Coronavirus: aterrizó en Chile el avión con casi dos millones de vacunas Sinovac

59
0
Compartir:

Este jueves aterrizó en Chile el avión que trae el primer cargamento con casi dos millones de vacunas contra Covid-19 elaboradas por la farmacéutica china Sinovac. El proceso de vacunación comenzará la semana próxima y será voluntario y gratuito.

El avión arribó al país vecino con diez contenedores con 1,919.800 dosis, que pueden ser almacenadas a temperaturas de entre 2 y 8 grados. «Hoy es un día de alegría, emoción y esperanza», señaló Piñera, resaltando que la llegada de las vacunas no significa el fin de la pandemia y que hay que mantener el autocuidado.

«Avión con casi 2 millones de vacunas Sinovac ¡Aterriza en Chile!», informó el gobierno de Chile a través de su cuenta oficial de Twitter que espera que otro embarque similar de la vacuna Sinovac arribe el próximo domingo, según las autoridades del país vecino.

Piñera detalló que la vacuna comenzará a aplicarse al personal de salud y a mayores de 80 años, estudiantes de práctica clínica, residentes y funcionarios de hogares de ancianos públicos, así como residencias sanitarias y el Servicio Nacional de Menores, la red de orfanatos administrados por el gobierno. El mandatario, de 71 años, dijo que por su edad él también se la aplicará la segunda semana de febrero.

El Instituto de Salud Pública chileno aprobó hace poco más de una semana el uso de emergencia de la vacuna CoronaVac, del laboratorio chino Sinovac, al considerar que era segura y eficaz para la población y que tenía una efectividad del 78%. La vacuna fue probada en un ensayo clínico de fase 3 en el país, en estudios realizados por la Universidad Católica y el Instituto Milenio. La aplicación de la vacuna Sinovac ya ha sido aprobada en China, Indonesia, Turquía y Brasil.

Aunque en principio se recomendó no usarla en mayores de 60 años hasta tener más antecedentes, en los últimos días el Ministerio de Salud chileno informó que es una inyección eficaz para personas mayores y que se aplicará también a ese segmento de la población.

«Los nuevos antecedentes entregados por los expertos sobre el uso de la vacuna Sinovac demuestran que los efectos adversos son mínimos en adultos mayores de 60 años y los datos preliminares de inmunogenicidad son muy positivos», señaló el ministro de Salud, Enrique Paris.

El gobierno chileno señaló que según los resultados preliminares de estudios clínicos realizados en Brasil, la vacuna de Sinovac muestra un 100% de eficacia para impedir casos graves con necesidad de hospitalización, un 78% para casos leves, y globalmente tiene una eficacia del 50,4% cuando se incluye la prevención de casos que presentan síntomas muy leves, que no necesitan de atención médica.

Chile también aprobó el uso de la vacuna de Pfizer-BioNTech, cuyas primeras dosis llegaron al país a finales de diciembre y con la que se inició la vacunación el 24 de ese mes. El miércoles, el país sudamericano dio luz verde a la vacuna de Oxford/AstraZeneca.

Hasta el miércoles, Chile había vacunado a 55.798 personas (menos del 1% de su población), según datos del Departamento de Estadísticas e Información de Salud del Ministerio de Salud. De ese grupo, 8.488 funcionarios de salud de unidades críticas ya han recibido la primera y segunda dosis.

Chile planea recibir un poco más de diez millones de dosis de vacunas de Pfizer-BioNTech a lo largo del 2021; poco más de diez millones de dosis de Sinovac en los tres primeros meses del año. A esas se sumarían cuatro millones de dosis acordados con Oxford/AstraZeneca, cuatro millones de Johnson & Johnson y 7,6 millones de COVAX,, la iniciativa de la Organización Mundial de la Salud, según las autoridades.

El presidente Sebastián Piñera reiteró que Chile tiene planes de vacunar a cinco millones de personas en el primer trimestre de 2021, la población más vulnerable, y a 15 de los 19 millones de chilenos, el grueso de la población que puede recibir la vacuna, en los primeros seis meses.

Hasta el momento, Chile registra 709.888 casos acumulados y 18.040 fallecidos.

Agencia AP – Fuente La Nación

Compartir: