El juez pide abrir una causa penal sobre el avión retenido en Ezeiza

34
0
Compartir:

13/06/2022 mnews.com.ar – Nota

Lo resolvió el juez Federico Villena pero ahora debe decidir una fiscal K. El avión seguirá retenido en Ezeiza sin poder moverse por la falta de combustible.

El juez federal Federico Villena rechazó ayer el hábeas corpus que el abogado Rafael Resnick Brenner -un ex AFIP en la era K- había presentado a favor de los 17 tripulantes venezolanos (12) e iraníes (5) que llegaron en un avión de manera sospechosa y ordenó que se abra una causa penal sobre el episodio. Pero quien debe decidir si se inicia o no una investigación es la fiscal kirchnerista Cecilia Incardona.

El juez también resolvió que sigan retenidos los pasaportes de los cinco iraníes. Uno de ellos, Gholamreza Ghasemi, pertenece a la fuerza Quds, considerada por Estados Unidos un grupo terrorista.

No obstante, cómo no hay aún una causa penal en su contra, si la Dirección Nacional de Migraciones les devuelve la documentación, los iraníes tripulantes de la empresa Emtrasur con bandera venezolana pueden salir del país aunque no podrán hacerlo en el avión Boeing 747 en el que llegaron.

En la resolución el magistrado sostuvo, en base a lo que informó Migraciones, que «si los tripulantes de nacionalidad iraní se presentaren ante la DNM (Dirección Nacional de Migraciones) haciendo saber que se irán del país, los pasaportes les serán entregados en forma inmediata y concomitante al egreso del territorio nacional». Y luego agregó: «No existe de ninguna manera restricción ilegitima a la libertad ambulatoria».

Por su parte la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), anunció que se presentará como querellante. En tanto la AMIA reclamó esclarecer el hecho.

Hoy, los cinco tripulantes iraníes tienen un permiso provisorio para moverse dentro del territorio nacional y están alojados en el Hotel Plaza Canning Design. En tanto a los venezolanos se les devolvió el pasaporte porque su país integra el Mercosur.

Fuentes oficiales y judiciales confirmaron a Clarín que si los involucrados se presentan en Ezeiza y piden sus pasaportes se los deben entregar. «Pueden sacar un ticket en cualquier vuelo e irse», agregaron.

Los cinco iraníes llegaron a la Argentina en el Boeing 747 de la empresa Embratur junto a otros 11 venezolanos. Llegó el 6 de junio desde México y aterrizó en Córdoba. Más tarde fue a Buenos Aires. El 8 de junio intentó volar a Uruguay pero le denegaron el aterrizaje y tras volar en círculos por el Río de La Plata volvió a Ezeiza.

La aeronave tiene bandera venezolana. La empresa Emtrasur, con sede en Caracas, registró el avión como parte de su flota el 23 de enero pasado. Pero antes, durante 15 años, el Boeing 747 operó para la compañía iraní Mahan Air.

Según los Estados Unidos, Mahan Air sería un brazo operativo de la fuerza Quds a la que consideran un grupo terrorista. En ese marco fue que apenas aterrizaron Migraciones les retuvo los pasaportes. Según el juez, la decisión fue la correcta. «Los motivos que fundan la retención del pasaporte de los beneficiarios de la acción no encuentran sustento en la falta de visado sino en la sospecha razonable de que la razón esgrimida al ingresar podría no ser la real o verdadera», sostuvo Villena.

El problema hoy para los iraníes es que no pueden irse en el avión en el que llegaron ya que no tiene combustible y ninguna empresa -hasta ahora- se animó a cargarle. De hecho, YPF y Shell se negaron a venderle combustible por las alertas internacionales que saltaron tras conocerse el vínculo de Mahan Air con los Quds.

Washington sanciona a las firmas que dan algún tipo de apoyo logístico a grupos vinculados al terrorismo -y en particular a Mahan Air- y ninguna compañía quiere sufrir esas consecuencias.

El juez, en la resolución, evitó referirse al tema del combustible. «Con relación al reaprovisionamiento de combustible de la aeronave en cuestión, entiendo que no corresponde expedirme sobre el tópico, en tanto excede claramente el marco normativo de protección constitucional que brinda la ley 23.098, sostuvo.

Villena tomó el caso el sábado tras la presentación de Resnick Brenner, el ex AFIP vinculado a Ricardo Echegaray y condenado por el caso Ciccone. Al tratarse de un hábeas corpus tenía que expedirse con velocidad. Este domingo citó a una audiencia a las 10.30 de la mañana con funcionarios de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, Migraciones, ANAC, Aduana, y la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA).

En el acta de la audiencia se detallaron todos los pasos que realizaron los organismos involucrados tras la llegada del avión. Primero corroboraron la mercadería que traía -autopartes para la empresa de autos Volkswagen-, pasaron todos los materiales por escaners e hicieron detección de narcóticos y explosivos con los canes adiestrados. Todos los procedimientos dieron negativos.

Volkswagen, este domingo sacó un comunicado en el que informó que «no tiene relación alguna con la situación del avión Boeing 747-300 de transporte de cargas de origen venezolano». Y sostuvieron que desconocen «la relación» entre la empresa que les vende los productos y la compañía aérea «para que las mencionadas piezas lleguen a la Argentina». «es algo que Volkswagen Argentina S.A desconoce y no tiene relación alguna con los hechos sucedidos» agregaron.
La llegada de los iraníes levantó todo tipo de sospechas por la vinculación que tienen con el régimen de Nicolás Maduro y por la responsabilidad que ese país tuvo en el atentado a la AMIA.

Este domingo, los diputados de Juntos Gerardo Milman y Ricardo López Murphy presentaron una denuncia para que la Justicia investigue el episodio del avión. Según Milman, el Boeing, cuando estuvo volando en territorio nacional, durante un lapso de tiempo desactivó un dispositivo que permite localizarlo.
Fuente Clarín

Compartir: