Líneas aéreas en los Estados Unidos presionan para eliminar las pruebas COVID-19 antes del viaje

45
0
Compartir:

05/06/2022 Aero-naves.com – Nota

“Ya no es necesario”, “no tienen sentido” , “son absurdos” , son algunos de los comentarios en la industria aérea estadounidense respecto al requisito de someter a los viajeros a las pruebas de salud previo al embarque. A través de la agrupación Airlines for America (A4A) como de manera directa o a través de los medios de prensa, las principales líneas aéreas de ese país están intensificando su presión hacia el gobierno de Biden para su completa eliminación.

Considerando el conocimiento que existe sobre el COVID-19, la evidencia científica de los contagios y su evolución, y el carácter endémico de la enfermedad, la necesidad de someter a los pasajeros a pruebas de antígeno o PCR no se vuelve necesaria. Más todavía cuando incluso esas pruebas pueden dar resultados falsos por lo que la sensación de seguridad es incorrecta. Además, muchos de los viajeros cuentan ya con un esquema mínimo de vacunación.

La eliminación de las pruebas PCR o de antígeno es junto con el uso de las mascarillas a bordo las últimas limitantes para devolver la normalidad a los viajes aéreos. En los aviones con registro en los Estados Unidos, el uso de mascarilla ya no es obligatorio, independiente si el vuelo es doméstico o internacional. Muchos pasajeros ya agradecen volver a volar sin estar presionados en su cuerpo. Sin embargo, todavía falta eliminar el requisito de las pruebas sanitarias.

A diferencia de 2020 y 2021, cuando arbitrariamente los Gobiernos asumieron que toda la población era un potencial contagio de COVID-19 -y esta acepta- la evidencia científica como el “despertar de la gente” muestra todo lo contrario. La gente está sana y siempre lo ha estado, lo que sumado a los altos niveles de vacunación, aseguran una protección más que suficiente con un virus ya endémico. Por lo tanto, asumir que la gente está contagiada es un error.

El 03 de junio, Robert Isom, CEO de American Airlines, indica que los requisitos de pruebas sanitarias ya son “absurdos” y afectan todo tipo de viajes, sean de placer o de negocios. Argumenta que el 75% de los países que atiende American ya no tienen requisitos de prueba de salud o son voluntarios. Chile es uno de estos, pese a las limitantes que sigue imponiendo su Ministerio de Salud tanto al ingreso como en la vida diaria.

Similar opinión tiene Ed Bastian, CEO de Delta. En conversación con Reuters (01/06/2022), dice que 44 de 50 países a los que vuela la compañía que preside no exigen pruebas a sus pasajeros previo al embarque.

Con la imposición por mandato de los Gobiernos, los laboratorios han abierto una nueva línea de negocios con las pruebas PCR. Su obligatoriedad hace que los valores tengan un costo alto en muchos países, por lo que para algunas personas representa un factor económico a considerar al momento de cotizar un viaje. En algunos casos, los montos pueden superar los valores de un boleto aéreo más económico, por lo que es una limitante para la reactivación y recuperación de la demanda. Esto último, sin considerar aquellos requisitos adicionales que otros países piden como seguros u trámites extra que no son un aporte más que a la burocracia.

“Sabemos que ayudará a incentivar a las personas a viajar al extranjero, traer más comercio, más negocios, así que esperemos que lo hagan pronto”, dice Bastian refiriéndose a una pronta decisión de la administración Biden para su eliminación.

“Estamos realmente frustrados y esto es algo que está dañando no solo los viajes en los EE. UU., sino que simplemente no tiene sentido”, dijo Isom.

Para las líneas aéreas estadounidenses, la demanda internacional todavía está estancada en su reactivación porque muchos pasajeros no viajan por las pruebas sanitarias. Más que a un posible contagio por COVID-19, el temor está en quedarse varados ya sea a la salida de su país y tener que modificar el viaje o en el destino. En los Estados Unidos, la demanda internacional se encuentra en un 14% por debajo de 2019.

American Airlines y Delta, así como otras compañías agrupadas en A4A, les preocupa que los Estados Unidos se quede atrás por una decisión política. La exigencia de las pruebas COVID-19 antes del embarque les resta competitividad frente a otros países al momento de seleccionar un destino. La preocupación claro está en la actual temporada alta de verano en la cual esperan recuperar gran parte de la demanda.

En sus argumentos ante la autoridad, ponen de manifiesto que las pruebas de salud no se aplican para las personas que cruzan por tierra. Por lo tanto, la naturaleza del examen no se entiende si se parte de la idea de que todas las personas son un posible contagio como se quiere hacer creer.

Desde la Casa Blanca, la secretaria de prensa, Karine Jean-Pierre, señala que se está constantemente evaluando las políticas de salud. “Cualquier decisión sobre el requisito de pruebas previas a la salida sería tomada por nuestros expertos médicos y de salud”, dice.

A diferencia con las mascarillas, cuya obligación de uso termina en abril tras el vencimiento legal de la orden, no existe una fecha estimada para quitar las pruebas sanitarias previo al embarque. Como gran parte de las medidas asociadas al COVID-19 son políticas, los cambios pueden producirse en cualquier momento.

Mientras la industria aérea y el turismo esperan que se termine con la obligatoriedad de las pruebas, los pasajeros que viajen hacia los Estados Unidos deberán continuar desembolsando dinero extra para someterse a las pruebas COVID-19 antes de volar. La incertidumbre es en ese sentido una compañía natural que hasta no estar en el aeropuerto frustra parte de la experiencia de viaje.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) indica que los pasajeros que vuelen a los Estados Unidos deben presentar una prueba PCR o de antígeno dentro de un día antes del vuelo. La medida no exige hora de la muestra, simplemente, la prueba debe tener fecha no más de un día antes de la salida.

El caso de los Estados Unidos también aplica para América Latina y el Caribe. Algunos países ya eliminan el requisito de pruebas PCR para viajar, al menos para los pasajeros completamente vacunados (se considera como referencia dos dosis), pero muchos todavía mantienen una serie de requisitos que complica la experiencia de viaje. A diferencia de otros mercados, en la región sigue entrampada en una maraña de requisitos exigidos por los Gobiernos que crean confusión en las personas y desalientan los viajes. Con un escenario global altamente volátil, la situación no es menor y obliga a la industria aérea a intensificar sus gestiones con las autoridades para recobrar la normalidad de viajar.

Fotografía portada – Ministerio de Salud de Chile

Compartir: