Industria aérea de los Estados Unidos reacciona tarde a la implementación del 5G

105
0
Compartir:

Aero-Político Aerolíneas / Aeropuertos Aerolíneas

Mundo 24 de enero de 2022

La implementación de las transmisiones 5G en los Estados Unidos es el tema de atención en los últimos días. Pese a que las afecciones parecieran ser hasta el momento mínimas -con apenas 240 cancelaciones de vuelo el primer día-, revela que lo poco preparada que llega la industria aérea ante la puesta en marcha de esta tecnología.

Como todo gran cambio, la implementación del 5G no ocurre de un día para otro. Por lo mismo, tanto Gobierno como la propia industria aérea están conscientes de los plazos y desde hace tiempo podían haber anticipado planes de acción y no actuar sobre la marcha, especialmente en aspectos sensibles como lo es la seguridad, prioridad número uno en la aviación.

En declaraciones de prensa, Tim Clark, presidente de Emirates, califica la implementación como una situación “irresponsable” y hasta “delictiva”. Como medida de prevención, la línea aérea que preside cancela vuelos el primer día o realiza cambio de material (Airbus A380 en rutas utiliza el Boeing 777-300ER, por ejemplo).

Prácticamente, en noviembre la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos solicita un aplazamiento de la puesta en marcha del 5G. Ante los requerimientos, en diciembre se aprueba un retraso en la implementación del 05 al 19 de enero con un acuerdo entre Gobierno, industria aérea y empresas de telecomunicaciones para reducir la potencia de las antenas transmisoras en los alrededores de los aeropuertos en un radio alrededor de 2 millas, sin especificar el área.

La situación es la solución temporal más inmediata con la cual la aviación reacciona ante el 5G. En los próximos seis meses, el acuerdo considera un estudio para determinar si existen los riesgos a la seguridad aérea, especialmente en lo que concierne a los radioaltímetros, y tomar las medidas correspondientes.

No obstante, un actuar sobre la implementación y en apuro puede conducir a riesgos aún mayores. “Apreciamos la decisión de limitar el despliegue de este servicio cerca de los aeropuertos”, expresa el 18 de enero, John Laughter, vicepresidente ejecutivo y jefe de Operaciones de Delta.

“Creemos que las industrias pueden crecer, innovar y coexistir en beneficio de los consumidores. Es por eso, por lo que continuaremos trabajando con la FAA, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) y la industria de las telecomunicaciones para encontrar una solución práctica que permita el despliegue de la tecnología 5G preservando la seguridad y evitando las interrupciones de los vuelos”.

Independiente de que dicha acción es aceptada por las partes, obliga a la industria aérea a actuar sobre la marcha, es decir reaccionar tarde. Recién en los últimos días, la FAA aprueba el uso de dos modelos radioaltimétros para asegurar aterrizajes con baja visibilidad en áreas con cobertura 5G. La autoridad aeronáutica estadounidense asegura que permite que el 62% de la flota de líneas aéreas que operan en los Estados Unidos puedan operar al incluir los modelos Airbus A300, A310, A319, A320, A330, A340, A350, A380, Boeing 717, B737, B747, B757, B767, B777, MD-10 y MD11.

No obstante, advierte a los pasajeros que aún así, se pueden producir retrasos en los aeropuertos o algunas cancelaciones de vuelos. Delta, por ejemplo, ya comunica a sus clientes que se pueden producir demoras. “Delta está planificando la posibilidad de cancelaciones relacionadas con el clima causadas por el despliegue del nuevo servicio 5G en las inmediaciones de decenas de aeropuertos de EE. UU., a partir del miércoles 19 de enero”, dice en un comunicado. Estados Unidos probablemente escoge el peor momento para implementar el 5G.

Lo hace en la temporada de invierno, periodo en el cual la meteorología adversa está presente en la mayoría de los aeropuertos del país lo que obliga a depender de los sistemas ILS y aproximaciones RNP. A esto se suma que las líneas aéreas están afectadas por la falta de tripulaciones por los contagios de la variante Omicron del SARS-CoV-2 que están forzando a retrasar, reprogramar o cancelar los vuelos. Probablemente, una adecuada planificación podría haber considerado otro momento para implementar el 5G considerando que se trata de proyectos que toman años de preparación.

Quizás una fecha en verano o cuando los niveles de tráfico aéreo son significativamente menores o una implementación gradual podrían cambiar el escenario actual. Es posible que la atención del 5G en la aviación se manifieste en los próximos meses cuando exista una mayor coexistencia entre las tecnologías aéreas y de telecomunicaciones o si se determinan afecciones a la seguridad las que hoy están en la incertidumbre.

En ese sentido, el 5G se convierte en un problema adicional para la industria considerando la reactivación y recuperación de la pandemia, la volatilidad de los escenarios y el alza del precio de combustible. Afortunadamente, la industria puede tomar lecciones de lo que ocurre en los Estados Unidos para no volver a cometer errores en otros países donde se planea implementar el 5G. Los acontecimientos vuelven a resaltar la importancia de que la aviación y las instituciones de Gobierno cuenten con instancias apropiadas para una verdadera, efectiva y necesaria cooperación.

Fotografía portada – ATR (referencial) Autor: Ricardo Delpiano

https://aero-naves.com/

Compartir: