Milei, los buitres de BlackRock y la venta de la patria

193
0
Compartir:

04/02/2024 Notaalpie.com.ar – Nota
Simón Muñoz Castiñeira

El presidente se reunió con uno de los tenedores de la deuda argentina y accionista de empresas estratégicas nacionales más importantes.
Mientras en una maratónica sesión el Congreso debatía la Ley Ómnibus, Javier Milei se reunió con Larry Fink, el CEO de BlackRock. El fondo financiero de inversión más grande del mundo, mayor accionista privado de YPF, retoma su relación con el gobierno nacional luego de participar de los bonos que vendió la gestión de Mauricio Macri y renegoció el ex ministro Martín Guzmán.

Nota al Pie analiza el encuentro en derredor del debate legislativo sobre las sociedades del Estado, el rol de Luis Caputo y la crisis internacional.

Milei-Fink y la búsqueda de inversiones
Este jueves al mediodía el Presidente Javier Milei se reunió por videoconferencia con el CEO de BlackRock, Larry Fink. Con activos cercanos a 10 trillones de dólares, el fondo de inversión global que conduce el estadounidense es el más grande a escala internacional y equivale a una tercera parte del PBI del país norteamericano.

“Tuvieron una conversación constructiva sobre el potencial de oportunidades de inversión en infraestructura a largo plazo en Argentina”, indicó BlackRock. Del encuentro también participó el nuevo embajador argentino en Estados Unidos, Gerardo Werthein.

El fondo de inversión, que según un informe de Bloomberg tendría más de 1.600 millones de dólares en veinte bonos distintos emitidos por Argentina, maneja activos por el equivalente a una tercera parte del PBI de Estados Unidos. “La reunión con el CEO de BlackRock fue un éxito total”, la calificó el propio Milei.

“Fink confirmó su visita a Argentina en mayo”, expresó el Comunicado de Casa Rosada emitido el mismo día, en el que se detalló que será recibido por el Presidente y su equipo “para concretar posibles proyectos de inversión”.

El 25 de octubre de 2016, su última vez en el país, Fink fue recibido por Mauricio Macri y le manifestó su interés en invertir en el mercado inmobiliario y el área energética, específicamente en el shale oil y energías renovables.

Acciones en Argentina
El fondo que dirige Fink tiene acciones en importantes empresas productivas y financieras de Argentina. Entre ellas: Mercado Libre, Tenaris, Grupo Galicia , Banco Macro, Telecom, Pampa Energía, TGN, Arcos Dorados, Adecoagro, Edenor, Central Puerto, Transportadora del Sur, Loma Negra, IRSA, Banco Supervielle y Banco Santander.

Asimismo, BlackRock adquirió 10 millones de acciones en Yacimiento Petrolíferos Fiscales (YPF), el equivalente al 1,7% del total en la empresa en la que el Estado Nacional tiene el 51% del paquete accionario desde su renacionalización en 2012.

A propósito, cuando el vocero presidencial anunció que se realizaría la reunión, expresó que “hay intención de invertir en una Argentina lógica y previsible” ante la pregunta de si BlackRock podría participar en privatizaciones de empresas argentinas.

En efecto, uno de los puntos fundamentales de la Ley Ómnibus que cuenta con aprobación general de la Cámara de Diputados de la Nación, es la privatización de sociedades del estado y sociedades mixtas.

Si bien previo al debate en el recinto se descartó la privatización de la petrolera de bandera, en el dictamen de mayoría aún figuran empresas estratégicas como Aerolíneas Argentinas pero también el Banco Nación Argentino.

En relación a YPF, cabe destacar el posicionamiento de Fink contra los fallos en el tribunal de Nueva York . Debido a su interés por engrosar su participación accionista en diversas áreas, Fink fue una de las pocas figuras de primer nivel de Wall Street que apoyó expresamente a Argentina en el juicio con los “holdouts” que habían rechazado el canje de deuda de febrero de 2015 e iniciaron acciones judiciales contra el país.

De hecho, el CEO de BlackRock llegó a presentarse como “amicus curiae” del Estado Nacional argentino ante el tribunal estadounidense y rechazó el histórico fallo del juez Thomas Griesa.

BlackRock, un tenedor de bonos nacionales
Por otro lado, BlackRock es una de las contrapartes de mayor peso en el marco de la toma de deuda con bonistas privados que había realizado el gobierno de Cambiemos que conducía Macri. El montó equivalía a todos los títulos emitidos en moneda extranjera por el Estado y que la gestión de Alberto Fernández reestructuró.

En total, rondaba los 100.000 millones de dólares y fue, junto a la deuda con el Fondo Monetario Internacional, uno de los principales desafíos financieros del último gobierno nacional. La cantidad de títulos en mano de los bonistas era 34 y el 50% estaba en manos de Templeton , Pimco , BlackRock y Ashmore.

En efecto, Fink quedó expuesto en estas dos situaciones que corresponden al pasado reciente del Estado Nacional argentino: la deuda tomada por Macri y la renegociación que realizó en agosto de 2020 el ex ministro de Economía, Martín Guzman.

El propio CEO del fondo de inversión ha ponderado la reestructuración de la deuda privada del gobierno argentino pero advirtió la “enorme volatilidad” de la economía. Por ese motivo, “los costos siempre terminan cayendo en los inversores extranjeros”, escenario que desalienta la inversión extranjera directa.

Puja geopolítica
Su arsenal financiero es una fuente de interés para la dirigencia política y económica a nivel internacional. Al igual que bancos como JP Morgan , HSBC , fondos financieros de la envergadura de BlackRock y Templeton han desarrollado redes políticas con la élite internacional y sus directorios ocupan lugares en las mesas donde se definen acciones de importantes Estados y organismos globales.

Su alianza estratégica con la fracción globalista del Unipolarismo Financiero expresado en el Partido Demócrata de Estados Unidos le da volumen político. En ese sentido, BlackRock ha sido uno de los favorecidos en Ucrania en la disputa indirecta entre la Organización del Tratado del Atlántico Norte ( OTAN ) y la Federación Rusa.

La inversora con sede en Nueva York compró una enorme cantidad de tierras en Europa del Este que fueron rematadas por el gobierno de Volodimir Zelensky. El chernozem, sustancia que se encuentra en las tierras cultivables ucranianas, tiene similar rendimiento a las grandes planicies de Estados Unidos y a la zona núcleo de la Pampa Húmeda argentina.

La derogación de la Ley de Tierras o el abaratamiento del suelo argentino con tal de comprarlo a precios más económicos son tácticas que fondos financieros como BlackRock impulsan en países de ingresos medios y estratégicos recursos naturales como Argentina.
Además, la inversora de Fink tiene acuerdos con importantes empresas farmacéuticas que cobraron relevancia durante la pandemia de Covid-19 en la carrera por la producción de vacunas.

En aquel entonces, BlackRock realizó inversiones para el complejo Pfizer-BioNTech, vacuna que fue promovida en Argentina por algunas expresiones de la alianza Juntos por el Cambio para desgastar el proceso que encabezaba el gobierno de Fernández.

Teléfono directo con el Ministerio de Economía
La reanudación del diálogo entre el Estado Nacional argentino y BlackRock encuentra en el ministro de Economía, Luis Caputo, la razón fundamental. Al igual que durante el gobierno de Macri, “Toto” tiene contacto directo con el directorio del fondo de inversión.

De hecho, la crisis del gobierno que se aceleró el 28 de diciembre de 2017 encuentra en la disputa interna del gobierno de Cambiemos una gran razón. La crisis del gabinete macrista se resolvió cuando se definió la toma de deuda con tenedores como BlackRock, que aportó dólares ante la falta de crédito externo.

Una vez que el gobierno de Cambiemos desplazó a Federico Sturzenegger del Banco Central de la República Argentina (BCRA), el Acuerdo Stand By que Macri inició con el FMI ofició como ventana para generar el proceso de bicicleta financiera a partir del cual se multiplicó la formación de activos en el exterior.

En paralelo, la economía argentina sufrió diversos saltos devaluatorios en su moneda que licuó el poder adquisitivo de los salarios. A seis años del golpe palaciego que aceleró la crisis del gobierno de Macri, Javier Milei anuncia que BlackRock desembarcará en mayo para planificar inversiones que deberá desarrollar junto al ministro de Economía, Luis “Toto” Caputo.

Compartir: