Boeing culpa a la guerra comercial entre EEUU y China del pedido de 292 aviones a Airbus

144
0
Compartir:

04/07/2022 – en Industria – actualidadaeroespacial.com

Ante el anuncio el pasado viernes de Airbus sobre un pedido histórico por parte de cuatro aerolíneas chinas de 292 aviones de la familia A320 por unos 37.000 millones de dólares, Boeing ha mostrado su decepción y culpa del desaire a la guerra comercial entre EEUU y China.

“Como uno de los principales exportadores de EEUU con una relación de 50 años con la industria de la aviación de China, es decepcionante que las diferencias geopolíticas continúen limitando las exportaciones de aviones estadounidenses”, señaló el fabricante aeronáutico norteamericano el pasado viernes en un comunicado.

“Seguimos instando a un diálogo productivo entre los gobiernos dados los beneficios económicos mutuos de una industria de la aviación próspera. Las ventas de aviones de Boeing a China respaldan históricamente decenas de miles de puestos de trabajo estadounidenses y esperamos que los pedidos y las entregas se reanuden pronto”.

Como informó este diario el pasado viernes, Airbus anunció que había recibido pedidos por un total de 292 aviones de la familia A320 por parte de las aerolíneas Air China, China Eastern, China Southern y Shenzhen Airlines, “lo que demuestra el impulso de recuperación positivo y las perspectivas prósperas del mercado de aviación chino. Una vez que se cumplan los criterios pertinentes, estos pedidos entrarán en la cartera de pedidos”, señaló el fabricante aeronáutico europeo en un comunicado. Es la primera vez en los últimos años que las principales aerolíneas chinas anuncian un pedido común de este volumen.

Boeing, principal competidor de Airbus, ha tenido problemas para obtener grandes pedidos de China en los últimos tiempos. El último gran acuerdo fue en noviembre de 2017, cuando China Aviation Suppliers Holding Company (CASC) y Boeing firmaron un contrato por hasta 300 aviones por un valor de hasta 37.000 millones de dólares, a precio de catálogo, durante una ceremonia celebrada en Pekín en presencia de los presidentes de EEUU, Donald Trump, y de China, Xi Jinping.

Compartir: