El Gobierno insistirá con la reforma de Ganancias en Diputados

81
0
Compartir:

14/06/2024 La Nación – Nota – Política – Pag. 15

Silvia Stang

El proyecto original, rechazado en la tensa votación del Senado, bajaba el piso salarial para tributar de $2,34 millones a $1,8 millones
Con el rechazo del Senado a los cambios en el impuesto a los ingresos o ganancias incluidos en el proyecto de medidas fiscales, el oficialismo aspira a poder insistir en Diputados para lograr esa reforma.

Las modificaciones iban a llevar el piso salarial para tributar de los actuales $2,34 millones (para todos los asalariados por igual) a $1,8 millones para quienes no tienen deducción por cónyuge o hijos, ni por determinados gastos, y a algo más de $2,36 millones para un empleado con cónyuge y dos hijos menores de 18 años a su cargo. Un aspecto clave es cómo sería la actualización más próxima: en el sistema actual está previsto un aumento ya para el mes próximo; la propuesta preveía un incremento en septiembre.

En el dictamen se había incluido un alivio en el impuesto para las personas que tengan o tomen un crédito hipotecario. Se previó, en esa modificación, permitir una deducción del ingreso imponible de hasta $3.091.035 por este año, correspondientes a intereses de préstamos hipotecarios destinados a comprar o construir la vivienda.

Esa deducción existía en el esquema del impuesto previo a las modificaciones aprobadas el año pasado por el Congreso a propuesta del gobierno anterior, pero tenía un tope anual que hacía que, en la práctica, fuera insignificante. El máximo deducible era de solo $20.000, una cifra que estuvo congelada durante más de dos décadas.

Mientras el impuesto vigente alcanza a los empleados con remuneraciones brutas de al menos $2,34 millones (cifra que debería actualizarse en julio), con la iniciativa oficial se tributaría desde un salario bruto de $1.800.000 (un neto de $1.494.000) en el caso de quienes no tengan familiares a cargo ni gastos deducibles, y desde un sueldo bruto de $2.366.334 (neto de $1.981.278) en el caso de un asalariado que deduzca cónyuge y dos hijos menores de 18 años. Según la iniciativa, los montos tendrían una actualización por inflación en septiembre próximo.

Si lo que se propone hubiera estado vigente para los sueldos de mayo, con una remuneración bruta de $3 millones, sin deducciones por familiares a cargo ni por gastos (como se dice comúnmente, un «asalariado soltero»), la retención por la carga fiscal habría sido de $214.086, monto equivalente al 7,1% del salario antes de descuentos. Con ese mismo sueldo, pero aplicando deducciones por cónyuge y dos hijos menores, el tributo habría sido de $99.860, 3,3% del salario bruto. Las cifras son más bajas respecto de lo que hoy se tributa con esa misma remuneración.

Tal como ocurría hasta la última reforma, la deducción por familiares a cargo estaría sujeta a condiciones. Estar casado no determina que se pague menos, sino que para ser deduci- ble el cónyuge o conviviente no debe tener ingresos propios. Y los hijos deben ser menores de 18 años o estar incapacitados para el trabajo.*

Compartir: