, avaló el pedido del gobierno de Macri de intentar empezar a cerrar la causa del amparo colectivo vecinal que fue radicado en el Juzgado N°2 de San Martín, a cargo de la magistrada el 14 de septiembre de 2017.

En la actualidad tanto Flybondi como también JetSmart (cuyo dueño William Franke participó del vaciamiento de Aerolíneas Argentinas y Austral en los ’90 dejándola al borde la quiebra en 2001), utilizan el aeropuerto, que además de estar denunciado por supuestas vinculaciones con el narcotráfico y lavado de dinero, posee una demanda judicial ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación por el uso comercial del lugar. Al mismo tiempo, posee el rechazo masivo de los vecinos de Hurlingham, Morón, Tres de Febrero, La Matanza y San Martín que repudiaron las llegadas de las aerolíneas por los daños y contaminación que cada vez se profundizan más.

En este marco, a fines del año pasado Julian Cook fue desplazado de su cargo como CEO de Flybondi por decisión de los inversionistas de la low cost quienes desaprobaron con duras críticas su gestión al frente de la aerolínea y en especial le recriminaron como mayor error estratégico haber elegido la Base Militar de El Palomar para volar en Buenos Aires.

Compartir: