«Gestapo» macrista: críticas a Vidal por su intento de despegarse de la mesa judicial

158
0
Compartir:

«Habla pero no dice nada”

Funcionarios y dirigentes gremiales salieron a responderle a la exgobernadora bonaerense. “Niega lo que es evidente», cuestionó Cristina Caamaño, interventora de la AFI. La diputada Cecilia Moreau la acusó de “mentir” al decir que antes no había dado una respuesta porque estuvo con anginas: “El 2 de enero estaba en una playa en Cariló».

Dirigentes sindicales y del Frente de Todos salieron al cruce de la floja defensa con que la ex gobernadora María Eugenia Vidal intentó desligar a su administración de la mesa judicial y la “Gestapo” contra opositores. La acusaron de “negar la realidad”, de ser “victimaria” junto con Mauricio Macri y le exigieron “asumir su responsabilidad” en esos hechos donde se investiga el armado de causas judiciales.

Una de las primeras en cuestionar los dichos de la diputada y ex gobernadora fue Cristina Caamaño, la interventora de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) e impulsora de la denuncia judicial presentada tras el hallazgo de los videos publicados por Página/12.

«Niegan la persecución judicial coordinada»

Caamaño sostuvo que las respuestas de Vidal expresadas anoche en TV tuvieron “la metodología” con que Juntos por el Cambio “niega lo que es evidente: una Mesa Judicial en PBA similar a la Mesa Judicial que operaba a nivel federal”.

A través de Twitter, la interventora enumeró los hechos con que la ex gobernadora dijo que «no hubo ni mesa judicial ni causas armadas» durante su gestión en la Provincia. “Niegan el lawfare con el que persiguieron a dirigentes sociales, sindicales, políticos, comedores populares, familiares de les submarinistas del ARA San Juan, periodistas, académicos, etc”, puntualizó Camaño.

También la acusó de negar “la persecución judicial coordinada con jueces, fiscales, espías y funcionarios” de la misma manera en que “niega la crisis provocada por el endeudamiento” tomado por la administración nacional de Mauricio Macri.

Caamaño también rechazó las acusaciones de “persecución” esgrimidas por la diputada de Juntos por el Cambio y puntualizó que, en su denuncia, “la Intervención de la AFI se limitó en distintas oportunidades a presentar las pruebas en la Justicia Federal para que se investigue y eventualmente se determinen responsabilidades penales” por esos hechos.

“Vidal mintió”

Quien también salió al cruce de las explicaciones de la ex gobernadora fue la vicepresidenta del bloque del Frente de Todos Cecilia Moreau. “Vidal acá no es víctima de nada, es victimaria al igual que Macri», dijo para desvincular a la dirigente macrista del papel que intentó jugar en la entrevista donde le adjudicó al kirchnerismo el escándalo de su gestión.

«Cambiemos son un grupo mafioso que gobernó la Argentina cuatro años en beneficio de sus intereses personales» y, en ese sentido, los dichos de Vidal fueron una «vergonzosa y desesperada» de los suyos, añadió en diálogo con AM 750.

Luego le exigió a la ex mandataria provincial «ponerse a disposición de la Justicia” para esclarecer esos hechos y agregó que el procurador General bonaerense, Julio Conte Grand, «tiene que poner a disposición su renuncia».

También la acusó de “mentir” al decir que antes no había dado una respuesta porque estuvo con anginas. “El 2 de enero estaba en una playa en Cariló» y utilizó estos días «para couchearse, ver qué decir» y «guardarse y ver si el tema pasaba para zafar» del escándalo, añadió.

“Vidal habla pero no dice nada”

La exmandataria provincial sostuvo anoche que el video en que se ve al exministro de Trabajo Marcelo Villegas expresar su deseo de tener una «Gestapo» para terminar con los gremios, «fue ilegalmente grabado y no constituye prueba». También negó que en su administración hayan existido «causas armadas».

Para la ministra de Gobierno provincial, Cristina Álvarez Rodríguez, la dirigente de Juntos dice eso porque «no puede explicar cómo en una reunión de trabajo y en una oficina pública se armaban causan judiciales».

«Vidal habla pero no dice nada», dijo en su cuenta de Twitter, donde publicó un tramo de la entrevista de la aparición de la diputada, diez días después de la aparición de los videos que comprometen a su gobierno.

Para Álvarez Rodríguez «no se puede explicar que en una «reunión de trabajo», con sus ministros, con el aval de su Procurador (Julio Conte Grand), con su intendente (por Julio Garro, jefe comunal de La Plata) con agentes de la AFI y en una oficina pública se armaran causan judiciales».

“Vidal confirma lo que vimos”

La diputada Victoria Tolosa Paz consideró que María Eugenia Vidal, «lejos de aclarar, confirma» los hechos que la vinculan con la existencia de un armado de causas contra opositores. A través de una serie en Twitter, se refirió a la primera aparición de la exgobernadora después de haber mantenido un silencio de diez días.

«Anoche nos enteramos que para la ex gobernadora Vidal, un encuentro entre ministros, legisladores, intendente, empresarios y funcionarios de inteligencia, quienes en conjunto planean cómo denunciar a civiles para llevarlos tras las rejas, es una reunión de trabajo», señaló Tolosa Paz.

«Lejos de aclarar el grave hecho institucional, termina confirmando lo que vimos, e intenta desvincular con un evidente nerviosismo la responsabilidad de Mauricio Macri, jefe y amigo personal de Arribas».

Y agregó: «Su ministro de trabajo, Marcelo Villegas, no banalizó la Gestapo sino que ponderó sus formas y lamentó no poder replicarlas porque, por suerte, en la Argentina hay leyes que lo impiden, y que también condenan estas persecuciones propias de otros tiempos en nuestro país».

“Vidal debería asumir cierta responsabilidad”

Desde el sindicalismo, el titular de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), Andrés Rodríguez, consideró que la ex mandataria «no se puede desentender» y debería asumir «cierta responsabilidad» en el caso.

«Vidal tiene que asumir cierta responsabilidad. Están desconociendo cosas que fueron concretas. Nadie de inteligencia entra a una reunión y se sienta por sí solo. Tiene que haber alguna suerte de un aval por parte de quienes dirigen para que suceda y son cuestiones que no se pueden desentender», afirmó a radio AM 750.

El dirigente sindical sostuvo que no quiere «hacer una acusación», pero aseguró que existió «una realidad persecutoria y realmente ilegal en materia de investigaciones y averiguación de dirigentes» que debe ser reconocida.

Fuente: página12

Compartir: