Huelgas y alta demanda desatan el caos en aeropuertos del mundo

51
0
Compartir:

16/07/2022 La Gaceta (Tucumán) – Nota –   – Pag. 14

Hay miles de vuelos cancelados y largas filas en los controles. La pesadilla del equipaje
Los aeropuertos de Europa están desbordados y las aerolíneas de Estados Unidos batallan para cumplir con los horarios y la entrega de equipajes. Cancelaciones de vuelos, retrasos y pérdida de equipajes integran la lista de quejas de los pasajeros que intentan moverse de un país a otro, en estaciones aéreas repletas o haciendo largas filas, con varias horas de espera en controles sanitarios, de seguridad y de pasaportes.

Según el sitio de Viajes de National Geographic, esta «tormenta perfecta» obedece a:
1) La brutal recuperación de viajeros tras dos años de pandemia ha pillado a los aeropuertos con frita de personal.
2) Las huelgas de algunas de las líneas de bajo costo más populares y la limitación de pasajeros en los aeropuertos más golpeados por el caos ha llevado a una serie de cancelaciones de vuelos.

Solamente en España, las huelgas de los tripulantes de cabina de pasajeros de Ryanair y EasyJet dejaron, ayer, más de 30 vuelos cancelados y cerca de 250 retrasos, con especial incidencia en los trayectos con origen o destino en Barcelona y Palma de Mallorca, según los sindicatos del sector.

En total, las aerolíneas europeas habían cancelado, hasta ayer, 16.000 vuelos para agosto, por paros laborales y escasez de personal, lo que supone un 2% de su programación total y el 60% de las operaciones a nivel mundial, según un informe de la consultora Cirium, publicado por el diario español «El País». Además, sostiene la publicación, las compañías aéreas de todo el mundo han registrado 25.378 vuelos cancelados de sus programas de agosto, lo que significa eliminar unos 818 vuelos diarios, 4,4 millones de asientos que se quedan sin vender y menos del 1% de la programación total.

El continente europeo es el más afectado, según el informe de Cirium. Turkish Airlines es la compañía con el mayor número de cancelaciones en Europa, con 4.408 vuelos, la mitad de ellos en Estambul y una cuarta parte a Rusia. Le siguen British Airways, EasyJet, Lufthansa y Wizz Air.

El aeropuerto londinense de Heathrow, uno de los que concentra más tráfico aéreo en el mundo, anunció esta semana que Umita su capacidad a 100.000 pasajeros diarios, hasta el 11 de septiembre, y pidió a las aerolíneas que no vendan más pasajes de verano para evitar retrasos, colas o cancelaciones de última hora. British Airways ultimaba ayer un acuerdo con el sindicato Unite para levantar la huelga del personal de tierra.

También están en huelga, desde el 4 de julio, los pilotos de SAS -aerob’nea establecida en Suecia, Dinamarca y Noruega- lo que ha provocado la cancelación de 2.550 vuelos que afectaron a más de 270.000 pasajeros, además de un costo acumulado de hasta 122 millones de euros.

Un segundo problema aparece atado al caos en los vuelos: el rastreo y la entrega de los equipajes de los viajeros, con valijas varadas o que vengan con retraso. Esta semana, la aerolínea estadounidense Delta encaró el problema de manera directa: alquiló un avión de Londres a Detroit, sólo para devolver 1.000 valijas perdidas de sus pasajeros. En los últimos meses la compañía no pudo rastrear cerca de 45.000 equipajes.

En Estados Unidos, las compañías perdieron, dañaron o demoraron cerca de 220.000 valijas en abril, un aumento del 135% en comparación con el mismo periodo de 2021, según el Air Travel Consumer Report del Departamento de Transporte de ese país.

Algunos de los aeropuertos que estuvieron sufriendo grandes complicaciones con la entrega de equipajes son el aeropuerto de Barajas Adolfo Suárez, de Madrid, el Charles de Gaulle, de París, el aeropuerto Schiphol, de Ámsterdam y el más grande de Londres, Heathrow. Además, en el aeropuerto de Dublin, las quejas de los pasajeros llevaron a que el gobierno decidiera enviar a un grupo de 130 soldados para manejar el caos.
El aeropuerto de Frankfürt, en Alemania, anunció esta semana un recorte en los vuelos de pasajeros y de carga por frita de personal.

Compartir: