Fuerza Aérea Argentina vuelve a desfilar sobre Morón para conmemorar su 109 aniversario

400
0
Compartir:
Carlos Ay – 15/09/2021
Fuente: Gacetaeronautica.com

La Fuerza Aérea Argentina (FAA) conmemoró el miércoles 11 del mes pasado el centésimo noveno aniversario de la creación de la Escuela de Aviación Militar, institución en la cual reconoce los inicios de su rico, pero no por ello menos traumático, historial.

Después de seis años, la ceremonia central volvió a realizarse en la Base Aérea Militar (BAM) Morón, Provincia de Buenos Aires, pero un día después de la fecha formal con la intención de asegurar condiciones meteorológicas lo más favorables posibles para el desfile aéreo y la reducida ceremonia que se realizó en tierra frente a la terminal histórica del antiguo Aeropuerto Internacional “Presidente Rivadavia”.

Esto tiene especial mérito porque la ceremonia se realizó aún a pesar de las restricciones que impone la situación sanitaria que domina al planeta hace más de un año y medio y en un formato relativamente convencional (o normal) en el que destacó prominentemente el pasaje en vuelo de más de 60 aeronaves de la institución, en un desfile que probablemente no se veía desde los aniversarios institucionales de 2014 y 2012.

La ceremonia fue presidida por el recién designado ministro de defensa, Jorge E. Taiana, tuvo como anfitrión al Jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea, brigadier mayor Xavier J. Isaac, y contó con la presencia del Jefe del Estado Mayor Conjunto, general de división Juan M. Paleo, el Jefe de Estado Mayor General del Ejército, general de división Agustín H. Cejas, el Jefe de Estado General de la Armada, vicealmirante Julio H. Guardia, veteranos de la Guerra de Malvinas, autoridades del Ministerio de Defensa y una reducida lista de invitados especiales.

De 1912 hasta el nuevo siglo

Iniciando su discurso, Isaac hizo un compacto resumen de la trayectoria institucional, definiéndola como “una historia plagada de hitos, de hazañas, de records batidos, de acciones heroicas y de sangre derramada” en la que se fueron incorporando “valores de vida que hoy, después de 109 años, permanecen intactos en nosotros” y destacando hombres y mujeres precursores de la aviación argentina e hitos tales como las campañas antárticas, la creación de LADE (Líneas Aéreas del Estado), la incorporación de los primeros aviones de combate a reacción de América Latina “allá por 1950 (sic)” y el “desarrollo vertiginoso” tecnológico que la institución protagonizó en la segunda mitad del Siglo XX.

Como era de esperar, la máxima autoridad aeronáutica militar argentina hizo especial referencia a la campaña malvinense afirmando que un día primero de “mayo de 1982 nos llamó la Patria y tuvimos nuestro bautismo de fuego”, conflicto en el cual “demostramos ante un enemigo superior, con mayores medios” que se podía presentar “batalla y [combatir] hasta el último día” y que, “probablemente en la misión más osada y compleja de la aviación militar moderna, fuimos [capaces incluso de llegar] al mismísimo corazón de la flota y [atacar] el portaaviones Invencible”.

Reconoció, asi mismo, que la guerra tuvo un alto costo para la institución ya que, “como [en] toda guerra, sufrimos pérdidas materiales y, fundamentalmente, pérdidas humanas, valiosas pérdidas humanas… pero sin embargo ganamos: Ganamos 55 héroes que entonces, hoy y por siempre serán nuestra luz y guía” y que el conflicto dio paso a una etapa de “bajos presupuestos, de profunda desinversión” en la que “empezamos lentamente a desprogramar sistemas de armas con la consabida pérdida de capacidades”.

Proyectando una visión positivista de cara al futuro, a continuación puso énfasis en la restauración de medios y capacidades en la que la institución lleva varios años trabajando al asegurar que, “imbuidos de [aquel] espíritu malvinero, no nos dimos por vencidos[,] siempre miramos el futuro con optimismo y llegó el momento en que empezamos a torcer ese rumbo: Reanalizamos nuestros procesos de gestión administrativa y de recursos y empezamos a gastar mejor[,] pusimos foco en nuestra gente [empezando a] re-capacitarnos [y volviendo a] hacer tareas que habíamos dejado de hacer”.

¿Un nuevo punto de inflexión en la historia institucional?

Destacando la imperiosa necesidad de contar con sustentos determinantes que permitan avanzar en este sendero, describió al FONDEF (Fondo Nacional para la Defensa) como algo “tan necesario para nuestro reequipamiento”, afirmó que “ya empezamos a ver los primeros frutos” de esa legislación (que compromete recursos plurianuales para restablecer la cadena de abastecimiento de las fuerzas armadas) y destacó “la alianza estratégica con dos empresas nacionales fundamentales, básicas para el desarrollo aeroespacial, que son FAdeA e INVAP.

En la parte más sustancial de su alocución, Isaac confirmó que “tenemos que reequiparnos, por supuesto que sí” y enunció varios de los cambios positivos que se han logrado en los últimos tiempos o que se espera concretar a corto o mediano plazo:

  • “Con la incorporación del sistema de armas T-6 Texan hoy podemos decir sin temor a equivocarnos que tenemos una calidad de instrucción a la altura de las mejores fuerzas aéreas del mundo”.
  • “Hoy estamos en pleno proceso de inspección del primer [Mil Mi-171], aspirando para fines del 2022 a tener la totalidad de la flota [nuevamente] en servicio”.
  • “Seguimos adelante con la modernización de los [C-130] Hércules en FAdeA”.
  • “Incorporamos un Boeing 737 [con el cual] ya fuimos a Chipre y llevamos los primeros cascos azules[,] tarea que no realizábamos desde el año 2005 cuando desprogramamos el último Boeing 707″.
  • “Con la inminente, aunque sea un poco demorada, llegada de los [Beech] B200 vamos a lograr nuevamente explotar esa característica del poder aeroespacial que es la movilidad”.
  • “Estamos incorporando un SAAB 340 para destinarlo a LADE y robustecer la flota y tener más frecuencias”.
  • Apuntando al A-4AR Fighting Hawk como el avión que “hoy es el centro de gravedad de nuestra aviación de combate”, aseguró estar “poniéndole recursos y esfuerzos y [estar esperando] que pronto vamos a ver buenos resultados”.
  • “Con FAdeA vamos a seguir trabajando […] para recuperar el [IA-58] Pucará Fénix, [del cual] estamos en la certificación, para [incorporar] más [IA-63] Pampa III [y para] el diseño y próxima producción del avión de entrenamiento básico 100% argentino, el IA-100 Malvina“.
  • “Con INVAP hemos firmado un contrato para la segunda serie de radares para poder, a partir de fin de año, completar el segundo cordón de vigilancia en el Norte Argentino”.

Aviones de transporte y combate para el Siglo XXI

Buscando conseguir que llegue hacia ámbitos relevantes donde persisten las carencias, afirmó que, merced a “esta dura pandemia [que estamos viviendo,] nos dimos cuenta [con] toda la sociedad de la necesidad de tener una aviación de transporte robusta y capaz de realizar todas las tareas [que le competen]” y volvió a hacer manifiesto su compromiso con el control efectivo del espacio aéreo nacional mediante un avión de combate moderno, de última generación, polivalente, multirrol, supersónico” que pretende adquirir manteniendo “[nuestra] libertad de acción [y] capacidad de autodeterminación[, buscando] el producto que más se adapta a nuestra necesidad, a la realidad del país y, sin desconocer la realidad económica, [con] la mejor financiación y el mejor precio”.

Al terminar, manifestó su orgullo por el empeño y el esfuerzo que está poniendo el personal de la Fuerza en este proceso renovador y, dejando de lado el slogan seleccionado para este aniversario (“Una fuerza que no se detiene”) remató su alocución con la clásica invocación por “una Fuerza Aérea que vuele más alto, más rápido y más lejos”

En su debut en una ceremonia castrense, el recién designado Ministro de Defensa afirmó que el FONDEF permitirá “abocarnos de manera seria y con estrategias de mediano y largo plazo al reequipamiento y modernización de nuestras fuerzas armadas […] en consonancia con los objetivos de la defensa nacional” y reconoció el desempeño de los militares desde el inicio de la pandemia asegurando que “respondieron con creces a ayudarnos a prepararnos y estar en mejores condiciones ante el ataque del virus que afectó a toda la sociedad y demostró la necesidad de rapidez en el despliegue de las fuerzas armadas”.

Desfile aéreo

A continuación, ingresando todas por el “Punto Inicial Mascías”, casi 60 aeronaves de la institución se presentaron en vuelo sobre Morón comprendiendo las siguientes formaciones:

  • Escuadrilla Histórica Mentor (3 x Mentor B45++ del CEV, tanto en la apertura como en el cierre).
  • Fokker (Fokker F-28 de la I Br Aé) y Poker (2 x IA-63 Pampa III del CEV).
  • Zonda (6 x IA-63 Pampa II de la IV Br Aé).
  • Torno (5 x IA-63 Pampa III de la VI Br Aé).
  • Tigre (2 x C-130H Hercules de la I Br Aé).
  • Fénix (Learjet II de la Br Aé).
  • Grifo (2 x SAAB 340 de la IX Br Aé).
  • Texan (8 x T-6C Texan II de la EAM).
  • Grob (3 x Grob de la EAM).
  • Tauro (8 x EMB-312A Tucano de la III Br Aé).
  • Diablo (PA-34 Seneca II) y Cipo (2 x PA-A-28-236+ Dakota), todos de la BAM Morón.
  • Romeo (2 x DHC-6-250 Twin Otter de la IX Br Aé).
  • TECNAM (6 x P-2002 Sierra de la EAM).
  • Pala (Bell 212) y Búho (Bell 412), ambos de la VII Br Aé.
  • Avispa (Hughes 369 de la VII Br Aé) y Monte (2 x Lama de la IV Br Aé).
  • Tanque (KC-130H Hercules de la I Br Aé) y Cuña (2 x A-4AR Fighting Hawk de la V Br Aé).
  • Cóndor (Boeing 737 de la I Br Aé).
Compartir: