Gobierno de Chile niega intrusión de aeronaves trasandinas en el espacio aéreo argentino

126
0
Compartir:

05/08/2022 Ámbito Financiero – Nota – Política – Pag. 13
Edgardo Aguilera

En el Palacio de La Moneda, la titular de Defensa Maya Fernández, hizo declaraciones sobre un supuesto sobrevuelo de aviones procedentes de Chile en cielo argentino.

«El antecedente que tenemos y que hemos recabado es que no hay ningún avión chileno, sea militar o civil, con algún sobrevuelo sin autorización por cielo argentino», sostuvo el miércoles la ministra. También destacó que «somos países vecinos, somos países hermanos y lo que amerita es una muy buena conversación y relación».

«La información llega por un medio argentino. Hemos estado en conversación con la Cancillería para cuando llegue información más oficial», señaló Maya Fernández.

Inflamó el sainete fronterizo una publicación del portal Infobae acerca de que entre el 27 y 30 de julio, el Comando Conjunto Aeroespacial del Ministerio de Defensa emitió varias alarmas ante la detección de aeronaves en el espacio soberano que no pidieron autorización de sobrevuelo.

La novedad de los 5 vuelos que cruzaron sin permiso la frontera sur oeste (lindante con la provincia de Tierra del Fuego) con un arrumbamiento general hacia el Atlántico sur fue comunicada por Defensa a la Cancillería. Luego a través de una carta entregada al gobierno de Gabriel Boric por el embajador argentino en Santiago, Rafael Bielsa, se pidió información a Chile. Pero la misiva no incluyó la información dura, el legajo con indicación de los «ecos» (detección) radar, distancia, velocidad, cota (altura) y posición geográfica, magnitudes que provee el radar de vigilancia y control aéreo modelo RPA -170M diseñado y construido por el Invap instalado recientemente en Río Grande (Tierra del Fuego). La cinemática de los contactos radar resulta compatible con aeronaves de baja velocidad, quizá helicópteros del servicio a plataformas petroleras o aeronaves de porte mediano con fines turísticos.

Datos contundentes que pondrán a la funcionaria trasandina Maya Fernández en la incomodidad de una doble disculpa, por su categórica desmentida inicial y la efectiva concreción de sobrevuelos no autorizados.

La burocracia diplomática llegó tarde cuando ya el affaire del sobrevuelo ilegal era un hervidero mediático con especulaciones asociadas al escenario malvinero y su fantasma de aeronaves militares.

Queda para estudio y análisis militar si estos vuelos furtivos apuntarían a «testear» la performance del radar RPA -170M, obtener una idea de sus alcances a una altura determinada, la caracterización de envolventes de lóbulos radar, incógnita que supone una preocupación más seria: los presuntos ilegales deberían contar con sensores ESM (sigla en inglés de Electronic Support Measures) equipamiento de guerra electrónica que permite ubicar las fuentes de energía electromagnética irradiada y determinar sus capacidades de detección.

A estas horas uno supondría que se giraron las «pruebas» a las autoridades chilenas que en términos administrativos se trataría de una violación al Código Aeronáutico por sobrevuelo no autorizado e implica una multa rara vez ejecutada.
El entuerto no escaló más en la prensa criolla porque coincidió con la asunción de Sergio Massa. Sí en cambio levantó polvareda en suelo fueguino.

El gobernador Gustavo Melella en redes sociales dijo: ante una posible invasión del espacio aéreo por parte de aeronaves procedentes de Chile, el Gobierno de la provincia de Tierra del Fuego activó todos los protocolos que este tipo de acciones ameritan e inmediatamente y de forma constante se están manteniendo comunicaciones con los organismos nacionales pertinentes y consideró que «es fundamental en el siglo XXI, y más en una región donde se conjugan intereses geopolíticos de diversas potencias, y ante los acontecimientos que están ocurriendo en distintas partes del mundo, continuar con el proceso de reequipamiento y modernización de nuestras capacidades militares».

Compartir: