El Gobierno obligó a las prepagas a recortar las subas y devolver plata a los afiliados

70
0
Compartir:

18/04/2024 La Nación – Nota – Economía – Pag. 13

Ignacio Grimaldi

La Secretaría de Industria y Comercio dispuso reajustar los aumentos de este año según la inflación; el Ejecutivo presentó una cautelar en la Justicia y propuso un método de reintegro.

La administración de Javier Milei adoptó una estrategia «dual» contra las empresas de medicina prepaga.
Uno de los caminos radica en la Secretaría de Industria y Comercio del Ministerio de Economía, que dispuso ayer un «inmediato» reajuste de los aumentos de las empresas de medicina privada sobre la base de la inflación. El segundo tramita en la Justicia y tiene como objetivo conseguir la devolución a los afiliados del dinero cobrado por encima de ese indicador.

Varios representantes del sistema privado de salud dijeron a la nacion que «estudian la factibilidad» de la modificación de las cuotas y comentaron que un posible reembolso del dinero sería «inviable».

La estrategia con resultado más inmediato es la disposición de la Secretaría de Industria y Comercio, que tal como informó esa dependencia es de «inmediata» entrada en vigor pese a la posibilidad de apelación que tienen las prepagas.

La cartera que dirige Pablo Lavigne ordenó recalcular los aumentos. Estableció que deberán tomar como base lo facturado en diciembre de 2023 y podrán sumarle hasta lo que indique la inflación medida por el Indec. Ese modo de actualización de las cuotas, según la resolución oficial, regirá por seis meses.

Según números del Gobierno, las empresas de medicina privada cobraron en sus cuotas montos que superaron en un 70% el índice de precios al consumidor (IPC).

«Asumiendo una inflación del 10% para abril, y tomando en cuenta que, en promedio, las cuotas de la medicina prepaga se incrementaron en un 151% desde diciembre, la medida logrará reducir la cuota de las empresas de medicina prepaga en un 33%», puntualizó el comunicado de ayer de Comercio.

Esta resolución impactará a partir de mayo para Galeno, Hospital Británico, Hospital Alemán, Medifé, Swiss Medical, Omint y OSDE, que agrupan al 75% de los afiliados, según estimaciones oficiales.

La determinación del Gobierno, en este sentido, es consecuencia de un expediente que tramita en la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) a raíz de una denuncia de la Coalición Cívica por supuesta colusión, que se traduce como presunta cartelización.
«Confiamos en que no hubo colusión», sostuvo, ante esta acusación, una fuente del sector privado de la salud ante la denuncia oficial.
Las prepagas tienen la posibilidad de apelar, pero, tal como indicaron, aún no lo tienen definido.

Por otra parte, el Gobierno presentó una medida cautelar en el Juzgado Nº 9 de la Cámara Federal Civil y Comercial. La entrada en vigor de lo que el Ejecutivo solicitó en ese recurso depende de lo que dictamine finalmente la Justicia.

A diferencia de la disposición gubernamental, que impactará en solo siete prepagas, la medida cautelar incluye a 18 empresas: OSDE, Swiss Medical, Omint, Galeno, Medicus, Accord Salud, Hospital Italiano, Medifé, Sancor, Medicina Esencial, Prevención Salud, Hominis, Avalian, Federada Salud, Sipssa, OS Pasteur, Jerárquicos Salud y Met Córdoba.

En la cautelar, el Gobierno solicitó el mismo reajuste por inflación que la Secretaría de Industria y Comercio, pero, además, agregó un adjunto con una propuesta de devolución del dinero que consideró se cobró en exceso a los afiliados.

Según informaron fuentes oficiales, el Ejecutivo propuso que las prepagas devuelvan ese 70% en cuotas iguales entre junio y diciembre.
Su aplicación depende ahora de la sentencia de la Justicia.

El Gobierno considera que un reembolso gradual a los afiliados sería viable para las empresas, a diferencia de lo que creen representantes de las prepagas.

Más allá de la presentación judicial, el análisis del Gobierno arroja que supuestamente existió una «actitud abusiva» de las prepagas.
Argumentan que antes de desregular los precios del sector con el «megadecreto» de diciembre (DNU 70), el sector iba a aumentar un 6,56% en enero, que supuestamente era lo que indicaba el Índice de Costos de Salud que estaba vigente en aquel momento. Este índice estipulaba una fórmula de actualización que ponderaba insumos y otros gastos de la medicina privada, y marcaba cuánto debían aumentar las prepagas tal como habían acordado con el gobierno anterior.

Esa regulación desapareció y en la administración de Javier Milei opinan que es razonable que el in cremento de enero haya sido superior al del viejo Índice de Costos de Salud, pero observan que hay una diferencia «llamativa» con los aumentos de hasta 44% que registraron en ese mes.

Además de identificar «movimientos en bloque» en los aumentos de las cuotas, el Gobierno asegura haber detectado una mecánica similar en los pagos que las prepagas realizan a los prestadores, tales como sanatorios o clínicas. Antes de la desregulación, la norma indicaba que las empresas debían transferir el 90% del dinero recaudado por el aumento, pero después, según una muestra analizada por el Ejecutivo, «la mayoría» transfirió menos, «casi todas alrededor del 80%», con pagos a 90 y 120 días, en promedio.

Por esta razón, para la administración de Javier Milei también habría existido un rédito financiero de las prepagas que se sumaría al del incremento de las cuotas.

«La Argentina de los vivos se terminó el 10 de diciembre», había pronunciado el vocero presidencial, Manuel Adorni, cuando comunicó de manera oficial en su conferencia de prensa el avance de esta estrategia «dual» del Gobierno.

De la misma manera, el Ejecutivo asegura que se encuentra abierto al diálogo con las prepagas, pero esto contrasta con lo que sostienen los representantes del sector privado de la medicina, que aseguran que «los puentes están rotos».

@TotoCaputo MInIStrO DE ECOnOMíA «Prepagas deben retrotraer precios fuertemente de acuerdo al dictamen de la Comisión nacional de Defensa de la Competencia.
Gran trabajo Juan Pazo y Pablo Lavigne en la Secretaría de Comercio, utilizando las herramientas institucionales como corresponde, y por supuesto un gran alivio para la clase media

Las empresas ven «inviable» un posible reembolso de parte del dinero de las cuotas ya cobradas.

LAS PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE LA DECISIÓN
Algunos puntos útiles para saber qué se debe pagar

¿Qué se definió en concreto? La medida retrotrae los aumentos operados a diciembre del año pasado y faculta a las prepagas a aplicar, como máximo, el índice de precios al consumidor para el cálculo de cualquier aumento en principio durante los próximos seis meses.
Esto tiene una entrada en vigor «inmediata» e impactará desde la factura de mayo.

¿Cuáles son las empresas afectadas? Las empresas afectadas por la decisión del Gobierno son Galeno, Medifé, Swiss Medical, Omint, OSDE, Hospital Británico y Hospital Alemán.

¿Qué pasará con el valor de las cuotas? El Gobierno estima que la inflación de abril será del 10%, y tomando en cuenta que las cuotas de la medicina prepaga se incrementaron en promedio un 151% desde diciembre, la medida logrará reducir la cuota de las prepagas en un 33%, según la información oficial.

¿Los clientes pueden recuperar el dinero cobrado por encima de la inflación durante los meses previos? La devolución del excedente de los aumentos no está dentro de las facultades de la Secretaría de Industria y Comercio. El posible reembolso depende de la Justicia. El Gobierno presentó una medida cautelar en la que incluyó un mecanismo de devolución en cuotas que, de aprobarse judicialmente, comenzaría en junio y finalizaría en diciembre.

¿Tengo que pagar la prepaga? De manera extraoficial, fuentes al tanto de la disputa consideran que los afiliados deberían pagar la cuota facturada. El Gobierno asume que recuperarían su dinero mediante compensaciones futuras. Las empresas privadas todavía no hicieron referencia a este tema.

Compartir: