Gobierno: fuerte señal a industria aeroespacial

94
0
Compartir:

28/06/2021 Ambito.com – Home
Por Edgardo Aguilera

Alberto Fernández, habló de un lugar central en el «desarrollo de la Argentina».
El Gobierno dio una señal de fuerte apoyo al desarrollo de la industria aeroespacial en convergencia con las pymes especializadas del sector. “La industria para la defensa vuelve a tener un lugar central en la estrategia de desarrollo. Cada cosa que fabricamos es un dólar que no se va”. Dos frases de Alberto Fernández dichas en la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA), el viernes pasado, en la ceremonia de entrega simbólica de un nuevo avión Pampa III a la Fuerza Aérea sintetizaron el impulso esperado.

Juan Schiaretti, gobernador y anfitrión en un distrito de electorado refractario al kirchnerismo, sumó: “FadeA es la cuna de la industria cordobesa, le dio la impronta industrialista, aquí se formaron trabajadores que luego fueron capaces de ser dinamizadores, de generar el entramado industrial en autopartes y aeropartes. No hay mejor política social que la de un buen trabajo”.
El compromiso del gobernador quizá destrabe un proyecto pendiente de instalación del hub o parque industrial logístico y tecnológico cercano a la planta aeronáutica cordobesa donde se radiquen las empresas proveedoras, y se pueda hacer operaciones de comercio exterior, tanto para importación como para exportación. El ministro de Defensa, Agustín Rossi, se puso al hombro una misión: apoyar con gestión y fondos el desarrollo de la industria aeronáutica con foco en la planta cordobesa. “Para 2021 está en ejecución una inversión de $5.600 millones, que ascenderán a los $8.000 M en 2022”, aseguró.

Surge una lectura política y otra económica. La primera, la campaña electoral está en marcha; la segunda, si son reales los números que anunció el ministro, el andarivel por el que FAdeA se está encaminando hacia 2022 es el de la certidumbre en la línea de producción.
Se sabe que el Ministerio diseña una norma con exigencias puntuales de transferencia de know how en operaciones de compra al extranjero. ¿Llegará a tiempo? Las ofertas de aeronaves supersónicas para la Fuerza Aérea contemplan posibilidades de “ensamblar” en la planta cordobesa a modo de transferencia tecnológica que no es equivalente a producir y tampoco se incluye en la tarea al sector de pymes locales.
No se logra un enfoque de integración en los actores que participan de la actividad: Ministerio de Defensa, empresas estatales, Fuerza Aérea, ministerio de Desarrollo Productivo y firmas privadas agrupadas en la Cámara Argentina Aeronáutica y Espacial, CArAE.
La convergencia de voluntades y decisiones debería encuadrarse en una política rectora a resguardo de cambios en el signo partidario del gobierno y de intereses de los organismos que pujan por fondos. Un caso actual, dentelladas burocráticas entre el director general de Material de la Fuerza Aérea, brigadier Pablo Solé y el management de FAdeA alteran los programas de la planta con el cliente, la Fuerza Aérea. Por qué ceder nuestro presupuesto a la fábrica, es el interrogante. Con numerosa mano de obra disponible y al costo del haber mensual de los cuadros, la fuerza se inclina por talleres propios casi todos los escalones de inspección y mantenimiento de sus aeronaves, incluyendo modernizaciones.

La planta cordobesa ofrece y ejecuta esas mismas soluciones, cuenta con bancos de prueba y dio un salto cualitativo a partir del programa de modernización del Hércules C-130 y con su participación en la producción del avión de transporte militar brasileño KC-390, desarrollado por Embraer. En su discurso Rossi olvidó un activo en el desarrollo que se pretende relanzar: la cooperación clave con Brasil.
En octubre de 2014 los entonces ministros Celso Amorim y Rossi, firmaron un convenio de cooperación bilateral llamado Alianza Estratégica en la Industria Aeronáutica, con el objetivo de integrar ambos países. Sinergias que podrían llevar a otro nivel la participación de FAdeA, como el programa de fabricación del caza Gripen a cargo de Embraer para la Fuerza Aérea de Brasil.
Rossi ejemplificó con la exportación de dos radares primarios 3D móviles de uso civil, modelo RPA-200MC fabricados por Invap a ser emplazados en Nigeria, que incluirá la capacitación del personal. Otra oportunidad: dicho país es nicho atractivo para la venta del Pampa III. Busca renovar la flota Alpha Jet, similar a la máquina criolla.

Compartir: